jueves, 18 dic 2014

Última actualización:10:00:00 AM GMT

    

La Voz de Conneticut

jSharing - JA Teline III

El trágico fin de Selena, la cantante de magnética belleza

E-mail Imprimir PDF
El asesinato de la cantante Selena, hace ahora catorce años, se convirtió en un amargo episodio para los jóvenes mexicanos-estadounidenses para quienes se había erigido en un verdadero ídolo de la música, a pesar de su corta edad, 23 años. Millares de fans lloraron el trágico suceso que tuvo repercusión internacional y, en la actualidad, todavía se recuerda el poderoso magnetismo de esta bella artista de origen mexicano.

La cantante, cuyo nombre completo era Selena Quintanilla Pérez, falleció el 31 de marzo de 1994, en el Memorial Medical Centre de la localidad de Corpus Christi, hasta donde fue llevada tras recibir, en una habitación de un hotel Days Inn, un balazo en un hombro y otro en la espalda. Había nacido el 16 de abril de 1971 en Lake Jackson (sur de Houston-Texas).

Selena, la «reina» de la música tejano-mexicana, fue sepultada dos días más tarde, bajo la conmoción de millares de admiradores tanto locales como llegados de fuera, que respetaron los deseos de la familia y no se acercaron al camposanto, aunque colapsaron las calles de la ciudad.

LA ASESINA, SU MÁS ESTRECHA COLABORADORA.

La artista fue asesinada por su más estrecha colaboradora, Yolanda Saldívar, de 32 años, quien fue descrita por el padre de la víctima, Abraham Quintanilla, como «una persona desequilibrada, obsesionada» con la cantante. Saldívar administraba la «boutique» donde se vendía la ropa de la línea que había creado la propia Selena, quien además de ser una de las cantantes más populares de la música tejana en español, poseía una belleza física extraordinaria.

El padre de Selena declaró entonces que existían problemas de dinero, pero no llegó a decir que fuera la culpable del crimen. «Teníamos discrepancias de dinero con ella», dijo Quintanilla en conferencia de prensa en Corpus Christi.»Pero no soy yo el que debe decir si es culpable del crimen o no. Eso le corresponde a la Justicia».

De acuerdo con un despacho sobre su muerte pasado por la televisión local, Selena alcanzó a llegar hasta el vestíbulo del hotel para pedir ayuda, tras lo cual fue trasladada en una ambulancia hasta el centro asistencial, donde fue declarada muerta.

El cantante español Julio Iglesias interrumpió entonces la grabación de un nuevo álbum que realizaba en Miami, en el sureste de EEUU, para guardar un minuto de silencio, ya que varios de sus músicos habían tenido oportunidad de acompañar a la bella artista, casada con uno de los miembros de su grupo, «Los Dinos».

El jurado de un tribunal de Distrito de la ciudad texana de Houston consideró, seis meses después, culpable de la muerte de la cantante texano-mexicana a Yolanda Saldívar, que era además presidenta de un club de «fans» de Selena. Saldívar fue declarada culpable de asesinato en primer grado por el citado jurado integrado por siete estadounidenses de origen anglosajones, cuatro hispanos y una mujer de raza negra, que estuvo deliberando durante dos horas y media antes de dar a conocer su decisión.

CONMOCIÓN EN EL SECTOR DE LA MÚSICA INTERNACIONAL.


La noticia de la trágica muerte de Selena conmovió también al sector de la música internacional, donde había hecho una incursión prometedora interpretando cumbias y baladas que le valieron un premio Grammy por su álbum «Selena Live» (Selena en vivo) y una nominación por «Amor prohibido».

El album «Amor Prohibido’’ obtuvo cuatro discos platino después de alcanzar casi medio millón de copias en EEUU. La emisoras de radio de Texas, sobre todo las de habla hispana difundieron durante días continuamente noticias sobre la muerte de Selana y se repetían por antena diversas canciones con las que alcanzó la fama.

Selena también incursionó en la canción en inglés, donde obtuvo cierto éxito, especialmente en su estado natal y otros puntos de la costa oeste de EEUU, habitada por mexicanos o por estadounidenses de origen mexicano.

Su muerte coincidió con un auge desconocido de la música latina en ambientes dominados habitualmente por sonidos anglosajones, moda apoyada desde el mundo del cine. Bandas sonoras de filmes como «La Bamba», «Croocklyn», «Carlitos Way» o «The Pérez Family» sirvieron para dar a conocer en Estados Unidos la música de artistas como Tito Puente, Ray Barretto o Arturo Sandoval entre una población que desconocía estos sonidos.

La breve carrera de Selena también se vio apoyada por la gran pantalla donde hizo una pequeña aparición en la película «Don Juan de Marco», junto con el actor Johnny Deep, mientras su voz completaba esta banda sonora con temas que quedaron incluidos en «Dreaming of you».

Selena había actuado un mes antes de su asesinato en el Carnaval de Miami, donde mostró su extraordinaria belleza física en el estadio Orange Bowl y su simpatía innata en entrevistas de radio y televisión, por lo que al conocerse la noticia del ataque de que fue objeto las emisoras locales rindieron homenajes en su memoria.

CINCO MIL ROSAS BLANCAS.

El ataúd negro en el que fue sepultada estaba rodeado de cinco mil rosas blancas que pidió la familia especialmente a Holanda para la ocasión.
Poco antes de la salida de sus restos del Centro de Convenciones donde estaba el velatorio, su padre, Abraham Quintanilla, ordenó abrir el féretro para acallar rumores que afirmaban que el cuerpo no estaba dentro. El público pudo ver a Selena vestida con un traje morado.

En Austin, la capital del estado de Texas, el Senado decidió por unanimidad guardar un minuto de silencio en su memoria.

También en Miami, en cuyo sector de Homestead vive un buen número de braceros de origen mexicano que la adoraban, se levantó un altar con fotos y discos de Selena en el que se dio cita mucha gente del lugar para llorar su temprana y trágica muerte.
blog comments powered by Disqus