lunes, 20 oct 2014

Última actualización:03:52:43 AM GMT

    

La Voz de Conneticut

Banner
jSharing - JA Teline III

Vivir más de cien años: 'secretos' de la longevidad en Cuba

E-mail Imprimir PDF

Cuba se jacta no solo de ser uno de los países de América Latina con mayor esperanza de vida (78 años de media) sino de contar con el mayor porcentaje de personas centenarias en relación a su población. Se llama Juana Bautista de la Candelaria, es cubana y nació el 2 de febrero de 1885: tiene 126 años y sus ya apagados ojos han visto pasar las hojas de calendarios de tres siglos distintos. Es la persona más longeva de la isla caribeña y seguramente una de las más ancianas de todo el mundo.

La mayor de las Antillas presume de contar con el mayor porcentaje de personas centenarias en relación a su población, un ratio en el que dice superar a Japón, el país que registra, en términos absolutos, la cifra más alta de personas que superan el siglo de vida.

Cuba, cuyo envejecimiento poblacional es similar al de países del primer mundo, hay actualmente 1.551 personas que han superado los 100 años. Tienen incluso un club, "El Club de los 120" donde se aboga por una longevidad satisfactoria y activa con el convencimiento de que se pueden cumplir 120 años si se aplican a lo largo de la vida los hábitos y actitudes adecuadas.

"CANDULIA", LA MÁS LONGEVA.

Quien desde luego lo ha demostrado es Juana La Candelaria o "Candulia", como cariñosamente la llaman sus familiares y amigos en su localidad natal, Campechuela, un poblado rural de la provincia de Granma a unos 800 kilómetros al oriente de La Habana.

Sentada en una mecedora en su humilde vivienda, la anciana mostró a Efe su carné de identidad con la fecha de su nacimiento, el 2 de febrero de 1885, la misma que figura en el tomo uno, folio 35 del libro del registro civil de la localidad.

En la dirección de Justicia de Campechuela, Efe pudo acceder a ese libro y al asiento que, con esmerada caligrafía a pluma al estilo de otra época, refiere cómo Juana quedó registrada por su madre Cecilia 24 días después de su nacimiento ante el juez municipal José C. Carbonell y el secretario Juan Elías Pérez.

"Es lo que me ha querido dar Dios": así resume el "secreto" de su longevidad esta menuda mujer de piel oscura y tan frágil que parece de papel, que está ciega y que no puede caminar sola pero que se mantiene lúcida y con un envidiable sentido del humor: lo exhibe cuando ríe bromeando con sus familiares y vecinos o haciendo carantoñas a sus tataranietas.

A sus 126 años, "Candulia" ha sobrevivido a su marido y a dos de sus tres hijos: le queda Eleduvildo, de 78, que vive con ella. "Si no quiero morirme es por no dejarle solo", dice Juana ante la sonrisa de su también anciano hijo.

Fue la primera de trece hermanos de los que aún viven cinco y tiene seis nietos, quince bisnietos y siete tataranietos. Toda su familia se ha dedicado siempre a la agricultura.
Juana confiesa que echa de menos ser joven y caminar como antes, aunque todos los días da cortos paseos ayudada por sus nietas, bisnietas o incluso su tataranieta mayor, Yelennis de siete años.

Según el relato de sus familiares, la longevidad de Juana no tiene especiales secretos: toda la vida trabajó mucho como ama de casa para sacar adelante a los suyos, dicen que duerme bien, y que siempre le gustó comer, sobre todo vianda (yuca, boniato...) y carne "cuando hay".

No probó jamás el ron ni el tabaco -Juana dice que son "vicios"- pero sin embargo le encanta el café y lo sigue tomando.

Su único problema de salud actualmente es la hipertensión y toma una pastilla para controlarla. En los últimos años padeció dos neumonías de las que logró recuperarse, según explica su nieta Margarita, de 52 años que también vive con su abuela.

No puede ver -se quedó completamente ciega hace cinco años- pero le gusta escuchar la televisión y sobre todo las noticias para "estar informada": su impresión es que el mundo "está un poco revuelto".

Nunca salió de su Campechuela natal, pero tenía unos trece años cuando Cuba se independizó totalmente de España en 1898 y más de setenta cuando triunfó la revolución que lideró Fidel Castro, un momento que sí recuerda: "el anterior gobierno (la dictadura de Batista) era muy malo", dice.

También asegura que le gustaría conocer personalmente a Fidel y a Raúl Castro y hasta al presidente de Venezuela, Hugo Chávez.

TRUCOS PARA CUMPLIR CIEN AÑOS.

El de Juana es el caso más llamativo pero en Cuba, con 11,2 millones de habitantes, hay más de 1.500 personas que han sobrepasado los cien años. Y algunos de ellos mantienen una vida independiente y activa: los trucos para conseguirlo los expusieron un grupo de abuelas y abuelos que sobrepasan el siglo de edad en el XI Seminario Internacional celebrado en mayo en La Habana.

"¿Mi secreto?: la calma, la experiencia, la cultura, leer... Nunca fumé. Tampoco bebí, bueno en alguna fiesta sí", dice riendo Graciela Cañas Pérez-Puelles que con cien años, cinco meses y 18 días derrochó simpatía y vitalidad en ese encuentro de personas centenarias.

Esta risueña profesora de Pedagogía que aprendió a tocar el piano de oído y que juega ajedrez y lee a Lezama Lima y a autores rusos o franceses también recomienda practicar deporte, principalmente montar en bicicleta y nadar.

Dulce María Tugros, de 104 años, no ha practicado nunca deporte y para ella el secreto de vivir muchos años reside en "hacer bien a todo el mundo", según dijo a Efe esta anciana de cuidadas manos y esmerada manicura aficionada a escribir poesías.

A sus cien años, Berta Poey Tamayo vive sola y nada más levantarse enciende el "fogoncito", se prepara un café y enciende el televisor: le encantan las noticias y las telenovelas. Su "truco" de longevidad, según cuenta, es la "tranquilidad, cuidarse, no tener disgustos y llevarse bien con todo el mundo".

"Es importante que te quieran. Y además hay que dar gracias a Dios todos los días", dice Berta, una mujer de voz clara y rotunda, apasionada del café, que come de todo y que de vez en cuando, confiesa con risa pícara, se toma una copita de vino dulce.

Zoila Esperanza Caballero de Varona tiene 102 años y recientemente superó dos isquemias cerebrales que no le impidieron acudir a la "fiesta de los centenarios". Su consejo es que "la vida ha de llevarse con calma" y que tener buen carácter, ser alegre y sentirse querido contribuye a vivir más y mejor.

Las mujeres parecen tener más facilidad para llegar a los cien años a juzgar por la mayoría de féminas en este encuentro. De los varones que acudieron Arcadio Radillo, de 102 años resume su vida diciendo que él ha sido y es feliz.

Arcadio afirma ser el decano de los masones en Cuba mientras exhibe el anillo que le identifica como tal, se declara aficionado al deporte -fue pitcher de béisbol-, a la música -toca el tres cubano- y al ajedrez, dice que le gusta comer de todo y que es muy creyente.

También está al tanto de la actualidad nacional e internacional: "Dígame, ¿que le pasó a Zapatero? (José Luis Rodríguez, presidente español)" preguntó Arcadio a Efe en relación a las elecciones autonómicas y locales celebradas recientemente en España.

Para otros, vivir muchos años es simplemente una cuestión de "suerte". Así lo cuenta, con 101 años, Marino Rodríguez. Con buen humor cuenta que en una vida tan larga le ha dado tiempo a hacer de todo, incluso a tener malos hábitos de joven como fumar cigarrillos o tomar alcohol aunque luego los abandonó. Es partidario de practicar deporte todos los días y su recomendación para los jóvenes es sencillamente hacer el bien.

SEIS CLAVES PARA SER UN LONGEVO ACTIVO.

El doctor Eugenio Selman, presidente del Congreso sobre Longevidad Satisfactoria, asegura que hay seis aspectos fundamentales para avanzar en la "longevidad activa": motivación, alimentación sana, correcta atención sanitaria, la actividad física, la cultural y un entorno ambiental adecuado.

Selman, que durante años fue parte del equipo médico del círculo de Gobierno cubano y de Fidel Castro y que preside la Asociación Médica del Caribe (Ameca) así como el "Club de los 120 años", tiene 81 años y es un convencido de que se puede superar el siglo de vida con las condiciones vitales adecuadas.

La mayoría de los centenarios cubanos viven en las provincias de La Habana, Santiago de Cuba, Holguín, Camagüey y Villa Clara, considerada la región más envejecida del país.

Las autoridades cubanas consideran que la longevidad como indicador de calidad de vida "es una conquista social" y defienden que los ancianos que sobrepasan los 100 años en el país tengan "una atención especializada".

Las mujeres superan en un 20 por ciento a los hombres dentro del grupo de centenarios en Cuba, donde la esperanza de vida al nacer es de 78 años (76 para los hombres y 80,02 para las mujeres).

En 2010 se confirmó la tendencia al envejecimiento del país, donde se estima que dentro de dos décadas un 30 por ciento de los habitantes superarán los 60 años.

Datos de la Oficina Nacional de Estadísticas indican que más de dos millones de los 11,2 millones de personas que viven en Cuba se encuentran en la tercera edad (mayores de 60 años), y un 75 por ciento de ellas supera los 65 años, lo que demuestra el envejecimiento de la población.


Por Soledad Álvarez
FOTOS: Alejandro Ernesto
EFE REPORTAJES.


blog comments powered by Disqus