miércoles, 26 nov 2014

Última actualización:09:38:10 PM GMT

    

La Voz de Conneticut

    
jSharing - JA Teline III

“Estoy afectada por el mal de la JLo”

Sra. Julia: Mi nombre es Elena y desde que superé las dieciséis pepas, y aun antes, he lidiado con una situación que por una parte consideraba cualidad física, pero que a lo largo de los años, se ha ido convirtiendo en un problema, “y me explico,” como decía Abraham Lincoln.

Resulta tía que en mi familia y por parte de mi mamá, abuelas, bisabuelas y tatarabuelas, nos hemos destacado por lo que ha hecho famosa a la Jennifer López que estaba casada con ese demacrado de Marc Anthony que es más feo que un truck por debajo.

Se trata del tamaño de nuestras caderas, una cintura espigada y fina, y una prominente área allí donde la espalda cambia de nombre.  Esto era una característica de la Iris Chacón y a nosotras aparentemente se nos nota porque de acuerdo a mi abuela, tenemos ancestros africanos, o la “rajita” como dicen por allá por Ponce.

En mi caso, me hice muy popular en la escuela superior y me llovían los pretendientes, sobretodo estos muchachos dominicanos y de origen cubano que aprecian estas cualidades, sin desmerecer a los boricuas que también se las traen.

Mi mamita me aconsejó desde chiquita que me cuidara ya que los hombres a una no la toman en serio y siempre andan pendiente de eso y no de las cualidades morales, espirituales e intelectuales de las damas.  De este modo evité involucrarme en actividades de baile de bomba que a diferencia de lo que muchos piensan no son actividades terroristas, sino que más bien es un baila de influencia africana que nació en Ponce; o de lucirme mucho bailando en discotecas o la Casona.

Lamentablemente uno propone y Dios dispone ya que me enamoré de un jevo cuando terminaba la escuela superior y aunque tomé cursos en el Capital Community College, me entusiasmé en esta relación y con la oposición de mis padres me mudé con el tipo, pero afortunadamente no me casé ni tuvimos nenes.

Lo que pasó tía fue que Julián que era el nombre de este enfermito, estaba siempre pendiente de las relaciones íntimas y tenía cierta obsesión con lo que yo llamo el “mal de Jlo,” ya que no estaba enfocado en lo que yo hablara, mis ideas ni opiniones ya que lo de él era velarme, molestarme constantemente con esta cosa del ataque por sorpresa y la retaguardia.  ¿Usted me entiende?  Su actitud obstinada y enfermiza me obligaba a dormir de espaldas a la pared lo que era incómodo porque siempre tenía que estar en estado de alerta.

Cuando leí la carta de una de sus lectoras que se quejaba de que un día después de una juma de progenitora amaneció acostada al lado un amigo encima del cual dormía su mejor amiga y que se quejaba de dolor al sentarse, me di cuenta de que lo mismo me pasaba a mí.

Por otra parte y ya trabajando en una oficina de abogados, tuve problemas porque algunos de estos tipos que han ido a la universidad también tienen cosas perversas y yo notaba que siempre estaban pendientes de mí y me observaban a espaldas mías con la cara llena de risa y ojos lascivos.

Esto llego más allá aun, ya que iba a una iglesia de aquí de la calle Main, y el mismo pastor comenzó con cosas raras invitándome al culto los domingos por la tarde para que yo asumiera responsabilidades en la administración del chinchorro.

Después de separarme de Dionisio que me hartó con sus malos hábitos, celos, y obsesiones por mi “mal de JLo,” ni siquiera me asomo a clubes ni a bailes en la ciudad ya que en una oportunidad en New Britain y mientras bailaba un aguinaldo, un viejo sinvergüenza me tocó allí, yo le harté la cara a gaznatadas.  Como se armó una pelea con la hija, desde esa fecha he mantenido un perfil bajo.

Debo confesarle que no puedo ir a la playa por lo del bikini o llevar jeans apretados de esos que entran con vaselina.  Si lo hago, los tipos me caen encima como chupa, tratan de entablar conversación hablándome boberías, y yo creo que jamás nadie me tomará en serio por lo que pienso, creo o soy, sino porque están pendientes de “lo otro.”

Le agradecería que me aconsejara ya que el “mal de JLo” me persigue y hasta he pensado en consultar a un cirujano plástico de Cancún que me recomendó una amiga ya por lo que sé, por acá cobran un ojo de la cara y por eso en el primer año de trabajo, estos médicos pagan todos los préstamos de estudio de la escuela de medicina y se compran casa en la playa y otra en la montaña.

Gracias desde ya por sus consejos y por orientarnos.
Alicia




Respuesta
Alicia,

Primeramente olvídate de lo de Cancún ya que son innumerables los reclamos de damas que han ido allá para levantarse las nalgas y los senos y después no se pueden reir porque se les cae la tanga.  Al menos en los Estados Juntos los cirujas están certificados y cualquier error lo pagan con chavos.

Ahora bien y me pregunto, ¿es tan obvio tu mal de JLo qué te ha llevado a este estado de ánimo en que rechazas tu apariencia física?

Pensando en lo que le pasaba a las hermanas Chacón y a otras artistas de la farándula puertorriqueña temo que eres muy sensible a estas experiencias negativas y tu auto estima se ha ido aflojando aunque cuentas con una cualidad que muchas gringas desearían ya que algunas son más planas que una escopeta.

Temo que lo que tu experimentaste con Julián fue una forma de abuso sexual por parte del sinvergüenza que abusó de eso con creces y te dejo traumada ya que aunque los expertos dicen que en el matrimonio está todo permitido, hay riesgos por los ataques por la retaguardia dado potenciales daños rectales.

Si estás tan preocupada del asunto, trata de iniciar una dieta en la que disminuyas las harinas, los pasteles, dulces, chocolates y manjares, y verás como perdiendo algunas libras te disminuiría el tejido adiposo que rodea a los glúteos.  En los gimnasios hay también ejercicios para endurecer los músculos de esa área y fortificarlos.

Te aconsejaría que intentes eso primero, y que no descontinúes tu vida social por culpa de esos batatas con chalina.  Ahora que es invierno y que las parcas ayudan a cubrir el cuerpo, es la época de que inicies la dieta y el programa de ejercicios.  Sin embargo pienso que la relación con Julián te afectó severamente tu auto estima ya que de acuerdo a lo que describes, eres una mujer de hermosa figura.

Saca pecho, levanta la mandíbula y como decía Walter Mercado o Mercada, hazte un altar y siéntete diosa porque te lo mereces.  Continúa estudiando para de este modo acabar con los estereotipos que insinúan que las damas con el mal (o bien) de la JLo no tienen nada más que ofrecer.  Fíjate como esta mujer que vivió tan desgraciada experiencia con el feo que canta bonito, tiene más chavos que Linda McMahon y habilidades para el comercio, la inversión y no sólo para moverlas.

Finalmente, te dejo con un sentido pensamiento del poeta Rico Melcoche Ortiz de Las Piedras: “es desgraciada una vez la que siente una desgracia, pero es doblemente desgraciada la que teme antes que llegue.”

Tu Tía que te desea suerte y un Feliz Día de Acción de Gracias.

 


blog comments powered by Disqus
blog comments powered by Disqus