miércoles, 01 oct 2014

Última actualización:02:10:55 AM GMT

    

La Voz de Conneticut

    
Banner
jSharing - JA Teline III

“Mi esposo está escamado con lo del 21 de diciembre”

Pregunta número uno
Tía Julia: Le envió este E-milio muy asustada por esto del fin del mundo que de acuerdo a los mexicanos sucederá el 21 de diciembre.  Anteriormente le había explicado que mi esposo Joe se había puesto medio tostado y que deseaba irse a Puerto Rico y comprar una casa en Jayuya, para librarse del maremoto que empujaría las aguas hasta el pueblo de Adjuntas, y más arriba.

En base a lo que usted me dijo, yo lo había tranquilizado, pero el escucha mucho a un hermano que toca pandereta por oído donde la hermana Judith, y éste le dijo de una manera fehaciente que ya estaba todo confirmado, que el fin del mundo venia debido a que todos los planetas estarían en fila en el espacio, y que las fuerzas gravitacionales sacudirían el asunto de una manera brutal.

Joe ya llamó a su mama que vive en Puerto Rico en Vega Baja y le dijo que vendiera la casa y se mudara a Vega Alta por lo del maremoto.  La señora es enferma de los nervios y se tomó en serio la historia.  Ahora quiere vender su casita a un precio más bajo que barriga de tortuga e irse para Morovis, cerca de Naranjito donde trabaja otro profeta.

Tía, creo que es importante que por su conocida columna le comunique a sus lectores que la cosa viene, que compren muchas botellas de agua “Carmella” que de la pluma va a la botella, pan, queso, habichuelas en conserva, y alimentos no perecibles; para soportar diez días de total oscuridad en el planeta.

Por ahora, hemos planeado con mi esposo irnos raudo al sótano de su compadre Martín que este bien protegido y pasar allí el día 21 de diciembre esperando lo que suceda.

Le pido por favor que informe a los lectores de La Voz para que estén preparados y esto no los pille desprevenidos como lo del año pasado con la tormenta de Halloween que estuvo brutal.  También seria bueno que haga lo mismo esta muchacha del show en televisión de los días sábados para que la compañía de electricidad nos aconseje.

Cuidese mucho que de las buenas quedamos pocas y un poco desprestigiadas, ja-ja-ja.

Lizette Del Valle

Solicitud y pregunta # 2

Tía, soy una mujer seria y científica y ya me tienen un lado hinchado con esto del fin del mundo.  Cuando tengo la oportunidad trato de abriles la mente a personas ignorantes que todavía creen que el arroz con palitos se come mezclándolo con ron Don Q, y que andan asustadas y asustados por lo que pasaría el 21 de diciembre.

Mis vecinas están hablando constantemente en CTown de lo que harán para el día del apocalipsis y muchas quieren alojar en la parroquia San Pedro por si pasa lo que dicen en los periódicos y en la radio de Walter.  Lamentablemente el padre les dijo que no y les recomendó el edificio de la municipalidad.

Lo que más me preocupa tía es que los niños escuchan esas cosas apocalípticas en las escuelas y se angustian brutalmente, no quieren ir a estudiar, y pasan mirando para el cielo para ver si llegan los extraterrestres a repartir fuetes atómicos.

En la escuela donde yo trabajo comenzaron ya una novena que se llama la Novena de San Pancracio y los Clavos Sagrados que supuestamente alejaría al meteorito que caería sobre la tierra, exactamente sobre Tijuana, México.

Estoy deseosa de que pase el 21 de diciembre porque esto es peor que los avisos políticos pagados de la Linda McMahon y del Murphy.

Como ustedes son un periódico serio que no se compra ni se vende, le pediría que llame a la gente a la calma ya que cada vez que voy al Comerío, las personas están hablando de este engorroso tema.

Se me cuida y gracias de antemano.
Rosemary Ortiz



Respuesta

Estimadas amigas,

Primeramente les doy las gracias por confiar en mí y en mi humilde sapiencia que tengo el gusto de compartir con todos ustedes a través de las páginas de este periódico que comunica a nuestras comunidades desde el sur de Nueva York, hasta Massachusetts.

Entrando en el meollo del asunto como decía un cirujano, quisiera decirles que desde el tiempo en que vivió y murió Jesús, el tema del fin del mundo ha sido enunciado con énfasis infinito.  Todo empieza con los escritos del apocalipsis que están en la Biblia cristiana.  Es más, el apóstol Pablo y otros, creían que Jesús regresaría para el día del juicio final, aunque no especificaban el día ni la hora como lo hacen los Aztecas, que al parecer sabían más de matemáticas y numerología.

Desde esa fecha ha habido más de cien anuncios de fin de mundo dados a conocer por charlatanes, agoreros, embusteros, y pillastres, aunque no han faltado personas de conocimiento que de repente se inspiraban y comenzaban a ver monitos en el techo.

Para darles un ejemplo, Martin de Tours escribió que “el Anticristo había nacido y que el mundo se iría a ajuste el año 400.”  El malandrín no llegó.

Para el 1600 el teólogo Martin Lutero líder del movimiento de la Reforma religiosa, anunció que el mundo se acabaría, cuestión que repetiría Nostradamus, un físico y profeta que predijo que el fin del mundo se produciría cuando la celebración de Pascua de Resurrección coincidiera con la fecha 25 de abril.  Esta coincidencia acaecería el 25 de abril del 2038, es decir en 35 años más aproximadamente, así es que veremos que pasa.

En el año 1757, Emanuel Swedenborg, un teólogo sueco anunció con mucha seguridad y espíritu que el Día del Juicio final sería ese año.  Lo mismo hicieron los adventistas del Segundo Día que prometieron que Jesús regresaría el 7 de agosto del año 1847.  Como no pasó nada volvieron a hacer el anuncio para el 1849 y el 1851 y de nuevo se equivocaron.

En esa misma época, la aparición en el espacio del cometa Haley, llevó a un señor que se llamaba Nicolás Camille Flammarion, a quien en su casa le decían “Niqui,” que el mundo se acabaría con el paso del cometa, sin embargo no sucedió nada y Niqui se desprestigió bastante.

En 1936, un charlatán conocido como Herbert W. Armstrong fundador de la World Wide Chuch of God, dijo sin arrugarse que el mundo se acabaría en el año 1936 y que los únicos que se salvarían serian los integrantes de su iglesia.  ¡Que narcisismo!

Finalmente y para que ustedes vean que el mundo sigue plagado de mentecatos, a fines de 1976 el famoso evangelista Pat Robertson predijo muy suelto de cuerpo que el mundo se acabaría entre octubre y noviembre de 1982.

Otro grupo de ridículos, pero en el año 2000, e integrantes de Stelle, un pequeño culto el Illinois, expresaron a través de un vidente llamado Richard Kieninger que el mundo sería afectado por desastres apocalípticos el 5 de mayo del 2000.  A los seguidores de este orate se les recomendó que viajaran en pequeños aviones a una isla que surgiría en el océano Pacifico a la que se debería llamar ¡Philadelphia!  De ellos nunca más se supo.  Para el 2006 el Dr. José Luis de Jesús Mirando predijo que Jesús volvería el 17 de diciembre del 2006 y que este magno evento se podría observar por televisión alrededor del mundo.  Dicen que ahora el doctor se dedica a peinar muñecas.

Con esta breve enumeración de predicciones fatulas, invito a los lectores adquirir una ilustrativa revista llamada Apocalyptic Prophecies que cuesta solamente 10 dólares y que me pareció absolutamente didáctica y educativa.

Por ahora tranquilícese y prepárese para celebrar las fiestas navideñas y de Reyes.

Les dejo con este pensamiento del filosofo Arraquin de la Filanta que vivió en Marruecos en el siglo XVIII.  “Nadie es demasiado viejo para aprender, incluido Santa Claus.”

Julia



blog comments powered by Disqus
blog comments powered by Disqus