En vivo LIVE

Publicidad

Columnistas

“La importancia de lamer el ojo en estos tiempos”, por la Tia Julia

Share on print
Print
Share on email
Email
Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on whatsapp
WhatsApp

Tía Julia, Este es mi primer e-milio del 2017 y me emociona profundamente al punto que ciertas lagrimas se deslizan por mis mejillas en dirección al cogote y desde allí pa’ abajo.Usted se preguntará a que se podría deber esta diarrea afectiva y debo confesar que la respuesta es compleja y enrevesada al extremo que ni yo mismo me entiendo.

Sin embargo confieso que el motivo de este mensaje me emociona ya que podría ayudar a miles de personas que en las nuevas circunstancias políticas, financieras y laborales, necesitan preservar sus empleos y trabajitos.Imagínese usted que cortarán muchos empleos en el gobierno estatal, Bronin ha dicho por su parte que la cosa viene fuerte, y en las escuelas están rezando novenas para proteger lo poco que queda.

Lo mío es ayudar y he aquí mi consejo.

Fui, soy y seré un lame ojo, o en otras palabras finas un zalamero, adulador, lisonjero y servil profesional, cualidades que me permitieron, manteniendo un casto silencio; permanecer en esta administración municipal por décadas, aunque de vez en cuando saqué la cabeza para incursionar en política, pero como tengo un olfato de perro sabueso, de inmediato captaba el cambio del viento y usaba la táctica del submarino pasando de este modo al “mode” de taco de goma, es decir tan silencioso como una pluma de gallina soltera que se resbala en una forma sigilosa por la rabadilla.

Mis consejos que enumero a continuación, están probados por mi propia experiencia y de otros lameojos y papeadores que han inundado, inundan e inundarán nuestras organizaciones e instituciones.Lo que sucede Tía es que lamer ojo no es tan fácil como aparenta y no basta la sonrisita. Llevar a cabo este oficio requiere de una cara dura, personalidad, audacia, diplomacia, consistencia y arte, en otras palabras hay que prepararse.

El primer trabajo de un o una lame ojo es interiorizarse siempre de los movimientos internos que se producen en la jerarquía de la organización, sea la llegada o ascenso de un nuevo director, principal de escuela, decano, o supervisor.Esto es importante ya que a todo el mundo le agrada que arribando a un sitio o posición de autoridad alguien se presente, le de la mano y le diga mirándole a los ojos.

“Don Charles, no sabe usted el placer que me da el conocerle personalmente.Ya había escuchado de sus cualidades de líder tan necesaria en estos momentos y deseo expresarle mi deseo de colaborar con usted en lo que me necesite.Por favor no titubee en llamarme por mi nombre de pila o mi apodo Carlín.”

Diciendo esto le das el número de tu celular por si te necesita los domingos.

El buen lame ojo debe interpretar el gesto con el cual el jefe o jefa recibe estas palabras.Aunque a nadie le disgusta ser adulado o adulada, existen personas que se sienten perseguidas y sospechan hasta de las intenciones de la abuelita.

Es una buena idea también observar con atención la oficina del jefe o jefa y ver que tipo de adornitos o materiales podrían ser un buen obsequio para alhajarla.Además, y como las personas que dirigen organizaciones están usualmente ansiosas, pruebe como responde a unas bromitas o un chistecito que le haga sonreír por la mañana de un día lunes.He aquí algunos ejemplos.

“Don Charles, buenos días.Mire usted el chiste que me contó Johnny el guardia de seguridad.Sabe usted lo que le dijo un gato a otro gato? (como es muy posible, el jefe no sabría).Pues le dijo meaow, meaow.”Si el jefe o jefa no se ríe dígale que el clima esta mas raro que un pez con hombros, o que soportar con paciencia a un pedigüeño en el Green es tan difícil como hacer gárgaras boca abajo.”

Si la persona aun no se ríe, retírese de un modo discreto y al día siguiente le obsequia un calendario con paisajes de la Isla.“Don Charles ojala pueda visitar mi país.Se sentirá como en South Windsor,” le dice tratando de lagrimear para de este modo mostrar feelings de nostalgia.

A las personas en autoridad les encanta que los subalternos les sonrían.Muestre los incisivos a menudo y ensaye en su casa o departamento frente al espejo del baño una mirada franca de admiración.Al finalizar la primera semana de trabajo, específicamente un viernes, tráigale al jefe o jefa un ramo de rosas en un jarrón de cerámica diciendo.“Don Charles, desde su llegada, al ambiente ha cambiado y por favor acepte estas flores que le envía mi esposa quien se ha dado cuenta como el estrés me ha bajado y ahora llego sonriente al hogar.”

Para no extenderme en este e-milio, les recomiendo a los lame ojos que apliquen la fórmula OPEA, Observación, Plan, Elaboración y Acción.

Finalmente, coja nota del día de cumpleaños del Jefe o Jefa, el aniversario de su llegada al poder, San Valentín, Día del Padre o la Madre, y otras fechas importantes en que no puede faltar la tarjetita de saludos.Como en las oficinas y en las escuelas hay tanto bochinche, lleva y trae, envidias y competencia, hágase el propósito de siempre decir que su Jefe o Jefa es “una bella y respetable persona,” “un ejemplo de virtud y respeto hacia sus subordinados, simpático y justo;” aunque en realidad el tipo o tipa sean despóticos y pesados.

Tía Julia, espero que sus lectores tomen nota de estos consejos que comparto de un modo fraternal.

Cristian Raúl


Respuesta,

Cristian Raúl,

Gracias por tu e-milio y debo reconocer que debes haber tomado cursos avanzados de Lameología en la Universidad Trump que fundó el próximo presidente para esquilmar a estudiantes que creían en la utópica idea de hacerse billonarios.

Usualmente, las personas que ocupan cargos de importancia administrativa o política; saben mas que eso y no caen en los trucos simplistas de los bobos aguzados que piensan que todo el mundo es idiota.

Si alguien se siente cómodo o cómoda con la adulación barata y la argucia monga, debe tratarse de una persona insegura, con una autoestima baja, fácilmente manipulable que no merece estar en una posición de poder y responsabilidad.

En mis estudios de administración moderna que tome en la Universidad de Jail; lo que impresiona a los jefes son empleados confiables, efectivos, cumplidores, discretos, serios, trabajadores y que se lleven bien con sus equipos de trabajo.La gente súper competitiva, sin lealtades y tramposas que desean usar las espaldas de otro para ascender; caen muy mal ya que crean fricciones y tensiones innecesarias afectando la productividad.

Fíjate que en una encuesta que se llevo a cabo entre los CEO de empresas internacionales de importancia global, se les preguntó acerca de cual era la característica más importante que debiera tener uno de sus futuros empleados.La mayoría afirmó que la cualidad fundamental, era la capacidad de ese individuo de llevarse bien con los demás.

Pienso que estas muy equivocado y tus consejos para convertirse en un buen lameojo no tienen mucho futuro.

Ahora bien, en el campo político donde abunda el narcisista, el pobre de espíritu y el tramposo; los sujetos manipuladores pueden lograr sus propósitos ya que allí prima el fingimiento, el artificio, la falsedad, las medias verdades y la argucia.En otras palabras decirle a un idiota que es inteligente y sabio, puede lograr su objetivo de mover la voluntad del poderoso hacia el lugar que el adulador lo desee.

Ten cuidado con lo que haces que al que pueden poner en la listita de los despidos puede ser tu.

Te quiere a pesar de todo,

La Tía Julia

103.5 FM - La Voz Radio

DEJAME ARTE, La Caricatura de Reinaldo

Siguenos

La Educación No Espera

La Educación de nuestros hijos no puede esperar. Ellos necesitan seguir aprendiendo: en la escuela, desde casa o de ambas formas.

El Departamento de Educación de CT está trabajando con cada distrito, para asegurar la salud y seguridad de estudiantes, maestros y personal de cada escuela.

Un mensaje del Departamento de Educación de Connecticut.

Te puede interesar Noticias Relacionadas

La Voz Hispana TV

Scroll to Top