En vivo LIVE

Publicidad

Columnistas

Me gustaría que intentes recordar cuándo fue la primera vez que pensaste: “¡QUIERO EMPRENDER!”

Share on print
Print
Share on email
Email
Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on whatsapp
WhatsApp

¿Cuándo fue? ¿En dónde estabas? ¿Qué estabas haciendo? ¿Cómo se sintió ese momento?

Yo no tenía ni la más mínima idea sobre cómo lograrlo. Por otro lado, me sentía entusiasmada. Creo que nunca había sentido un entusiasmo tan grande. ¿Poder generar mis propios ingresos? ¿Diseñar mi vida? ¿Hacer lo que me gusta? Esto sucedió desde muy temprana edad. Creo que eso me corre por las venas.

Pensaba en silencio: “Nunca voy a perderme una actividad familiar por cumplir un horario. Voy a hacer cosas que me apasionan. Voy tener tiempo para hacer ejercicio y divertirme. Quiero ganar más sin rogar un aumento de sueldo.

¡Es un mundo lleno de posibilidades!

Cuando pensamos en emprender “sabemos” que vamos a tener que aprender cosas nuevas y que van a aparecer desafíos.

Pero no SABEMOS.

El día 1 tenía 100 ideas sobre todo lo que iba a hacer.

El día 2 tenía 100 preguntas:

¿Por dónde es mejor empezar? ¿Y si mi idea no es lo suficientemente buena?

¿Cómo sé si es para mí? ¿Cómo hago para evitar equivocarme?

¿Cómo voy a emprender si no sé vender? ¿Y si a nadie le interesa lo que hago?

No tengo gente que me apoye ¿De dónde saco el capital?

Así que hice lo que cualquier persona con iniciativa haría: empezar a investigar.  Compré y leí revistas sobre el tema. Tomé notas. Fui a todas las charlas y conferencias. Empecé a averiguar préstamos para mi idea de negocio. Pasaba horas cada noche leyendo libros, notas, ¡incluso armé planes de negocio! Creé una carpeta en “Mis Documentos” que se llamaba “Business”. ¿Dime que no lo has hecho?

Cada semana leía algo nuevo, lo marcaba y guardaba. Anotaba nuevas ideas.

Pero algo sucedió…

Mientras más información encontraba, más perdida me sentía. Era difícil de explicar, sobre todo para mí que siempre había creído eso de que “la información nos haría libres”. Objetivamente sabía MÁS de negocios… pero cada día veía más claro todo lo que NO sabía. Y veía todos los errores que podía cometer.

LOS EFECTOS DE LA “PARÁLISIS POR ANÁLISIS”

El tema de la “parálisis por análisis” ha sido estudiado y se ha encontrado que tiene efectos de los más variados:

  • El miedo a equivocarnos nos lleva a dar vueltas sin avanzar en los proyectos importantes.
  • Sobre pensar las cosas afecta nuestro desempeño y creatividad gravemente, y disminuye nuestra productividad diaria.
  • Cada paso es más desgastante, agotando nuestra fuerza de voluntad para el siguiente.
  • El perfeccionismo relacionado a la parálisis lleva a que las personas que la sufren sean más infelices en general, y que se sientan peor al comparar sus resultados con los de sus pares.

Hay un efecto que me impactó por sobre los demás: Hacemos peor las tareas que más nos importan, porque es en esas donde la Parálisis por Análisis nos afecta con más fuerza.

Cuando algo nos importa menos, actuamos. No nos importa equivocarnos. Cuando nos importa, pensamos demasiado. El exceso de información al emprender no lleva a que seamos mejores emprendedores, ¡sino a que nos vaya peor!

Solución:

1- Simplifique tus decisiones diarias – Enfocándote cada día puedes reunir fuerza de voluntad, tiempo y energías para tomar las decisiones más importantes rápidamente.

2- Simplifica (o automatiza) partes menos importantes de tu día a día.

3- Limita la cantidad de información que consumes.

4- Limita la cantidad de tiempo para cada decisión.

5- No pongas el foco en la decisión, sino en la ejecución.


 

Suscríbete a mi página

www.carolinesoto.com

para que nos mantengamos comunicados y juntos continuemos desarrollando Tu IQ Empresarial.

Búscame en Facebook: /carolinesotomartinez

103.5 FM - La Voz Radio

DEJAME ARTE, La Caricatura de Reinaldo

Siguenos

La Educación No Espera

La Educación de nuestros hijos no puede esperar. Ellos necesitan seguir aprendiendo: en la escuela, desde casa o de ambas formas.

El Departamento de Educación de CT está trabajando con cada distrito, para asegurar la salud y seguridad de estudiantes, maestros y personal de cada escuela.

Un mensaje del Departamento de Educación de Connecticut.

Te puede interesar Noticias Relacionadas

La Voz Hispana TV

Scroll to Top