En vivo LIVE

Publicidad

Columnistas

“Motín policial” suscita “múltiples” comentarios

Share on print
Print
Share on email
Email
Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on whatsapp
WhatsApp

La policía de la ciudad está investigando cómo la policía estatal permaneció en control de una protesta en las calles de la ciudad y cómo una protesta no violenta terminó con gases lacrimógenos, arrestos y cargos de un “motín policial”.

Mientras tanto, el mesero budista Nate Blair estaba de regreso sirviendo café a los policías y otros clientes regulares el lunes, recuperándose de una conmoción después de que los agentes lo enviaron al suelo en la protesta de dos días antes.

Esos fueron los últimos acontecimientos en lo que un abogado presente llamó un “ motín policial”.

El episodio ha provocado una serie de revisiones internas y reuniones tanto en la Policía Estatal de Connecticut, como en el Departamento de Policía de New Haven.

La protesta comenzó sin incidentes fuera del Ayuntamiento en la tarde del sábado, donde unos 200 manifestantes se manifestaron contra las órdenes del presidente Donald Trump, de prohibir el viaje a los Estados Unidos de siete naciones predominantemente musulmanas y de retener el dinero federal de las “ciudades santuario” como New Haven.

El jefe Anthony Campbell dijo que la policía no sabía de la protesta, lo que califico de error por parte de los organizadores de la protesta, quienes debieron haber coordinado con la policía y la inteligencia policial.

Alrededor de las 5 de la tarde, los manifestantes marcharon hacia la ruta 34, una carretera estatal que conduce al hospital Yale-New Haven. La policía estatal llegó a la escena. En una declaración oficial, la policía dijo que los manifestantes bloquearon el camino de los vehículos de emergencia, incluyendo uno en el que una brigada tenía que realizar un procedimiento de emergencia porque no podía llevar al paciente al hospital.

(Al pedírsele más información sobre el incidente, la policía estatal dijo que preguntaran  al hospital, el cual no tenia detalles. Los organizadores de la protesta dieron a conocer un comunicado el lunes por la noche diciendo que nunca bloquearon ningún vehículo).

Una abogada de los manifestantes, Patricia Kane, le dijo al Independent que de hecho ella se presentó ante tres agentes y se identificó. Dijo que los agentes le dijeron que se quitara del medio. Uno de ellos tenía un perro que se abalanzó contra ella.

Los manifestantes acordaron dejar la carretera estatal después de media hora. Marcharon por la calle Church. Y ahí fue cuando empezaron los problemas.

La policía de New Haven llegó a la escena. La policía estatal continuó siguiendo a los manifestantes. No estaba claro quién estaba a cargo.

Comida, no bombas

Nate Blair, un nativo de 26 años de edad, estaba en Church Street en la periferia de la acción. Blair creció a dos puertas del New Haven Zen Center en Mansfield Street, donde su padre, Bruce Blair, sirvió como abad. Su abuelo, William Blair, era un ministro activista. Nate Blair dijo que la familia lo enseñó a protestar sin violencia, como la protesta en la que estuvo involucrado este sábado.

Él dijo que participó en un grupo cantando, “No Trump! ¡No KKK! ¡No fascismo en EE.UU.! “Un policía de New Haven en la escena se enfureció por el canto”, dijo Blair. Lo siguiente que supo fue que el agente le atacó, dijo Blair. Me agarró del brazo. No me resistí, porque no hice nada malo. “El agente y varios otros le lanzaron contra el suelo y lo esposaron.

Más tarde la policía alegó que Blair, con su pelo trenzado, se había precipitado hacia el policía, y por eso fue derribado y arrestado.

Otros manifestantes estaban molestos con el arresto de Blair y así se lo dijeron a la policía. Los gritos se suscitaron cuando la multitud se movió hacia la calle Chapel.

Allí, la policía estatal buscaba a uno de los líderes de la protesta, Norman Clement, de 66 años. Lo vieron. En medio de una multitud de manifestantes en Chapel, fueron tras él.

Lo que sucedió después está en disputa. La policía estatal dijo que Clement corría, por lo persiguieron. Dijeron que Clement golpeó a la gente. Lo sometieron y lo golpearon con spray de pimienta. Lo acusaron de incitar a un motín, entre otras ofensas.

Testigos – incluyendo a Kane, la abogada de Clement y su compañero John Lugo, organizador de la protesta,  dijeron que la policía le colocó un perro policial a Clement, y Clement estaba huyendo de eso. Dijeron que eran los policías quienes tumbaban  a la gente.

“La única violencia que ví”, dijo Kane el lunes, “fue la violencia policial”.

“Fue un motín policial”, dijo.

“Debimos haber tomado las riendas”

Agentes de la policía local comenzaron a celebrar reuniones el lunes para llegar al fondo de lo sucedido y para cómo prevenir que esto vuelva a ocurrir.

El jefe policial Campbell dijo que la policía se comunicará con los organizadores de la protesta. Campbell se abstuvo de criticar a la policía estatal por usar perros y spray de pimienta en un manifestante no violenta en una multitud. Pero observó que ellos entrenan a sus agentes diferente a como se hace en New Haven.

La alcaldesa Toni Harp dijo lo mismo en su programa semanal “Mayor Monday” en la radio WNHH FM. Ella dijo que New Haven tiene una orgullosa tradición de trabajar bien con los manifestantes, y que por regla no lanza los perros o spray de pimienta en multitudes cuando no se estén produciendo acciones violentas.

Mientras tanto, un portavoz del gobernador Dannel P. Malloy dijo que el perro policía no debería haber atacado a los tres oficiales. “¿Es que el canino no tenía el temperamento correcto? ¿O es debido al manejador? “, dijo la portavoz, Kelly Donnelly.

Agentes de la policía estatal rechazaron las solicitudes de una entrevista sobre lo que ocurrió el sábado y el por qué. En su lugar, la Comisionada Dora B. Schriro emitió una declaración por escrito al Independent. La declaración señaló que el perro policía mordió a dos agentes, uno de los cuales fue “tratado y despachado” mientras que el otro declinó el tratamiento.

Vale la pena “poner el cuerpo en peligro”

A pocas cuadras de esa escena, después de que todo se había calmado el lunes, Nate Blair había retornado a trabajar como mesero. Ordenando a Blair un café, un oficial de policía de la ciudad expresó sus pesar y su preocupación.

Blair le dijo que no estaba enojado con el policía que lo detuvo. Él culpa a la policía estatal por haber creado una situación peligrosa y caótica.

El Asistente de Jefe Policial Tony Reyes, sin comentar específicamente sobre el arresto de Blair, dijo que él ha estado repasando con profundidad los incidentes del día.

VEA MAS CLASIFICADOS

LA CARICATURA DE REINALDO

LA VOZ HISPANA RADIO - WNHH 103.5 FM

Te puede interesar Noticias Relacionadas

La Voz Hispana TV

Scroll to Top