En vivo LIVE

Publicidad

Columnistas

Midletown, Windsor y Bloomfield se declaran ciudades santuarios de Connecticut

Share on print
Print
Share on email
Email
Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on whatsapp
WhatsApp

Bridgeport presiona por convertirse en “Ciudad Santuario”

BRIDGEPORT. Hace apenas una semana siguiendo el ejemplo de New Haven en ser la primera ciudad de Connecticut declararse “Ciudad Santuario”, Midletown, Windsor y Bloomfield; ciudades norteñas del Estado, asumieron esa categoría; mientras Bridgeport sigue luchando porque su municipalidad la declare como tal, para asegurarse que los fondos del ayuntamiento no sean utilizados en deportar inmigrantes indocumentados en ayuda a la Agencia Federal de Inmigración (ICE).

El abogado de origen puertorriqueño Julio Vega, apoyado por casi 500 miembros de la comunidad y Jackie Cruz, una madre mexicana, cabildean para que Bridgeport se convierta en una “Ciudad Santuario” y así evitar las deportaciones masivas

Cabildear dentro de los pasillos del Concejo Municipal, estar en las calles hablando y gritando: “Queremos que Bridgeport sea una ciudad Santuario”, le ha dado a la organización comunitaria “Make the Road Connecticut” (Haciendo Camino en CT), durante estas últimas semanas notoriedad pública despertando el interés de la ciudadanía en conocer y apoyar el pedido de un gran sector de la comunidad que se proteja a los inmigrantes indocumentados de la deportación.

Julio Vega, un abogado graduado en New Orleands, es el director ejecutivo de Make the Road Connecticut, una organización comunitaria con 20 años de vida, quien vino a Bridgeport hace dos años atrás, después de haber trabajo en el Sindicato 1199 Health Care,  con el fin de aprender y entender cuáles son las necesidades propias de esta zona, para luego, con el mismo apoyo de sus ciudadanos entrar al pedido de: “Bridgeport, Ciudad Santuario”.

. “La comunidad pidió seguridad para los inmigrantes para que puedan vivir y trabajar en paz”, dijo Vega. Seguridad que sería sinónimo de Santuario o cualquier otro nombre que cumpla con el objetivo de proteger a los inmigrantes y que políticamente no afecte a los intereses económicos con el gobierno Federal en Washington DC.

¿Por qué Make the Road Connecticut eligió a Bridgeport?, acorde con Julio Vega, sencillamente porque esta ciudad en población es la más grande del Estado y es en dónde vive el mayor número de inmigrantes indocumentados. De los 155.000 mil habitantes se estima que el 58 por ciento de ellos son latinos y de ese porcentaje el 75 por ciento son indocumentados. El 58 por ciento de niños que acuden a las escuelas son latinos.

Según Jackie Cruz, madre de cuatro hijos e inmigrante nacida en México y una de las activistas comprometidas con Make the Road Connecticut. Bridgeport, es una de las ciudades con mayor desigualdad y pobreza en los Estados Unidos. Por eso es que Julio Vega asintió que las conversaciones sobre Ciudad Santuario se fortalecieron después de que Donald Trump ganó la Presidencia y ha visto que el grupo de simpatizantes creció en un 500 por ciento.

“Éramos pocos, luego sumamos cien y a la reunión de audiencias aparecieron un grupo de 500 simpatizantes”, repuso, aceptando que el 80 por ciento de esos simpatizantes son inmigrantes, el 70 por ciento indocumentados y el 75 por ciento son mujeres.

Hace 4 meses el grupo empezó una campaña con la petición de “Bridgeport, Ciudad Santuario”, la meta-en su primera instancia era llegar a 500 pedidos, pero ésta rebasó y por tanto se inició una campaña paralela en forma directa con papel y lápiz. Y todos los que respaldaron el pedido se sostenían que el pánico no le hace bien a la ciudadanía ni tampoco que los recursos de la municipalidad sean invertidos en deportar a sus residentes. “El detalle está en que la Ciudad debe proteger a su comunidad”, dijo Vega.

Por el momento Make the Road Connecticut, está esperando una reunión con el alcalde Joe Ganim para conocer su opinión sobre el pedido; aunque de antemano saben que el burgomaestre NO ha puesto resistencia al pedido, sin embargo, él tiene cierta preocupación por el nombre “Santuario” y la amenaza del recorte de fondos federales por esta razón.

Por eso es que Vega dijo que se podía escoger otro nombre pero que finalmente siga teniendo el mismo objetivo de proteger a la población indocumentada y NO usar los recursos municipales para ayudar a los agentes de inmigración a buscar inmigrantes.

“El ICE que haga su trabajo como ellos puedan, pero que Bridgeport NO los ayude con sus recursos”, sostuvo. Conforme con el cabildeo que está haciendo Make the Road Connecticut, de los 20 concejales que conforman el Concilio Municipal de Bridgeport, 13 se han mostrado interesados en estudiar el caso y prácticamente han dado su apoyo al pedido comunitario de: Bridgeport Ciudad Santuario.

El caso, en este momento, se encuentra en el Comité de Seguridad Pública y Transporte y ellos deberán dar en algunas semanas un resultado a favor o en contra, luego de que estudien las opciones positivas o negativas que a su juicio traerían a Bridgeport la categoría de “Santuario”.

Pero para Vega el ejemplo de los poblados de Connecticut: Midletown, Windsor y Bloomfield, de haberse convertido en ciudades santuarios, da una esperanza a Bridgeport de que tome este camino sin creer que hay riesgos de por medio.

Dentro de las estadísticas que preocupan a Make the Road Connecticut, es que en Bridgeport hay 10 mil indocumentados y de éstos un aproximado de cada uno de ellos tiene 4 hijos, por lo tanto, si es que se deportan a todos ellos, 4 mil niños que son ciudadanos estadounidenses se quedarán abandonados y eso será un problema para la Ciudad mayor que el de no protegerlos de la deportación.

El fenómeno de “Bridgeport Ciudad Santuario” ha sido un efecto dominó. Según Vega, activistas de la ciudad de Norwalk están estudiando la posibilidad de que esta urbe también pueda seguir el ejemplo de Midletown, Windsor y Bloomfield; y por eso es que ahora se encuentran apoyadas por la organización CIRA de Connecticut, una entidad que asesora y ayuda a grupos comunitarios para pedir en sus municipios la categoría de ciudades santuarios.

Para apelar por la Ciudad Santuario, Vega y el grupo de activistas vieron la necesidad de que se valore la ciudad y se vean sus problemas en primer plano con el propósito de que se invierta en los sectores pobres de la urbe. A esto, Jacqueline se refiere a cómo se ve la diferencia entre una ciudad que invierte en su comunidad y otra como Bridgeport que se ha quedado atrás, Ella, que vivió en White Plains y Stamford, recuerda que eran ciudades donde la basura era recogida en la hora y el día señalado, en tanto, en Bridgeport en las calles céntricas la basura está amontonada en las veredas días de días sin que nadie responda por esto.

“¡Claro!, debe haber una conciencia ciudadana para que NO haya basura botada en las calles, pero es tarea de la ciudad invertir en la limpieza de las calles día con día”, dijo Vega. Por eso es que Jackie Cruz cree que Bridgeport es una ciudad más barata para vivir, pero que ahora, ante el aumento de población el problema de las grandes urbes ya se está evidenciando.

Otro ejemplo que dio Vega para Bridgeport, es el sistema de transporte. En este momento hay un tren expreso que va directo a Stamford y a New York y que dura menos tiempo que movilizarse en forma interna entre los condados de New York. “Es más fácil vivir en Bridgeport, trabajar en Stamford o New York, porque el tren es más barato y más rápido”, precisó.

Te puede interesar Noticias Relacionadas

La Voz Hispana TV

Scroll to Top