En vivo LIVE

Publicidad

Columnistas

“Nos mudamos y ahora nos arrepentimos mucho demasiado”, por La Tia Julia

Share on print
Print
Share on email
Email
Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on whatsapp
WhatsApp

Tia Julia, Con mi esposo y mis tres nenes decidimos mudarnos desde una ciudad grande, a un pueblo de suburbio ya que deseábamos protegernos porque en algunos vecindarios las cosas están color de hormiga brava como decía la “Comai” que ahora disfruta en Florida después que por allí le dijeron confidencialmente que escogiera: o miras la grama por encima o por abajo.  ¿Usted me entiende?  Y todo eso por lo del niño Lorenzo y el lío con la Cacho.

Anyway, felices llegamos a una casita  de un piso en un pueblo que comienza con la letra “N” y termina con otra “n.”  No quiero decir el nombre, pero para llegar al sitio hay que tomar la avenida New Britain y mejor me quedo callada porque como decía Popeye, el pez muerte por la boquita.

Llenos de optimismo y esperanzas y ya instalados en la casita nueva que tiene un sótano terminado que mi esposo usará para poner una mesa de billar; todo estuvo bien hasta que comenzamos a conocer a los vecinos.  Tía, que mala suerte la nuestra.  Los del lado izquierdo nos miran desde arriba hacia abajo sin sonreír, y la mujer que habita al otro costado, nos vino a decir de un modo estrujao que no se nos ocurriera estacionar en la calle frente a su casa cuando tuviéramos fiestas porque nos iba a llamar la policía.

¿Cómo la ve?

Lo peor de todo, fue cuando fuimos al supermercado.

Anteriormente íbamos a los C-Town o al supermercado de la avenida New Park cerca de la parroquia donde los peruanos hacen sus procesiones.  Allí era un lugar excelente porque la gente sonríe, se abrazan cuando se encuentran con amigos o familiares y hasta el policía es gracioso y bueno para charlar.

En el Super Stop & Shop donde vamos ahora, toda la gente se parece al Donald Trump y su esposa, es decir andan con trumpa y con ojos de amargura infinita.

Bueno, perdone que me haya apartado del tema, pero es que esto de las malas caras en el nuevo pueblo me preocupa ya que cuando vamos a estos supermercados y aunque estemos escasos de chavos; siempre sonreímos y le hacemos una venia con la cabeza (en el caso de mi esposo con las dos), a las empleadas y a personas con las que nos tropezamos.

Con mi esposo y mis hijas estamos pensado en mudarnos a otro lugar ya que nuestros trabajos son ahora flexibles y lo mismo daría New Haven o Bridgeport; ya que Guisaley estudia en la Universidad de Jail, y Tainashai en la de Bridgeport gracias a las becas y porque las dos son muy estudiosas e ilustradas, aunque no se hacen tatuajes en las nalguitas..

Como somos creyentes, fuimos el domingo a un servicio religioso y la misma cosa: la gente nos miró como si fuéramos pájaros provenientes de Madeiras y hasta el ayudante del pastor nos lanzó una mirada extraña.  Después del servicio hubo un desayuno con panqueques, pero no nos quedamos ya que como no sabíamos lo que había y no llevábamos nada para cooperar, no quisimos que esta gente pensara que éramos papeadores con licencia.

Mudarnos nuevamente es problemático ya que como usted debe saber, primero hay que buscar casa, poner todo en las condenadas cajas y después contratar a la compañía de mudanza que no cobra menos de 2,000 billetes.

Por este motivo necesitamos de su cordial respuesta ya que estamos más turbados que el secretario de prensa de Trump que odia a los periodistas y al parecer tiene también issues.

Le deseo un Feliz Día de Easter porque como usted se habrá dado cuenta en Estados Unidos y Puerto Rico anuncian la temporada de festividades con seis meses de anticipación.  En un CVS ya están vendiendo tarjetas para el Día de la Madre.

La saluda con cariño,

Josefina


 

Respuesta

Querida Josefina,

En mi pueblo a las Josefinas las llamábamos con cariño “Fina” o “Josefa.”

De todos modos tu nombre tiene un gran arraigo histórico porque ese fue el de una de los amores por conveniencia (dicen) de Napoleón Bonaparte, emperador de Francia del que ya no se estudia mucho en las escuelas lo que es tan lamentable como esa tapaera de tipos raros que hay en los altos niveles de la Junta de Educación de Hartford donde al parecer trabajaban sujetos con issues a los que no se les tumba el carrito.

Pero “yendo al punto” como decía la maestra de gramática, morfología, sintaxis y puntuación; el mudarse es algo tan común en los Estados Unidos que quien no se muda le suena a los gringos como alguien extraño o extraña.  Se calcula que un sujeto de los Estados Juntos se muda al menos seis veces en su vida, sin incluir el viaje final del que guisan las funerarias.

La así llamada “movilidad” dicen tiene que ver con las idas y venidas de las fuentes de trabajo que cada vez son menos estables, aunque el señor presidente dijo que traerá más empleos a los Estados Unidos, pero no ha explicado como ni cuando ni donde lo que no le importa mucho.  Como dice la canción “Están perdiendo el tiempo, pensando, pensando.”

Ahora bien Josefa y lee con atención.

Los Estados Unidos como nación es y ha sido por tradición una reunión de distintas culturas y de grupos étnicos que coexisten bien o mal en distintos puntos de este extenso país.

La región de la Nueva Inglaterra tiene características únicas y peculiares ya que los ingleses e inglesas que venían escapando del abuso y la persecución política y religiosa son de una estirpe puritana que para sobrevivir en estas heladas tierras recibieron la asistencia técnica y humanitaria de los nativos americanos.  Por allí se produce la primera mezcla que más tarde se enriquece con la llegada de los descendientes de africanos de Martinica.

Después vendrían las gentes irlandesas, escocesas, polacas, francesas y alemanas.

(El actual presidente desciende de esta última etnia ya que su abuelo era alemán y su madre venía de Escocia.  En otras palabras su familia era inmigrante, aunque a él no le gusten mucho los que tratan de arraigarse en este país que no sean blancos o colorados como él con el pelo amarillo orín).

¿A qué voy con todo esto? me pregunto a mi misma y me respondo: en este país la convivencia es necesaria y una persona no puede aislarse diciendo que los vecinos son racistas o mal criados.

Según lo que dicen, hay pueblos sobretodo pequeños como el que mencionas, en los que la gente no ha tenido la oportunidad de convivir con otros grupos étnicos ya que la tendencia ha sido que los inmigrantes europeos ser han agrupado de acuerdo al país de proveniencia y muchos no se han abierto a otras influencias culturales sea ya por temor, desconfianza, desprecio o ignorancia acerca de otras nacionalidades.

Asi, un alemán se va a vivir al pueblo de Berlín y asiste a los servicios religiosos de la iglesia Luterana, mientras que una persona de origen inglés se mantiene aún en el sector de Boston y va a la iglesia Anglicana.

En los últimos sesenta años se había hecho grandes esfuerzos para crear puentes culturales a través de cursos de idiomas y culturas en colegios y universidades y de este modo se animaban las celebraciones del mes de la Herencia Afroamericana, la fiesta de San Patricio correspondiente a los irlandeses, las procesiones de la comunidad italiana, la de la comunidad puertorriqueña, peruana, chilena, dominicana, haitiana, entre otras.

Lamentablemente la segregación por raza y color no ha logrado superarse y así hay tres tipos de pueblos o ciudades.

Estas los casos de Avon o Simsbury; habitadas por grupos anglosajones.  En otras como Bloomfield  hay también familias afroamericanas y latinas; y finalmente pueblos tradicionalmente anglosajones donde se ha comenzado a producir un proceso paulatino de integración de familias negras y latinas como es el caso de West Hartford, Newington y Wethersfield.

De este modo hija mía, ustedes están abriendo camino y soy una convencida que nosotros los latinos deberíamos ser los embajadores de nuestros grupos étnicos. En otras palabras con una buena actitud, respeto y actitudes positivas, las murallas de la desconfianza y el desconocimiento se van derrumbando, aunque el presidente desea ahora construir otras, regresando al pasado.

Según sea nuestro comportamiento en esos vecindarios y en las escuelas, iremos abriendo sendas para otras familias que por distintas razones deciden mudarse de la gran ciudad y sus hijos asistir a esas escuelas.

Cuando los vecinos se den cuenta que ustedes se ganan con esfuerzo el pan de cada día, no ponen los parlantes con música estruendosa en el patio a las once de la noche, mantienen la limpieza del vecindario, sonríen, saludan, y cooperan en las iglesias o instituciones; la actitud de sospecha cambiará y serán acogidos.

Es cierto que habrá sujetos como el actual presidente que son intrínsecamente racistas, pero nuestra situación en Connecticut es diferente a la de estados como Alabama.

Finalmente les dejo con un pensamiento del filósofo latino Tetus Conimus que reza “si a Roma fueres, haz lo que vieres,” que encierra mucha sabiduría.

Desde ya te deseo un feliz Día de la Madre.

La Tía Julia

103.5 FM - La Voz Radio

DEJAME ARTE, La Caricatura de Reinaldo

Siguenos

La Educación No Espera

La Educación de nuestros hijos no puede esperar. Ellos necesitan seguir aprendiendo: en la escuela, desde casa o de ambas formas.

El Departamento de Educación de CT está trabajando con cada distrito, para asegurar la salud y seguridad de estudiantes, maestros y personal de cada escuela.

Un mensaje del Departamento de Educación de Connecticut.

Te puede interesar Noticias Relacionadas

La Voz Hispana TV

Scroll to Top