En vivo LIVE

Publicidad

Columnistas

Piden que paren los crímenes de odio y la agresión a los inmigrantes

Share on print
Print
Share on email
Email
Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on whatsapp
WhatsApp

DANBURY.  Muchas personas asistieron a la “Feria de justicia social” dentro de la iglesia Central Cristiana llamando a la paz y al amor, centenares clamaron por la unidad y la justicia.

Un estimado de 300 personas de diferentes razas, religiones y creencias se reunieron para apoyarse mutuamente a raíz de la división y los crímenes de odio en la ciudad y la nación desde que Donald Trump fue elegido presidente en noviembre.

La Asociación de Comunidades Religiosas planificó la manifestación como una forma de que la comunidad hablara contra la injusticia.

¡Si, soy inmigrante! y desde que llegué he trabajado ardua y honradamente para contribuir con la economía local y la causa de los inmigrantes que a veces-en el país de la libertad-nos sentimos perseguidos, dijo Wilson Hernández, de origen ecuatoriano, en el encuentro comunitario para hablar sobre la agresión a los refugiados e inmigrantes.

P.J. Leopold, directora ejecutiva de ARC, dijo que, desde la elección, ella ha visto a la gente a su vez a la ira en lugar de diálogo. El encuentro estaba destinado a cambiar eso, con discursos y una “feria” interior donde la gente habló y escuchó sobre la religión u organización de cada uno de los presentes.

Es una construcción de puentes -dijo Leopold-. “No significa que siempre esté de acuerdo, pero con el miedo en el aire, queremos que la gente tenga un discurso civil”.

Varios líderes de la comunidad compartieron sus experiencias como una minoría inmigrante o religiosa en el patio de la iglesia Cristiana Central. Entre los discursos, se pidió a los asistentes que conocieran a un extraño o compartieran si en ese momento se sentían más temerosos o esperanzados.

“Mientras me mezclaba entre la multitud, oí ‘esperanza, esperanza, esperanza’”, dijo Leopold. “Y así es como queremos que la gente se sienta, porque si así es como se siente, así es como se actúa”.

La residente de Danbury, Herb Krate, de 76 años, estaba entre los asistentes. Dijo que nunca ha estado políticamente activo, pero después de ver lo que Trump ha hecho en el cargo, repuso que no podía permanecer en silencio.

“Esta es la verdadera expresión de la democracia y ahora lo necesitamos”, dijo. “Si este tipo de presión se mantiene en todo el país alguien tiene que prestar atención. La mayoría del país no está con él y no estaría en el cargo si fuéramos por mayoría simple “.

La manifestación no fue un evento anti-Trump, dijo Leopold, pero muchos de los oradores mencionaron la orden ejecutiva del presidente que prohibía la entrada a todos los refugiados e inmigrantes de países selectos.

El representante estatal, William Tong, de Stamford, conocido dentro de la comunidad hispana como “Chinito”, dijo que, como un asiático-estadounidense, la orden le recordó la Ley de Exclusión de China y los campos de internamiento japoneses, e indicó que la nación debe estar vigilante para que la historia no continúe repitiéndose.”Quería venir aquí hoy para exhortar a todos ustedes no sólo a demostrar, y no sólo a hablar, no sólo a preguntar qué puedo hacer hoy, sino a comprometerse a esta batalla”, dijo.

“¿Estás listo para trabajar por la justicia?”, Agregó, a gritos de aprobación de la multitud. “¿Estás listo para trabajar por nuestras libertades? ¿Estás listo para trabajar para la gente aquí y en todo el estado que comparten nuestra historia? ¿Vamos a trabajar juntos y no vamos a parar? “

Mariam Khan, una joven musulmana nacida en New York, que creció en Danbury, dijo a la multitud cómo experimentó Islamaphobia a los 8 años, cuando la gente la culpó a ella y a todos los musulmanes por los ataques terroristas del 11 de septiembre. Ella describió cómo la propiedad de sus padres fue banderizada con un swatiska este otoño y cómo ella y su padre, el presidente de la Baitul Mukarram Masjid, fueron retenidos en el aeropuerto por agentes de aduanas el día después de la orden de Trump, a pesar de que son ciudadanos estadounidenses.

Pero dijo que este odio duele más no sólo a la comunidad musulmana.

“Una amenaza a la justicia en cualquier lugar es una amenaza para la justicia en todas partes”, explicó. “No es sólo la comunidad musulmana atacada aquí, no son sólo los inmigrantes. Es todo lo que representa este país. Si la casa de tu vecino está en llamas, tu casa está en llamas. En este momento puede ser mi casa y mañana tengo miedo de que sea la suya.

Wilson Hernández, quien llegó a los Estados Unidos desde el Ecuador en 1985 y es dueño del restaurante La Mitad del Mundo, desacreditó la retórica electoral que llamaba a los inmigrantes “criminales”. Recordó a la multitud que los inmigrantes son “soñadores” y que el país fue construido sobre la gente que vino a esta tierra de oportunidad.

“Sí, soy inmigrante y desde que llegué por primera vez a esta tierra de los libres y el hogar de los valientes, me he esforzado por ser un inmigrante que trabaja incansablemente para alcanzar mis metas personales, al tiempo que es parte de una Esfuerzo colectivo para brindar alivio a aquellos que, por diferentes razones, necesitan la compasión, la solidaridad y la ayuda de quienes les rodean”, dijo recordando que ser inmigrante, incluso en una tierra de oportunidades es, a veces, una experiencia con oportunidades limitadas, incluso en la tierra donde se predica la libertad desde los púlpitos religiosos, desde los podios políticos y desde los tribunales porque en muchos casos, es una experiencia que hace que los inmigrantes se sientan abandonados.

“Gracias por estar con los inmigrantes y por favor sepamos que estamos con todos ustedes y todos sus sueños”, dijo. “La humanidad está unida por muchas cosas. Así que dejemos de lado cualquier tipo de odio y construyamos puentes con todas nuestras hermanas y hermanos”, exhortó.

103.5 FM - La Voz Radio

DEJAME ARTE, La Caricatura de Reinaldo

Siguenos

Cerca de 270 ballenas piloto se han quedado varadas en las costas de Tasmania, en Australia, y un grupo de rescatadores han iniciado una carrera contra reloj para salvarlas..

Te puede interesar Noticias Relacionadas

La Voz Hispana TV

Scroll to Top