En vivo LIVE

Publicidad

Columnistas

Cómo ser libres del temor, por Liliana D. González

Share on print
Print
Share on email
Email
Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on whatsapp
WhatsApp

Hay personas que pasan toda su vida atemorizadas. Tal vez parezca algo normal, pues los peligros están por todas partes. Sin embargo, Dios no quiere que vivamos con temor. La Biblia dice: “Dios no nos ha dado un espíritu de temor y timidez sino de poder, amor y autodisciplina” (2 Ti 1:7 NTV).

El temor no es algo natural ni procede del Señor; por el contrario, es un espíritu satánico que ha azotado al ser humano desde el principio de los tiempos causándole depresión, angustia, preocupación, enfermedad y muerte. Si no sabemos apartarlo, llevaremos vidas miserables.

El miedo penetró en la raza humana después de que Adán y Eva pecaron: “Oí tu voz en el huerto y tuve miedo” (Gn 3:10). Mientras ellos se mantuvieron unidos al perfecto amor de Dios, no sufrieron temor, pues “en el amor no hay temor, sino que el perfecto amor echa fuera el temor; porque el temor lleva en sí castigo. De donde el que teme no ha sido perfeccionado en el amor” (1 Jn 4:18).

La persona con temor se autocastiga porque piensa que lo que teme le va a ocurrir. Un ejemplo bíblico es la vida de Job. Durante el tiempo en que se mantuvo en el perfecto amor, Dios le dio cobertura y protección, pero una vez que comenzó a pensar en la pérdida de los hijos, en ruina y en enfermedad, le abrió la puerta al espíritu del temor. Job lo explica así: “el temor que me espantaba me ha venido, y me ha acontecido lo que yo temía” (Job 3:25).

Conozco personas atemorizadas, incluyendo a cristianos devotos; su miedo proviene, aunque no lo admitan, de su desconfianza en el amor de Dios. Cuando la mente de un creyente se aparta de las promesas del Señor, pierde la fe y comienza a morir espiritualmente. Es por esa razón que la Biblia nos manda a cuida la mente más que nada en el mundo, porque ella es fuente de vida” (Pr 4:23).

Alguien que tiene cáncer sufre porque padece la enfermedad, sin embargo, hay personas sanas que se atormentan durante años pensando en que podría contraer ese mal. No están enfermas de cáncer, pero sufren como si lo estuvieran.

El individuo con espíritu de temor vive de manera incorrecta. Mi comadre guarda en una gaveta pijamas y ropa interior nueva porque “posiblemente” la llevarán de emergencia a una clínica. ¿Acaso no es esto un tormento? Si prestas atención a los pensamientos negativos, le estarás abriendo la puerta de tu vida al espíritu de temor para que entre y te dañe.

La manera que conozco para echar fuera el temor es resistirlo con la Palabra de Dios. Lee y medita en las Sagradas Escrituras, renuncia a los miedos que te paralizan, abraza el perfecto amor y créele con el corazón. La fe en las promesas del Señor calma los temores y proporciona confianza.

103.5 FM - La Voz Radio

DEJAME ARTE, La Caricatura de Reinaldo

Siguenos

Cerca de 270 ballenas piloto se han quedado varadas en las costas de Tasmania, en Australia, y un grupo de rescatadores han iniciado una carrera contra reloj para salvarlas..

Te puede interesar Noticias Relacionadas

La Voz Hispana TV

Scroll to Top