En vivo LIVE

Publicidad

Columnistas

El asesino silencioso, por Liliana D. González

Share on print
Print
Share on email
Email
Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on whatsapp
WhatsApp

Si hay algo que nos envenena el espíritu, al punto de enfermarnos y hasta causarnos la muerte física, es la falta de perdón. Cuando el resentimiento se enraíza en el corazón fecunda un tallo amargo capaz de infectar todo nuestro ser.

El negarnos a perdonar las ofensas o daños sufridos afecta nuestra personalidad así como la forma de relacionarnos con los demás. Algunos nos volvemos desconfiados, amargados, inseguros; andamos a la defensiva, como esperando posibles ataques de las personas que nos rodean.

Para evitar que la semilla de la amargura halle las condiciones perfectas para germinar, crecer y extender sus raíces, necesitamos asumir el perdón como un hábito de vida. Pues, todos, sin excepción, seremos ofendidos, heridos o traicionados. La mayoría de las veces recibiremos maltratos de los seres más cercanos, esos a quienes amamos profunda y sinceramente.

La Biblia enseña: “Airaos, pero no pequéis; no se ponga el sol sobre vuestro enojo” (Ef 4:26). Dios nos exhorta a no pecar, a desprendernos de la ofensa, el coraje y el dolor antes de que acabe el día. Y aunque es normal enfadarnos cuando recibimos agravios, necesitamos controlar la ira para evitar responder o actuar con estallidos de violencia. Recordemos que “la respuesta amable calma el enojo, pero la agresiva echa leña al fuego” (Pr 15 NVI).

Perdonar no significa negar u olvidar lo que nos han hecho, es eximir la deuda, indultar o lo que es igual, soltar, pasar la página por el bien propio. En algunos casos, la falta de perdón es la causa de migrañas, gastritis, úlceras, arritmias cardiacas, cáncer e incluso la muerte. Las cárceles están llenas de hombres y mujeres privados de su libertad, víctimas de sus descontrolados deseos de venganza, a los consultorios psiquiátricos acude gente envenenada por ese asesino silencioso llamado falta de perdón, el mismo que ha empujado a numerosas personas al suicidio.

Incluso, hay creyentes que han recibido el bautismo del Espíritu Santo y se resisten a perdonar, eso hace que se mantengan por años en un estado de amargura, depresión y enfermedad.

Con relación a este tema, Pedro, el apóstol, se acercó a su Maestro y le preguntó: “Señor, ¿cuántas veces perdonaré a mi hermano que peque contra mí? ¿Hasta siete? Jesús le dijo: No te digo hasta siete, sino aun hasta setenta veces siete” (Mt 18:21-22).

La oración es el mejor modo de perdonar de corazón para sanar las heridas. Cuando confesamos ante Dios nuestra falta de perdón y nos arrepentimos con sinceridad, liberamos nuestra alma del dolor, el odio y la amargura. Decide perdonar, pues hemos sido llamados por el Señor a ser libres del pecado y de cualquier cosa que nos dañe (Gl 5:13).

La vida es muy corta para perderla en rencores, si te opones a perdonar, estarás cediendo los tesoros más preciados de todo ser humano: paz y libertad.

VEA MAS CLASIFICADOS

LA CARICATURA DE REINALDO

LA VOZ HISPANA RADIO - WNHH 103.5 FM

Te puede interesar Noticias Relacionadas

La Voz Hispana TV

Scroll to Top