En vivo LIVE

Publicidad

Columnistas

Gilberto Hernández-Flores de 32 años tiene dos tareas importantes y tras…

Share on print
Print
Share on email
Email
Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on whatsapp
WhatsApp

Soñar no Cuesta Mucho …es gratis


Gilberto Hernández-Flores de 32 años tiene dos tareas importantes y trascendentes que enfrentar.

Debe enseñar a su esposa como hablar inglés tan bien o mejor que Melania, y la segunda, prepararla para conducir un automóvil de trasmisión automática que le regaló para que fuera de compras y llevara a los nenes a las citas.

Es cierto que el carrito Toyota es de segunda mano, pero la marca japonesa es más confiable que los Volkswagen alemanes que han salido más flojos esos los teléfonos celulares que explotan cuando usted les carga las baterías.

Estos dos asuntos no han sido tan fáciles de ejecutar como imaginaba haciéndole pensar que es más fácil pellizcar un vidrio o poner de acuerdo a los líderes políticos de Puerto Rico en la cosa del status, ya que en ciertos trajines no basta solamente la buena voluntad sino que milagros.

Después de semanas laboriosas de esfuerzos, discusiones, intentos y repetidas frustraciones; su esposa no ha pasado más allá del verbo “to be,” protocolos sociales básicos tales como “Hi!” y la expresión ya universal de wowwwww que pega con cualquier cosa.

Finalmente Gil ha llegado a la conclusión de que no tiene ni tendrá vocación para la enseñanza y los misterios de la ciencia llamada didáctica son demasiado para su escasa paciencia y aparente imperturbabilidad que le había creado un prestigio de tolerante.

“Es que ya no me quieres” le dijo un día Magdalena con sus angelicales ojos empañados por las lágrimas cuando Gil la reprendió de uh modo brutal cuando su esposo respondió a la simple pregunta How are you? levantando su mano de piel tersa y nítida, haciendo con sus dedos la señal de victoria con la que Churchill saludaba a las tropas durante la segunda guerra mundial en los días previos al Día D, ese de Normandía.

“Es que ahora no se si eres bruta todos los días o descansas los fines de semana” le dijo a su amada con una mirada de rabia incontenible y virulenta.

Dándose cuenta de que estaba metiendo las patas, como decía su abuelo Fermín también apodado “el potro de Naranjitos,” se excusó con su nueva esposa recién importada de Sudamérica prometiéndose dos cosas, cerrar la boca cuando estuviese con coraje, y buscar ayuda para entenderla.

“Es que no sabes la forma como aprende Morelia. Si tú eres maestro, yo soy el alcalde de Hartford,” le dijo su hermano Anton recomendándole inscribir a su cuñadita en un colegio universitario especializado en estudiantes extranjeros.Las clases eran pequeñas y los alumnos se distribuían de tal manera que debido a sus idiomas de origen no podían comunicarse entre sí ni chismear.

“Tienen que firmar un contrato comprometiéndose a no hablar en sus idiomas nativos y dialectos,” le aseguró Antón que ya había pasado por la experiencia.

“Y lo del automóvil…” pensó Gil a quien se le vino desde el interior de la memoria la Academia de Choferes La Desventura, pero no le convencía eso de dejar a su bella esposa en un automóvil en compañía de otro macho.

Invadido por el escepticismo visceral del celoso, pidió una entrevista con Mr. Katz y ese mismo día se encontró con un señor jovial cuya oficina estaba adornada con diplomas de felicitaciones de la Cámara de Comercio, la Triple A, el Club de los Rotarios, entre otras instituciones incluida la liga de Beisbol Infantil “Peluche.”

“Señor Hernandez-Flouresh happy to see you,” le dijo el güero con una sonrisa estilo Colgate y el rostro que irradiaba entusiasmo, ánimo y fogosidad que desmentían los 65 o 67 baños del Director Ejecutivo.Por razones que Gil no se podía explicar, le habló a Katz con el corazón en la mano ylujos de detalles acerca de los problemas que le agobiaban ensenándole conducir un vehículo a su esposa y sus temores de que en el caso de contar con instructores privados hubiese infiltrados degenerados, terroristas, o secuestradores.

“Lo que pasa también Mr. Katz es que no me gusta dejar sola a mi esposas con otro tipo o tipa” terminó por argüir Gil descargando su corazón y sus sentimientos frente a la sonrisa complaciente y de plena aceptación de Katz.

El ejecutivo entendió perfectamente sus sentimientos y reservas ya que los periódicos estaban llenos de tragedias y calamidades, pero que para el caso de Gil tenía dos soluciones, una tradicional y otra más contemporánea que le brindaba la nueva tecnología.

“La primera es la de instructores asexuales con un comprobado desinterés en cosas relacionadas con la sensualidad. Son profesionales y buenos maestros en el arte de la palanca con fallas hormonales certificadas y cuyo desempeño había recibido encomiosas felicitaciones y reconocimientos de instituciones de protección del consumidor y de La Sociedad Protectora de Celosos SPC,” dijo Katz, agregando que un sistema de video le permitiría monitorear las clases y la interacción del instructor con la estudiante.

“Hummmmmm,” musitó Gil que quiso saber cuál era la segunda opción.

“La segunda opción Mr. Hernandezh Flouresh es la del automóvil especial de instrucción llamado Kalenika Remote 37 B de fabricación japonesa que funciona sin instructor,” afirmó Katz midiendo el efecto de sus palabras en su interlocutor a quien se le abrieron los macos como la expresión noctámbula de un búho virgen sobrecogido por la presencia de vampiros y zombis hambrientos.

“En este caso, el automóvil con un mecanismo digital creado por la NASA, permitirá a sus esposa seguir las instrucciones paso a paso con la técnica PNLO (para que no lo olvides) y se grabará en su cerebro y en los sectores más recónditos de la memoria como pegados con glue Gorilla,” dijo Katz mostrándole un video tridimensional en el que se veía a una estudiante sonriente que guiaba por la carretera 95 Sur.

“Me imagino que esta sesión será una de varias,” dijo Gil al que impresionó la serenidad de la conductora.

“No, no mi amigo, esta es solamente la primera media hora de la segunda sesión…” manifestó con otra sonrisa Colgate el director.

“Nooooooooo,” dijo Gil admirado por el portento.

“Si, yes, oui,” dijo Katz quien confidenció que la clave del sistema DriveFast estaba basado en la voz que daba las instrucciones y que las elegía el estudiante.

“Tenemos voces con la tonalidad de la JLo, Ricky Martin, Marc Anthony, Ray Charles, o Carlos Gardel, Chucho Avellanes y otras opciones,” dijo Katz agregando que para evitar el sentido de soledad en el automóvil, el sistema contaba con co-pilotos plásticos tamaño natural que emitían mensajes positivos tales como, “Wowwww que chévere,” “Te la comiste,” “Bravo.”

“Me imagino que hay copilotas mujeres…” dijo Gil siempre abrumado por la desconfianza engendrada por el complejo.

“Por supuesto y de todas las razas de acuerdo a la clienta.Nos acaba de llegar una de Eslovenia,” termino de agregar Katz, experto en clientes difíciles e incordios..

Gil asombrado se preparó para firmar el contrato, pero se quiso asegurar del costo.

“Como su esposa según veo sus documentos viene de un país que fue afectado por estresantes turbulencias políticas y militares impulsadas por los Estados Unidos en los tiempos de Richard Nixon, estamos ofreciendo un especial de $500 pagado en cinco cuotas,” afirmó Katz.

“Hecho, hecho” dijo Gil sintiendo en su pecho un alivio semejante a tragarse siete tabletas de extracto de Eucaliptus.

Se preparaba para responder otra pregunta cuando despertó.

Había sido un sueño importante y se dispuso a visitar la Triple A en la Avenida Farmington, para cerciorarse si el programa Kalenika 37 B estaba o no disponible.Uno nunca sabia.

103.5 FM - La Voz Radio

DEJAME ARTE, La Caricatura de Reinaldo

Siguenos

La Educación No Espera

La Educación de nuestros hijos no puede esperar. Ellos necesitan seguir aprendiendo: en la escuela, desde casa o de ambas formas.

El Departamento de Educación de CT está trabajando con cada distrito, para asegurar la salud y seguridad de estudiantes, maestros y personal de cada escuela.

Un mensaje del Departamento de Educación de Connecticut.

Te puede interesar Noticias Relacionadas

La Voz Hispana TV

Scroll to Top