En vivo LIVE

Publicidad

Columnistas

Gobernador Dannel Malloy anunció que no postulará para un tercer periodo

Share on print
Print
Share on email
Email
Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on whatsapp
WhatsApp

El jueves, 13 de abril, el gobernador de Connecticut, Dannel Malloy, anunció que no se postulará para un tercer periodo en la máxima posición de autoridad política de nuestro estado.

Su anuncio llevado a cabo en por momentos una emotiva conferencia de prensa, abre así una nutrida lista de postulaciones no tanto desde las filas del partido demócrata, sino que también de los republicanos deseosos de reconquistar el capitolio estatal y la gobernación en el 2018.

Nativo del pueblo de Stamford y de profesión abogado, Malloy de 61 años se vio embargado por la emoción durante el anuncio hecho en el encuentro con los medios de comunicación que duró unos intensos 35 minutos, expresando su propósito de continuar en los próximos veinte meses de su estadía en el poder, continuar con la implementación de su visión para crear una economía más vibrante y sostenible en el estado.

El Gobernador desde su primer periodo de gobierno ha estado enfrascado en arduas negociaciones para balancear el presupuesto estatal afectado por un déficit creciente.  Este esfuerzo le ha llevado el asumir una posición difícil al tener que eliminar posiciones de trabajo en la tela burocrática de Connecticut con la consiguiente baja en su popularidad.

En un comienzo y después de la desastrosa experiencia plagada por las malas artes y acusaciones de corrupción del entonces gobernador republicano John Rowland que le costaron a éste pena de prisión; la figura de Malloy constituyó un nuevo capítulo y así los demócratas lograron no solo el control de la Casa de Representantes y del Senado, sino que también de la gobernación.

Malloy logra su ascenso como con el apoyo adicional de sindicatos y de la comunidad puertorriqueña, pero la tarea de balancear el presupuesto estatal en constante déficit, fue disminuyendo su popularidad.  Sin embargo, desastres naturales mostraron a Malloy como un verdadero líder de situaciones de crisis extremas, pero la cuestión financiera demostró ser un enemigo más poderoso que tormentas, masacres y nevadas.

El Gobernador, refiriéndose a su decisión de no postular para un nuevo periodo, dijo que llegar a esta conclusión le ha tomado al menos ocho meses de reflexión y que finalmente ha considerado lo mejor para su familia, hijos, el partido demócrata y el estado.

“Continuaré sin embargo, empujando mi agenda percibida como difícil y sin popularidad, pero será mi prioridad ya que creo que este proyecto de presupuesto es lo mejor para Connecticut,” dijo, aunque se sabe que la lucha por concesiones de parte de los sindicatos estatales será más difícil y que el fantasma del desempleo amenazará los hogares de la fuerza laboral del estado.

Sin embargo, el anuncio abre nuevos capítulos políticos ya que hay candidatos y candidatas interesadas en el cargo.

Entre los posibles postulantes demócratas a la gobernación se ha mencionado a la vice gobernadora Nancy Wyman del pueblo de Tolland, quien estuvo como siempre, al lado de Malloy durante la conferencia y como lo ha hecho en ocasiones de buenas y malas noticias.

Por otra parte, han manifestado interés en postularse el contralor Kevin P. Lembo, el Fiscal General George Jepsen, el alcalde de Bridgeport Joseph Ganim, Chris Mattei, ex jefe de la unidad de combate con el fraude financiero y la corrupción y el alcalde de Middletown Dan Drew.

Por el lado republicano se perfila el nombre del alcalde de Danbury Mark Boughton, el contralor federal David Walker de Bridgeport; y el representante estatal Prasad Srinivasan de Glastonbury.

También se han mencionado los nombres de Len Fasano de North Haven y Themis Klarides de Derby, aunque ninguno de ellos ha establecido un comité exploratorio.

El gobernador no anticipó si se involucrará en el proceso electoral para la elección de un nuevo gobernador en el 2018 diciendo que “nunca ha sido tímido en lo que respecta a la actividad política y que está seguro que jugará algún papel en la reñida contienda en la que los republicanos piensan apoderarse de la gobernación e implementar en Connecticut el actual programa del shock del presidente Trump.

Para el senador Bob Duff, líder de la mayoría demócrata en el senado, la decisión de Malloy ayudará a que los candidatos inicien de un modo temprano la ardua campaña de recaudación de fondos que se requiere para una campaña exitosa a la gobernación y que supera el millón de dólares.

Por ahora la posición de poder de Malloy pierde fuerza con el anuncio y su tarea será más difícil ya que todos los candidatos estarán pensando en la contienda de noviembre del 2018.

Con respecto a las duras negociaciones que se anticipan con los sindicatos de empleados, Malloy dijo en la conferencia de prensa que deben estar seguros que va a actuar de un modo firme ya que con este anuncio no tiene más que perder en términos de popularidad o aprobación.

“La situación se les hará más difícil a los otros” dijo, implicando a la directiva de los sindicatos, aunque aseguró que la popularidad no ha sido su Norte en su trabajo como gobernador.

Para ser justos, cuando Malloy asumió en enero del 2011, hereda del gobierno de la republicana Jodi Rell una de las peores situaciones financieras vividas por el estado de Connecticut y le lleva a afirmar que debió confrontar problemas que nunca habían sido asumidos por sus predecesores.  De hecho había ya un déficit de 3.7 billones de dólares.

Por este motivo, Malloy tuvo que utilizar la “campaña del sacrificio compartido” aumentando los impuestos en 1.8 billones de dólares, un alza nunca antes vista desde que se implementó el sistema de impuestos estatales en Connecticut, y la exigencia de concesiones laborales por parte de los sindicatos de empleados de Connecticut.

Habiendo resuelto parcialmente este problema de una constante situación de déficits, la partida de la compañía General Electric de Connecticut fue un duro golpe para los planes del gobernador quien debió aceptar que se entraba en una “nueva realidad” que tendría que abordar.

Con un nivel de aprobación como gobernador de solamente el 24% de acuerdo a una encuesta de opinión efectuada por la Universidad Quinnipiac, Malloy dijo que solamente espera que algún día sus esfuerzos para lidiar con la realidad de Connecticut sean reconocidos ya que ha tratado de lidiar con una visión a largo plazo poniendo en juego su popularidad política.

Malloy fue alcalde de Stamford entre los años 1995 y 2009, pero no logra imponerse como candidato a la gobernación en el 2006.

A petición del Comité Nacional Demócrata, Malloy que también preside el caucus de gobernadores demócratas, se vinculó intensamente a la campaña presidencial de Hillary Clinton y por ahora cuenta con simpatías políticas a nivel nacional en los momentos en que el actual gobierno de Donald Trump y los republicanos quieren poner en jaque a los demócratas a través de políticas racistas y antiinmigrantes.

Malloy ha tenido la entereza de abogar por abrir las fronteras de los Estados Unidos a los refugiados sirios y su actitud en Connecticut ha sido aplaudida por los que apoyan la ayuda humanitaria.  Su defensa a los derechos de la población gay le llevaron a encontronazos verbales con el actual vicepresidente.

 

103.5 FM - La Voz Radio

DEJAME ARTE, La Caricatura de Reinaldo

Siguenos

La Educación No Espera

La Educación de nuestros hijos no puede esperar. Ellos necesitan seguir aprendiendo: en la escuela, desde casa o de ambas formas.

El Departamento de Educación de CT está trabajando con cada distrito, para asegurar la salud y seguridad de estudiantes, maestros y personal de cada escuela.

Un mensaje del Departamento de Educación de Connecticut.

Te puede interesar Noticias Relacionadas

La Voz Hispana TV

Scroll to Top