En vivo LIVE

Publicidad

Columnistas

Amarse para amar, por Liliana D. González

Share on print
Print
Share on email
Email
Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on whatsapp
WhatsApp

Piensa  por  un  momento, ¿te  agradas a ti mismo? Cientos de personas en el mundo no se gustan, se auto-rechazan. Anhelan desesperadamente ser aceptadas y amadas por los otros a pesar de no llevarse bien consigo mismas. Sin duda que cuando no te quieres, ni te valoras, te parecerá que nadie puede hacerlo. Saber cómo nos sentimos con nosotros mismos determinará nuestro éxito en la vida y en nuestras relaciones. Si el retrato interno que tienes de ti es miserable, sufrirás a nivel social y espiritual de inseguridad, miedo e incluso de insatisfacción, porque creerás no merecer todas las bendiciones que Dios te regala cada día.

Hace algún tiempo leí la historia de un irlandés pobre, cuyo sueño era emigrar a los Estados Unidos, y un pariente rico le regaló el pasaje en un transatlántico. En lugar de celebrar, el hombre siguió triste, porque no podría pagar sus comidas durante la semana de travesía. Así que antes de embarcar se las arregló para comprar algunos panes que guardó en su mochila. Mientras los demás pasajeros disfrutaban de suculentos banquetes, el irlandés comía pan duro a escondidas para evitar compartir su único sustento con otros tripulantes pobres. Durante su última noche a bordo, un distinguido caballero lo invitó a cenar y, por sentir vergüenza de sí mismo, el hambriento hombre se negó, empero fue en ese preciso momento cuando se enteró de que su pasaje incluía todas las comidas y meriendas que se le antojaran durante el viaje.

El irlandés no prefirió las migajas de pan por su precaria situación financiera, sino porque no se amaba a sí mismo; se consideraba un fracasado, un don nadie, y fue precisamente su miserable autorretrato el que le impidió disfrutar de las ventajas que incluía su boleto.

Dios nos tiene preparada una mesa con un gran banquete, sus bendiciones son nuevas cada mañana porque somos sus hijos “y si hijos, también herederos; herederos de Dios y coherederos con Cristo…” (Ro 8:17). Sin autoestima no podrás conocer ni desarrollar tus talentos y habilidades; vivirás acomplejado, de brazos caídos, con la mirada en el pavimento. Si no te amas ni te aceptas como eres, jamás podrás cumplir la voluntad de Dios: “Amarás a tu prójimo como a ti mismo” (Gl 5:14), y te perderías de la herencia que te corresponde por derecho.

Y te lo digo con conocimiento de causa, porque cada estupidez que he cometido, cada temor que me ha detenido, cada mentira que he creído y cada relación infeliz que he tenido, ha sido por la falta de amor propio. Hoy, por la gracia de Dios, soy una mujer libre de miedos y complejos que se ama a sí misma y a los otros como el Señor quiere.

Lamentablemente, numerosas personas pasan sus días con la nariz pegada a la ventana comiendo pan duro y mirando a los demás disfrutar de un festín. Pierden oportunidades valiosísimas por temor, vergüenza y falta de fe. Sabemos que hay cosas por cambiar en nosotros y con perseverancia iremos corrigiéndolas y mejorando cada día; mientras eso sucede, decide amarte y sentirás confianza para ser tú mismo y cumplir tus sueños.

103.5 FM - La Voz Radio

DEJAME ARTE, La Caricatura de Reinaldo

Siguenos

La Educación No Espera

La Educación de nuestros hijos no puede esperar. Ellos necesitan seguir aprendiendo: en la escuela, desde casa o de ambas formas.

El Departamento de Educación de CT está trabajando con cada distrito, para asegurar la salud y seguridad de estudiantes, maestros y personal de cada escuela.

Un mensaje del Departamento de Educación de Connecticut.

Te puede interesar Noticias Relacionadas

La Voz Hispana TV

Scroll to Top