En vivo LIVE

Publicidad

Columnistas

Policías enfrentan medidas disciplinarias por actos de violencia en contra de sospechoso

Share on print
Print
Share on email
Email
Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on whatsapp
WhatsApp

La noticia y su comentario


Las impactantes imágenes de un hombre tendido en el suelo rodeado de policías, mientras que uno de ellos le patea en repetidas ocasiones la cabeza, provocaron la intervención de la Oficina del Fiscal General de Connecticut, una investigación del Departamentos de Asuntos Internos de la Policía de Hartford, la exigencia de una concejal de la ciudad pidiendo transparencia en el proceso de investigación, y la intervención del abogado Corey Brinson que denunció en una demanda actos de violencia innecesaria por parte de la uniformada, exigiendo una investigación basada en lo que registró una cámara de video activada en el interior de uno de los vehículos policiales en la noche del 4 de junio del 2016.

Todo aconteció cuando Emilio Díaz de 38 años y su acompañante Ricardo Pérez que había robado un automóvil, se encontraban en el interior del Toyota Camry.Debido a que el conductor estaba haciendo sonar la bocina del coche de una manera que provocaba disturbios en la vía pública, se hizo presente la policía de Hartord iniciándose una persecución a alta velocidad que culminó en la avenida Flatbush en el límite con el pueblo de West Hartford.

Debido a la velocidad que llevaba el vehículo guiado por Emilio Díaz, la persecución involucró automóviles policiales de ambos departamentos de las respectivas uniformadas.

En un momento determinado el coche que guiaba Pérez se detuvo y el conductor se habría negado a salir del vehículo produciéndose un intercambio físico entre éste con los policías.Una vez esposado y en el suelo, el oficial Sean Spell pateó el cráneo del puertorriqueño en tres oportunidades aplastándole con su bota.Spell dijo que Díaz le había escupido sangre en varias oportunidades y se había resistido al arresto.

El hecho provocó de inmediato una investigación por parte de las autoridades del Estado debido a las graves heridas que mostraba Emilio Díaz cuando llegó al Hospital de Hartford en calidad de paciente y detenido.

A las pocas semanas el abogado Corey Brinson entablaba una demanda legal porque sus clientes Emilio Díaz y Ricardo Pérez habrían sido víctimas de violencia innecesaria por parte de la uniformada lo que aceleró una investigación interna solicitada por el alcalde Bronin al Jefe James Rovella, el abogado, e integrantes del concilio municipal.

Finalmente, y después de varios meses de investigaciones, el Departamento de Asuntos Internos de la Policía de nuestra ciudad anunció la aplicación de medidas disciplinarias a cinco oficiales de la fuerza por “violación de los procedimientos estandarizados internos.”

El Departamento de Asuntos Internos demostró fehacientemente que siete uniformados habían cometido faltas, pero uno de ellos que pateó tres veces en la cabeza a Díaz cuando estaba subyugado y esposado, se retiró el pasado mes de agosto, disminuyendo el número de castigados a seis.En el informe de 68 páginas se estipuló que Sean Spell debería haber recibido sanciones por sus acciones si es “que hubiese permanecido en la fuerza policial.”

El informe hace también recomendaciones para que todos los integrantes del Departamento policial reciban nuevamente adiestramiento en las áreas de presentación de reportes, el uso de tácticas, aplicación de pólizas de conducta en casos de arrestos, uso de medidas en caso de armas de fuego y la utilización de tácticas de fuerza.Del mismo modo se insta a las autoridades a revisar el funcionamiento del sistema de cámaras de video en los vehículos policiales ya que algunos de estos no cuentan con esta importante tecnología.

Cinco de los uniformados mencionados en el informe están enfrentando sanciones severas, aunque otro de ellos que si bien no cumplió con las medidas estandarizadas, no recibirá reprimendas.

Entre los policías que enfrentan medidas disciplinarias está Ricardo Colón que también pateó a Emilio Díaz cuando este se encontraba ya esposado en el suelo.En el informe por escrito que tuvo que presentar a sus superiores, Colón no mencionó haber pateado a Díaz, a pesar de que el acto fue grabado en una de las cámaras de video.

Colón justificó esta omisión debido a que estaba nervioso y asustado.La sanción aplicada a este oficial es de 90 días de suspensión de su trabajo y la perdida de una oportunidad de ser promovido al grado de detective.

Los otros oficiales nombrados en el reporte son Stephen Barone, Christopher Mastronianni, James Prignano, el sargento Luan Bojka y el detective Samuel Cruz.

Cruz no recibirá una sanción formal por no reportar por escrito un acto de utilización de fuerza.Recibió heridas durante la persecución del vehículo robado que guiaba Díaz lo que le obligó a estar fuera de su trabajo por cinco semanas.

Tanto Díaz como Pérez enfrentan cargos criminales por el robo de un vehículo y asalto a un policía.Después de sus respectivos arrestos, ambos mostraron resultados positivos en el examen de sangre con la presencia de drogas y PCP.

Sean Spell, por su parte, fue arrestado después de su jubilación, en diciembre del 2016 después de una extensa investigación efectuada por el jefe de la Oficina del Fiscal de Connecticut y está acusado de asalto en tercer grado y disturbio a la paz en segundo grado.Este caso continúa activo en la Corte Superior de Justicia.

El ex policía se jubiló el 9 de agosto después de veinte años de servicios y recibe una pensión anual de $129,977 dólares pagada en cuotas de $10,831 dólares mensuales.

Como en la actualidad está jubilado, no recibió sanciones disciplinarias.

Lo actos de uso de fuerza excesiva son en la actualidad motivo de preocupación en los Estados Unidos y poco a poco se han establecido regulaciones para proteger a los sospechosos.En el seno de ciudades como Hartford con un alto nivel de delincuencia y tráfico de drogas, la labor de la policía no deja de ser riesgosa y el temor a situaciones límites, puede llevar a un uniformado o uniformada a perder la cordura y actuar de un modo descontrolado.

Hay también casos de individuos afectados por disturbios mentales como el reciente de un joven que amenazó a un policía con un cuchillo y fue ultimado de un balazo en el pecho por el uniformado. También existen situaciones de personas afectadas por el uso de drogas y con una conducta errática, que exigen de la policía más adiestramiento y apoyo logístico.

En el caso de Díaz y Pérez, ambos estaban bajo la influencia de drogas y habían robado un automóvil escapando a gran velocidad y poniendo en riesgo la vida de otras personas.La acción del oficial Spell pateando a Díaz en la cabeza cuando estaba ya esposado en el suelo pudo haber sido evitada si hubiesen intervenido otros policías, especialmente algún uniformado de origen hispano.Los golpes que le propinaron Spell y Colón parecieran ser una forma de castigo por parte de uniformados que tomaron la justicia en sus propias manos.

Por otra parte preocupa a la opinión pública la forma liberal en la que se vende licores en Hartford y el fácil acceso a peligrosas drogas que pueden tornar violentos o violentas a quienes las utilizan.

Está por verse los veredictos en los juicios de Pérez y Díaz, y el del ex policía Sean Spell.

103.5 FM - La Voz Radio

Clasificados

DEJAME ARTE, La Caricatura de Reinaldo

Siguenos

La Educación No Espera

La Educación de nuestros hijos no puede esperar. Ellos necesitan seguir aprendiendo: en la escuela, desde casa o de ambas formas.

El Departamento de Educación de CT está trabajando con cada distrito, para asegurar la salud y seguridad de estudiantes, maestros y personal de cada escuela.

Un mensaje del Departamento de Educación de Connecticut.

Te puede interesar Noticias Relacionadas

La Voz Hispana TV

Scroll to Top