En vivo LIVE

Publicidad

Columnistas

Felicia Delgado-Suárez no ha podido dormir en esa noche tormentosa…

Share on print
Print
Share on email
Email
Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on whatsapp
WhatsApp

Soñar no Cuesta Mucho …es gratis

 Felicia Delgado-Suárez no ha podido dormir en esa noche tormentosa cuando el viento y la lluvia fastidian la existencia de las hormigas y mariposas que compiten con las abejas para conseguir un refugio seguro en los aleros de los techos del municipio de Hartford.

Pero no son los truenos, los relámpagos, la posibilidad de una bancarrota en la ciudad, ni los embates de natura los que provocan el insomnio de Felicia.

En su mano deformada por la cruel artritis hay un papel que examina con atención. Es la extensa lista de medicamentos que tiene que comprar cada mes para mantenerse viva, debido a sus condiciones de salud pre-existentes, que incluyen el pecado original.

La hipertensión, depresión, apnea, el síndrome de las piernas bailarinas, hipertiroidismo, diabetes 1 (la mala), frecuentes cálculos renales, reflujo estomacal, constipación, y artritis son algunas de sus precondiciones que la obligan cada vez a ir a la farmacia y pagar más para satisfacer el apetito insaciable de las compañías farmacéuticas.¡Y la cosa se pondrá peor! dicen.

“¡Caray que estoy jodida!” reflexiona pensando en su magra pensión de maestra de Puerto Rico y unos chavos del seguro social que no sacan mucho de apuro.

“Es que es como si quisieran que una muriera pa’ rápido y nos cargan la mano con los ajustes del Medicare, las nuevas aseguradoras de la pillería, y los pagos deducibles,” dice hablando sola en su dormitorio.

En ese día tan aciago e infausto como un mantecado de cebolla cruda, no ha tenido el ánimo de disfrutar del capítulo número setenta y ocho de la telenovela “Tu Hermana Mayor es en Verdad tu Hermana,” ni el programa de entrevistas de Don Francisco que todavía aparece en el plasma.Ella prefiere Gato Encerrado con la doctora.

Para Felicia los costos crecientes en los pagos de las medicinas se han transformado en una prioridad de sobrevivencia y siente que le están robando los chavitos.

El martes, cuando el Trump botó como plasta a Comey, el jefe del FBI; se encontraba esperando que CVS le hiciera una rebaja en un medicamento para la hipertensión que de $10 dólares de pago deducible, ahora ha subido a la suma de 76 billetes.

“Tenemos una versión genérica que se llama Tranquilan XZ, pero debo informarle que hay una serie de consecuencias clínicas como lo son coágulos al cerebro, taquicardias, diarreas, y probables dificultades en el sistema renal.¡Para qué le hablo del hígado!” le ha dicho Antón el boticario con una sonrisa de compasión disimulada.

“¿Me podría vender doce tabletas del venenito?Es que el cheque me llega el 30,” dice Felicia sintiendo que la moral se le viene al suelo.

“Por ser usted hacemos una excepción,” dice Antón mirando la computadora.“Serán 17 dólares, pero acuérdese señora Felicia que debe mantener la dosis diaria porque si no, usted sabe…” le aconseja el soplapotes al que apodan el Omen, porque anticipa las desgracias.

Por allí por la Park le han dicho que en Canadá los medicamentos son mucho más baratos ya que el gobiernono está aliado con las compañías farmacéuticas y Felicia está dispuesta a darse el viajecitro a Montreal donde vive la amiga de una prima de su comadre que le ayudara con los trámites.

La cosa es que mientras cavila acerca del lio de las medicinas, han presionado el botón del timbre. No es algo que le agrade a Felicia ya que teme que sean las ánimas de sus hermanos, representantes de los Testigos, o Don Cleto que vende quenepas importadas de Santo Domingo y Agua Maravillosa para los problemas de ampollas de las manos y el insoportable picor en las nalgas.

Con precaucióny sin quitar la cadena, abre con cautela la puerta donde hay un letrerito que dice, “Los Ángeles me Protegen, Aleluya,” y se encuentra con los rostros sonrientes de una joven y otro señor que se parece a Ricky Martin a los 20 años y antes de casarse con Tony.

Ambos llevan colgado del cuello una tarjeta de identificación en las que aparecen sus fotos y el nombre de la compañía “Et Maintenant Co. LLC”

“Buenos días señoras. Soy Claire Noel Menalé y este es Monsieur La Mer.Nos hemos enterado que está teniendo dificultades para lidiar con los ridículos y elevados precios de los medicamentes.Deseamos primeramente saludarla a nombre de la Provincia de Quebec en Canadá, y ofrecerle un nuevo producto que ha lanzado al mercado la Farmacéutica Jean Pierre Le Chateau.¿Podríamos hablar?,” le pregunta con una sonrisa Claire.

“¿No son ustedes por casualidad esta gente haciendo propaganda política por lo de la bancarrota ni vendedores de camas anatómicas para promover el sexo de adultos mayores?” pregunta con cautela Felicia que ya ha sido estafada con esto de las colectas para pagar funerales y la venta del champú Cartridgeque es nada más que una porquería.

Finalmente, saca la cadena y les ha hecho pasar a la sala donde hay un enorme acuario con muchos peces que pululan felices o quizás ansiosos a través de falsos túneles submarinos, algas fatulas y arena ficticia, todo ello una imitación adulterada de la realidad que prima bajo el agua, pero sin los desperdicios como acontece con las aguas de las aburridas playas públicas de Connecticut.

Después de más presentaciones, Clara White ayuda en la traducción a Monsieur La Mer que no habla ni inglés ni español.

“Señora Felicia como le decíamos, nos enteramos de su problema acerca del exceso de medicamentos que debe tomar diariamente y pagar cada mes para permanecer en esta triste realidad denominada por algunos el Valle de la Desesperanza. Por esto nuestros laboratorios de la Farmacéutica Jean Pierre Le Chateau está ofreciendo un producto revolucionario…”

“No me hable de revoluciones que es lo que ofrecía el Trump y que hizo pillerías con Rusia y tiene cosas con la hija,” dice airada Felicia.

“Señora Felicia no se preocupe, para evitar la palabra revolución que se presta a malos entendidos; diremos unproducto innovador, renovado y que trasformará los servicios farmacéuticos para personas como usted.He aquí en este sobrecito de muestra una píldora que reúne en si todos los productos químicos y vegetales que usted necesita para continuar acompañándonos en esta senda espinosa donde se le trata de esquilmar de sus chavitos.He aquí la tableta La Lumiere individualizada que contiene en UNA a todas las pastillas que usted debe tomar diariamente además del set de vitaminas complementarias,” dice Claire con los ojos iluminados por el entusiasmo y la exaltación, semejante a la de los vendedores de automóviles “ya usados,” a una novia que va con el Príncipe Azul a su luna de miel.

“Espérese un poquito.¿Usted me está diciendo que yo deberé comprar y tomar solamente UNA tableta y que me debo olvidar del Eliquis 5 milígramos, el Lanzoprazole 30 milígramos, el Gabapensin 100 milígramos, la insulina y la Glucosamine Chondroitin entre todas esas cuestiones y que no tendré que preocuparme de si son dos o una al día y de ir a la farmacia cada vez para chequear?” pregunta Felicia cuya mirada muestra la incredulidad de los adultos mayores cuando escuchan las palabras “condiciones pre existentes, complicaciones severas o MRI.”

“Exactamente, exactamente,” dice Claire y Monsieur La Mer repite “oui, oui.”

“Hummmm , ¿pero cuánto cuesta la pildorita? inquiere con desconfianza Felicia que recuerda la rifa floja y la pirámide.

“Bueno, cada píldora cuesta un dólar y para 90 días serian 90 ya que 90 x 1 son 90 billetes,”

Replica Claire.

“¡Coño!” dice Felicia disculpándose por el exabrupto que ahora se usa hasta en las escuelas.

“Pero eso no es todo Felicia, las primeras 90 son gratis y después las traerá el correo exactamente cuando las necesite.Lo único que requerimos y usted perdone, es una prescripción oficial de sus médicos para oficializar el cambio y el referido de una persona a la cual usted quiera recomendar nuestro producto, sea una comadre, prima o la vecina,” dice la graciosa Claire que ya ha sacado los papeles para el contrato y un sobre con la dirección de la compañía para que Felicia envíe pa’ rápido las recetas a Montreal.¡Ah! y no necesita de sellos postales ya que están incluidos en el sobre.

Después de las firmas y datos de rutina, los visitantes se van dejándole a Felicia las 90 milagrosas píldoras Lumiere que tomará una al día olvidándose de las otras, incluidas las del estreñimiento y las migrañas.

Su gato Caifás se ha despertado y cada vez que tiene hambre le pasa a su ama Felicia la cola por el rostro a lo que su dueña siempre responde con la expresión, “¡gato re condenado!”Se había quedado dormida en el sofá de la sala y el mini felino también llamado “tigre de salón” la había despertado de ese hermoso sueño.

Convencida de que el ser humano puede re continuar con un sueño que le agrade, Felicia se acomodó y repitió la palabra Lumiere para ver si el hermoso en ensueño regresaba.¡UNA sola tableta que contenía TODOS sus medicamentos y a un peso por día! Wowwwwwwwwww.

Es que los sueños, sueños son…

103.5 FM - La Voz Radio

DEJAME ARTE, La Caricatura de Reinaldo

Siguenos

La Educación No Espera

La Educación de nuestros hijos no puede esperar. Ellos necesitan seguir aprendiendo: en la escuela, desde casa o de ambas formas.

El Departamento de Educación de CT está trabajando con cada distrito, para asegurar la salud y seguridad de estudiantes, maestros y personal de cada escuela.

Un mensaje del Departamento de Educación de Connecticut.

Te puede interesar Noticias Relacionadas

La Voz Hispana TV

Scroll to Top