En vivo LIVE

Publicidad

Columnistas

La Prontitud de la Oportunidad Ganada, por Caroline Soto

Share on print
Print
Share on email
Email
Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on whatsapp
WhatsApp

En este último tiempo hemos estado escuchando una y otra vez, ya inclusive como una frase trillada, “hay que saber aprovechar una oportunidad, las oportunidades sólo se presentan una vez en la vida”

Y sí es cierto, hay que saber aprovechar las oportunidades pero sabemos distinguir entre lo que es una oportunidad o un desacierto por querer tomar todo lo que se nos presenta de frente. Esa es una gran pregunta…

Hice una encuesta rápida en mi página de Facebook.com/carolinesotomartinez, que te invito a visitar, para saber la opinión general sobre este aspecto. Las respuestas fueron bien variadas y algunas hasta me dejaron pensando.

La pregunta fue:

¿Cuál es el costo de una oportunidad perdida? 

Respuestas: Dinero, aprendizaje, arrepentimiento, vida, tiempo, desarrollo, crecimiento, experiencias, riesgo, estupidez, lágrimas y retroceso  entre muchas otras. Una que me llamó mucho la atención, fue la frase que escribió Margie Báez desde Puerto Rico: “El sentimiento del vacío”. También Lesbia desde Puerto Rico me comentó: “La satisfacción perdida en lo que tienes de frente”. Respuestas profundas.

¿Qué es el costo de una oportunidad perdida? ¿Cómo se calcula?

El costo de oportunidad consiste en que cuando elegimos una entre varias alternativas disponibles, tenemos un costo que se traduce en riesgo calculado por haber desechado todas las demás o algunas que se nos presentaron simultáneamente. Nunca tenemos la certeza, de que en realidad, se desarrollará como queremos y pensamos. Y que esa oportunidad que elegimos, fuera la mejor.

Coincidimos en que una oportunidad dura poco, nos obliga a decidir y cuando la dejamos pasar, es prácticamente imposible que vuelva a presentarse.

La decisión drástica de Bill Gates abandonar la universidad en 1975. 

Es un ejemplo del concepto de costo de oportunidad. Gates era hijo de un famoso abogado y una profesora universitaria, por lo que la presión por terminar la universidad y obtener un título estaba latente todo el tiempo. En su biografía nos da una idea de todo esto:

 “Durante mi primer año, instituí una política deliberada de saltarme la mayoría de las clases para después estudiar febrilmente al final del curso”,  ¿Y qué hacía durante su tiempo libre? “Llené mis horas de ocio con una buena cantidad de póquer”.

Tomar la decisión de abandonar los estudios en la adolescencia eso se llama tener claro el costo de oportunidad y saber evaluar las alternativas. Qué conste, no esto incitando a nadie hacerlo. Por el contrario creo fielmente en la educación en todas sus modalidades.

Un estudio realizado por Shane Frederick y Nathan Novemsky, ambos profesores asociados de mercadeo en la “Yale School of Management” nos dice que las personas nunca llegan a entender en su totalidad cuanto les cuesta dejar pasar una oportunidad, visto mucho más allá que en dólares y centavos. No pueden considerar explícitamente los bienes externos. Por lo regular, limitan sus decisiones a lo que tienen de frente y descuidan la información relevante implícita.

¡Cuánto afecta el estado anímico al momento de identificar oportunidades!

“Hay que ser más cautelosos, ya que antes podíamos ver todas las oportunidades y ahora tenemos que ver nada más las oportunidades que sean extraordinarias, para que, cuando entremos en el período más recesivo, sean buenas oportunidades”, Gustavo Tomé Empresario y emprendedor mexicano caracterizado por ser un colector de oportunidades.

Y es el punto con el que quiero concluir este artículo. Vendrán a nuestra consideración muchas oportunidades de crecimiento profesional. No todas van a estar alineadas a nuestro propósito de vida. Muchas veces por nuestro estado anímico titubeamos en  aceptarla o no. Tal vez la situación económica sea apremiante y optemos por ”algo” que no esté alineado a nuestros valores o fundamento. Esto nos retrasa, aun cuando sean buenas oportunidades. Nuestra mente y corazón deben de estar en sintonía para que esa oportunidad nos lleve a resultados extraordinarios. Esa es la clave. Nos evitará perder tiempo en aquellas cosas que son triviales para ir tras las oportunidades excepcionales.

Ahora te toca a ti, cuéntame…¿Has dejado pasar oportunidades grandiosas por ir tras oportunidades que no están alineadas a tu visión?

Deja un comentario y cuéntame cómo te puedo ayudar. ¡Si te pareció útil te invito a que la compartas! Suscríbete a mi página www.carolinesoto.com para que nos mantengamos comunicados y así podamos continuar desarrollando Tu IQ Empresarial.

103.5 FM - La Voz Radio

Clasificados

DEJAME ARTE, La Caricatura de Reinaldo

Siguenos

La Educación No Espera

La Educación de nuestros hijos no puede esperar. Ellos necesitan seguir aprendiendo: en la escuela, desde casa o de ambas formas.

El Departamento de Educación de CT está trabajando con cada distrito, para asegurar la salud y seguridad de estudiantes, maestros y personal de cada escuela.

Un mensaje del Departamento de Educación de Connecticut.

Te puede interesar Noticias Relacionadas

La Voz Hispana TV

Scroll to Top