En vivo LIVE

Publicidad

Columnistas

¿Se irá poco a poco o rápidamente la compañía de Seguros AETNA?

Share on print
Print
Share on email
Email
Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on whatsapp
WhatsApp

HARTFORD.- Connecticut está en el proceso de recibir otra mala noticia y esto no tiene que ver con el lío del presupuesto y el déficit endémico de la Capital del Estado ya que lo que se temía está sucediendo rápidamente.Aunque no hay versiones oficiales de parte los altos ejecutivos de Aetna que con las compañías “Hartford” y “Travelers,” le dieron a nuestra ciudad el ambicioso nombre de “Hartford la Capital de los Seguros del Mundo,” la primera de estos gigantes de los seguros iniciaría su partida hacia otros lares.

Este pasado miércoles el alcalde Luke Bronin en una sombría conferencia de prensa efectuada en el municipio, anunció que los rumores podrían hacerse una realidad:la Aetna está iniciando el proceso de relocalizar sus cuarteles generales y el segmento superior de sus ejecutivos encabezados por su presidente y CEO Mark Bertolini, en la ciudad de Boston, capital de Massachusetts.

De acuerdo a lo que se sabe, el segmento superior de la dirección ejecutiva se mudaría a un nuevo cuartel general para que el que la compañía ha adquirido un terreno de 400,000 pies cuadrados ubicados en el exclusivo Seaport Distric de esta ciudad con vista al mar.

Como todo se sabe aunque las reuniones secretas de Bertolini y los ejecutivos se llevan a cabo en las amplias e inaccesibles terrazas del edificio de la compañía localizado en la avenida Farmington de Hartford; los rumores que han circulado desde hace años, llevaron al gobernador Dan Malloy a enviar una carta a Bertolini el pasado seis de marzo instándolo a dialogar y ofreciendo un paquete de facilidades que incluyen cuestiones relacionadas con los impuestos, entre otros ofrecimientos.

Lamentablemente y representando una mala señal y poca apertura para un diálogo político financiero, Bertolini no respondió lo cual llevó al gobernador a enviar una segunda carta fechada el 15 de mayo instando a los ejecutivos a reunirse y hablar.Tampoco hubo respuesta ni tampoco la tuvieron los emisarios enviados por el alcalde Luke Bronin para quien la noticia de una muy posible partida de la Aetna se agrega al balance negativo de la cosa financiera de la ciudad.

Para Dan Malloy la posible emigración sin regreso de una parte importante de la compañía es como una pesadilla que se repite ya que la partida de la compañía General Electric fue un duro revés en su intento de mantener a estas corporaciones en el estado.

Ahora el intercambio de mensajes algunos de ellos crípticos y que hablan de frustración; dejan ver que las razones de la emigración de la Aetna estarían ocasionada por los vaivenes financieros de Connecticut y los problemas que enfrenta la ciudad de Hartford donde la palabra “bancarrota” se ha tornado parte del léxico político común.

Bertolini y la plana mayor del gigante de los seguros buscan ambientes menos ambivalentes en lo financiero que pueda atraer talentos jóvenes y una región más favorable a los negocios.A esto el alcalde Bronin respondió en la conferencia de prensa que todo eso está en Hartford y en nuestro Estado, pero ya la suerte parece estar echada.

Como consuelo, se sabe que la mayoría de los 5,800 empleados que ocupan el gigantesco edificio de la avenida Farmington se quedarían, pero que el tope cerebral de Aetna y su bandera se mudarían a Boston.

El alcalde dejo entrever este pasado miércoles su preocupación de que nuestra ciudad tenga que estar “dependiendo de los pueblos de los suburbios para sobrevivir a la crisis,” en un discurso que se ha repetido desde que asumió la alcaldía anunciando que las cosas en Hartford están malas y que podrían seguir peor enfrentando un déficit financiero que se puede elevar a 50 millones de dólares.

Connecticut por su parte no luce mejor con un pronóstico de déficit presupuestario de dos billones.

Las tres compañías gigantes con base en la Capital, es decir “Hartford,” “Travelers,” “Aetna,” han hecho sin embargo un compromiso de mantener un nivel de impuestos pagados a Hartford de 50 millones de dólares anuales para los próximos 5 años y esto continuaría, pero ¿quién asegura que las otras dos gigantes de los seguros no sigan la misma ruta que ha trazado Bertolini?

Por ahora Aetna paga ocho millones al año en impuestos a Hartford lo que indudablemente ayuda al magro presupuesto de la ciudad cuyos impuestos a la propiedad solamente cubren el 50% del territorio de la capital del Estado, sede del gobierno estatal y de la Legislatura.

La resolución final acerca de la relocalización de la planta ejecutiva y los cuartes generales de la compañía se sabría tan pronto como a comienzos de este verano es decir en tres o cuatro semanas más y a pesar de que Dan Malloy ha intentado buscar un terreno fértil para el dialogo, Bertolini el CEO y Presidente de la aseguradora parece no estar interesado en absoluto.

“Bertolini ya no quiere estar en Hartford,” es la conclusión de una serie de rumores que poco a poco se han ido confirmando en la misma forma de lo acaecido con la General Electric es decir, poco a poco.

La existencia de la actual Aetna se inicia en el año 1819 y su nombre se origina en el monte Etna en Italia que estaba en plena erupción.Como esto tenía que ver con calamidades e incendios, fue un buen ardid publicitario para recordarle a granjeros y dueños de propiedades que no era mala idea asegurarse en contra de siniestros provocados por los sistemas de calefacción invernal.

El 28 de mayo de 1853 hay una separación dentro de la compañía original y de allí nació oficialmente la Aetna Life Insurance Company siendo su primer presidente Eliphalet Bulkeley.Desde ese tiempo los clientes de la compañía han aumentado al igual que la población de Connecticut y sus negocios se han extendido a otros países incluido Chile en el extremo sur de Sudamérica.

“Este gigante de los seguros durante los años 1853 y 1860 convenció a los dueños de esclavos a adquirir seguros de vida para ellos y los negros cruelmente importados desde Africa y de los que se decía que no tenían alma,” dijo Deadria Farmer-Paellman del “Restitution Study Group” que intenta buscar compensaciones para los descendientes de aquellos esclavos que serían liberados después de la guerra civil pero hostigados por el KKK después que los confederados perdieron la guerra.

Los ejecutivos de la compañía se excusaron por este siniestro negocio desenterrado desde el pasado desde el closet de los esqueletos.

Las ganancias de la compañía no son pocas ya que en el 2013 lograron 47.19 billones de dólares y sus asegurados ascendían a 12.1 millones con seguro médico, 14.3 millones con seguro dental, y 15.3 millones con seguro farmacéutico.Recientemente y aún bajo la presidencia del presidente Obama, la Aetna anunciaba su separación del programa Obamacare que perjudicaría a millones de asegurados.

La noticia de esta emigración parcial ha tenido reacciones de parte de residentes y empleados.

“El sistema CTFast Track tiene su estación de partida y llegada a escasa distancia del edificio de la Aetna favoreciendo el transporte de sus empleados desde pueblos aledaños tales como la ciudad de New Britain y West Hartford,” dijo Charles Cornier, vecino del sector donde está el edificio principal de la compañía.

 Dependiendo de donde provengan las preocupaciones se acentúa una crítica velada a la fase de deterioro que viven algunos barrios de Hartford, entre ellos la avenida Farmington donde se ha incrementado el tráfico de drogas, asaltos y la presencia de desempleados en las calles.

Nelson “Oz” Griebel de la organización Metro Hartford Alliance ha dicho que la frustración de los ejecutivos de la Aetna es entendible, mientras que Matt Ritter, líder de la mayoría demócrata en el Capitolio ha dicho haciéndose eco de Joe Aresimowicz, speaker de la Asamblea, que aún esperan una posible solución a este reto que vive Connecticut.

Por otra parte, líderes de organizaciones, iglesias y agencias del área aledaña al gigantesco edificio han dicho que la presencia de la Aetna en la ciudad capital constituye una garantía de mantención y supervivencia del vecindario en el que hay iglesias históricas, agencias de arte y lugares llenos de historia, incluida la casa de Mark Twain, hospitales, y condominios en los que habitan profesionales y personas de la tercera edad.

En el marco global en que las ciudades y estado se encuentrancon la nueva administración republicana en Washington; el “abandono de ciudades que no votaron por el en la pasada elección presidencial” anunciado por Donald Trump o que se han declarado ciudades santuarios para inmigrantes indocumentados, da argumentos a los sectores más recalcitrantemente conservadores que culpan a inmigrantes y los servicios sociales que proporciona Connecticut como la razón de la crisis presupuestaria.

Te puede interesar Noticias Relacionadas

La Voz Hispana TV

Scroll to Top