En vivo LIVE

Publicidad

Columnistas

De repente todo cambia, por Liliana D. González

Share on print
Print
Share on email
Email
Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on whatsapp
WhatsApp

Duerme a la orilla del camino, a las afueras del pueblo. Al parecer, alguien lo soltó ahí, como quien lanza una pesada carga imposible de llevar. Es ciego, no se sabe si lo es de nacimiento o algún accidente lo dejó en la total oscuridad, lo cierto es que Bartimeo mendiga para subsistir. Sus días transcurren sin cambio alguno, para él siempre es de noche; ha aprendido a orientarse mediante los sonidos y las múltiples voces a su alrededor. Timeo, por ser pobre y viejo, no puede hacerse cargo de él, así que solicitó a las autoridades romanas un permiso para que su hijo mendigue por las calles de Jericó. Pocos invidentes cuentan con esa autorización, la cual consiste en una capa que debe llevar como sobretodo el desventurado Bartimeo.

¿Has oído hablar de los “de repente” de Dios? Parecía un día común y corriente para el ciego de Jericó. Como siempre, se hallaba sentado junto al camino pidiendo comida y dinero para subsistir. No obstante, algo sobrenatural estaba por suceder y con tal magnitud que sería registrado en la historia. Aquel menesteroso —dice la Biblia— oyó a una muchedumbre pasar cerca de él, iba detrás de Jesús, el Nazareno, cuya fama se había difundido por toda Siria; originando un mover de gente desde Galilea, Decápolis, Jerusalén, Judea, hasta el otro lado del Jordán; le llevaban enfermos, endemoniados, epilépticos, paralíticos; y Él los sanaba (Mateo 4:24).

Era una oportunidad única para Bartimeo y no estaba dispuesto a dejarla pasar (el mísero hombre nos da una lección de fe digna de imitar), como nadie quería conducirlo hasta el Mesías, gritó a todo pulmón: «¡Jesús, Hijo de David, ten misericordia de mí!». ¿Percibes la desesperación de ese hombre al saberse tan cerca del Sanador?, por eso insistió hasta desgañitarse: «¡Jesús, Hijo de David, ten misericordia de mí!». La gente molesta por sus gritos lo reprendió: «¡Cállate, ciego!, ¡Jesús no te escucha!, ¡no insistas!». Sordo ante las voces demoledoras de fe, clamó con más fuerza: «¡Hijo de David, ten misericordia de mí!», hasta que Jesús se detuvo y lo mandó a llamar (Marcos 10:49).

¿Nuestro buen Pastor no lo vio al pasar? ¡Imposible! Para Cristo nadie pasa inadvertido y menos alguien enfermo y rechazado, mas su plan era dejar testimonio eterno de que todo aquel que está necesitado de un milagro debe hacer su parte, la que agrada a Dios, nos saca de la condición de penumbra espiritual y nos dirige a su luz: ¡la fe! “En realidad, sin fe es imposible agradar a Dios, ya que cualquiera que se acerca a Dios tiene que creer que él existe y que recompensa a quienes lo buscan” (Hebreos 11:6 NVI).

Uno de los discípulos fue en busca de Bartimeo, y es aquí donde ocurre la mayor manifestación de fe de esta historia. Las Sagradas Escrituras dicen textualmente: “El ciego arrojó su capa, y dando un salto se acercó a Jesús” (Marcos 10:50 DHH). ¿Lo notaste?, precisaba de la capa para pedir limosnas en las calles, sin embargo, no dudó ni por un segundo en que jamás volvería a necesitarla. ¡¡¡La soltó!!! Soltar significa descargar el problema en las manos de Dios.

La capa simbolizaba sus cargas: ceguera, miseria, rechazo, abandono y la palabra imposible. La confianza en Jesucristo lo hizo libre. Su clamor pasó por encima de los incrédulos (que pueden ser nuestros familiares y/o amigos), nada lo detuvo, desgarró su garganta (el recurso con el que contaba) para cambiar su condición y glorificar el “de repente” de Dios. Una vez sano, dejó de estar junto al camino y entró al camino, a la verdad, y a la vida. Todo cambia cuando la fe vence los obstáculos. ¡Nada hay imposible para el que cree!

103.5 FM - La Voz Radio

DEJAME ARTE, La Caricatura de Reinaldo

Siguenos

La Educación No Espera

La Educación de nuestros hijos no puede esperar. Ellos necesitan seguir aprendiendo: en la escuela, desde casa o de ambas formas.

El Departamento de Educación de CT está trabajando con cada distrito, para asegurar la salud y seguridad de estudiantes, maestros y personal de cada escuela.

Un mensaje del Departamento de Educación de Connecticut.

Te puede interesar Noticias Relacionadas

La Voz Hispana TV

Scroll to Top