En vivo LIVE

Publicidad

Columnistas

Aún existe la segregación y la discriminacion en el Sistema Escolar de Hartford

Share on print
Print
Share on email
Email
Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on whatsapp
WhatsApp

Hace 30 años, Hartford se caracterizaba por la existencia de tres tipos de escuelas: una para estudiantes de la raza negra, otra para los estudiantes puertorriqueños, y finalmente una para los niños de la raza blanca.

Esta realidad escolar correspondía a la división racial de la ciudad con un sector Norte donde habitaba y habita la población negra, un sector central donde viven los puertorriqueños; y las áreas sur y oeste de la ciudad en la que se asentaban las familias de la raza blanca.

Esta realidad demográfica proveniente de una ciudad segregada, se proyectaba a la matrícula en escuelas elementales, intermedias y superiores.Así, y a modo de ejemplo, la escuela superior Weaver en el Norte de Hartford acogía a los estudiantes de raza negra y a algunos puertorriqueños; la escuela Superior de Hartford a estudiantes latinos y blancos; y finalmente la escuela Bulkeley, a una población de estudiantes de la raza blanca, algunos latinos y pocos jóvenes afroamericanos.

Como esto era y es inaceptable desde el punto de vista de las leyes acerca de los derechos civiles que aseguran una educación igualitaria, hace un cuarto de siglo se entabló una demanda en contra del gobernador demócrata Mr. O’Neill por parte de padres que sentían que sus hijos eran discriminados y vivían en un sistema sin integración racial, hecho considerado inconstitucional.

Una de los principales acuerdos que resultó de esta demanda; fue la imperiosa necesidad de desegregación que se implementó con la creación de escuelas magnetos destinadas “a atraer estudiantes de la raza blanca de Greater Hartford y los suburbios’ a establecimientos escolares con especialidades académicas, más recursos pedagógicos, maestros expertos en el tema de la escuela, y edificios modernos.

De este modo se crearon como resultado de la demanda presentada en 1989 escuelas Magnet enfocadas en los estudios ambientales, otra en estudios clásicos, en la sociedad microeconómica, y en ingeniería entre otras.

Así se cumplía el veredicto de la Corte Suprema de Connecticut que en 1996 declaró al sistema escolar de Hartford como “inconstitucionalmente segregado.”

Sin embargo y en la actualidad a raíz del término del acuerdo; la abogada Martha Stone que representa a los demandantes en el caso Sheff versus O’Neill afirmó delante del Juez Marshall K. Berger que el plan actual del Estado de Connecticut está “destruyendo los esfuerzos de desegregación que se han desarrollado e implementados a través de sucesivas negociaciones desde 1996.”

De acuerdo a estos acuerdos una escuela magneto no cumplirá los requisitos de integración si es queun 75% de la población estudiantil no son negros o latinos.

Sin embargo con la disminución de estudiantes blancos o asiáticos que solicitan matricula en estas escuelas, se ha establecido un sistema de lotería que ayuda aumentar las solicitudes de estudiantes blancos de los suburbios.En algunos casos algunas autoridades de estas escuelas “integradas,” para optimizar estas solicitudes de matrículas, han preferido dejar vacantes los cupos en éstas, ates que admitir a estudiantes minoritarios.

Como decíamos, el actual acuerdo de desegregación terminará a fines de este mes de junio y algunos abogados están planteando aumentar la matrícula de jóvenes y niños minoritarios desde un 75% al 80% lo que evitaría cupos vacantes y mejoraría las oportunidades de jóvenes postulantes de Hartford que llenan cada año las listas de espera.

Sin embargo, y en medio de la compleja retórica de los juristas que muchas veces más complican que aclaran el punto principal de acabar con la segregación en los establecimientos educacionales; los abogados del Estado están diciendo que el aumento de aceptación de niños de Hartford desde un 75% a un 80% hace “menos aceptable” para las familias blancas y asiáticas enviar a sus hijos a las escuelas magneto de Hartford.

Nuevamente, los abogados y quienes administran las 17 escuelas magnetos que integran distintos distritos educacionales, están mirando mucho más la conveniencia de las familias blancas o asiáticas que lo que necesitan los niños y jóvenes negros o latinos de la ciudad.

Tim Sullivan, actual superintendente de la poderosa Capitol Region Education Council que ha florecido financieramente administrando 17 escuelas magnetos interdistritales y el sistema de transportación para sus estudiantes; ha sido claro y transparente en oponerse al aumento de un 80% de cupos para niños de Hartford ya que según él, no serían atractivas para “las familias blancas o asiáticas” de los suburbios. Claro, esta población estudiantil suburbana y de las razas blancas o asiáticas, son más importante que los niños y jóvenes de la ciudad capital.

Sullivan dice que con más ayuda del Estado podrían ofrecer cupo para 1,000 estudiantes, siempre y cuando se mantenga el porcentaje de un 75% de niños de Hartford, en su mayoría minoritario.

De 6,000 estudiantes de Hartford que solicitan cada año matricula en escuelas magneto, 3,700 deben permanecer en listas de espera.

Como conclusión final, esta visión que favorece a los niños blancos y asiáticos provenientes de los suburbios para que asistan a las 42 escuelas magneto de la región, por otra discriminatoria sobre los niños de Hartford continua prevaleciendo; mientras que miles de estudiantes continúan segregados en las escuelas de la comunidad o en las “Academias,” a las que muchos califican como un engaño ya que no cuentan con recursos y en varios casos, ni siquiera con aire acondicionado en verano o con ambientes infectados con polvo y bacterias.

Nuevamente, ésta es una lucha racial.

VEA MAS CLASIFICADOS

LA CARICATURA DE REINALDO

LA VOZ HISPANA RADIO - WNHH 103.5 FM

Te puede interesar Noticias Relacionadas

La Voz Hispana TV

Scroll to Top