En vivo LIVE

Publicidad

Columnistas

“Diálogos de los Muertos”, por Waldemar Gracia

Share on print
Print
Share on email
Email
Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on whatsapp
WhatsApp

En la Antigua Grecia existía la preocupación por la vida después de la muerte. Un tanto diferente a nosotros; ellos no creían en el cielo o el infierno. Por el contrario, la vida era una preparatoria para vivir en el más allá. En el Hades se daban toda clase de dinámicas; algunas tristes; otras jocosas y otras increíbles. Mi amigo Paco encontró unos diálogos inéditos que narran algunas de las situaciones encontradas en el Hades. Personajes de gran relieve como Plutón; Menipo; Zenofantes y otros participan de estos discursos con una gran enseñanza. Estos escritos se han preservado a través de los siglos y por los últimos 30 años han estado en custodia de mi amigo Paco. Veamos lo que descubrimos en estos documentos de dominio público:

Plutón contra Menipo

CRESO.- ¡Oh Dios Plutón!, ya no soportamos más tener al cínico de Menipo de vecino. Así que lo cambias de domicilio o nos trasladamos nosotros a otro lugar.

PLUTÓN.- Decidme en qué os perjudica, pues está muerto como vosotros.

CRESO.- Se burla y nos insulta cada vez que nosotros nos lamentamos y lloramos echando de menos la vida anterior en la tierra. Midas, se acuerda del oro; Sardanápalo, de los grandes lujos, y yo, Creso, de mis tesoros ahora perdidos, se ríe y nos ultraja sin cesar, llamándonos esclavos y basura, llegando incluso a veces a turbar con su canto nuestros gemidos. En resumen, se nos hace bastante molesto.

PLUTÓN.- ¿Es verdad lo que dicen, Menipo?

MENIPO.- No mienten, Plutón. Sufren un castigo por su vileza y mezquindad, les odio. No han tenido suficiente con haber tenido una vida miserable y ruin arriba en la Tierra, ahora incluso, estando muertos, constantemente recuerdan las cosas de allí e intentan recuperarlas de algún modo. Por todo ello me place tanto su sufrimiento.

PLUTÓN.- Pues no deberías hacerlo. Les deben faltar grandes bienes si realmente están tan apenados.

MENIPO.- Entonces Plutón, ¿tú también defiendes sus necedades y suspiros?

PLUTÓN.- No, claro que no, pero creo que no es necesaria tanta riña.

MENIPO.- Pues os aviso a vosotros, que sois lo peor de los lidios, frigios y asirios, que os seguiré con mi obra a cualquier lugar donde vayáis, molestándoos con mis cantos y burlas.

CRESO.- Esto sería una insolencia.

MENIPO.- Te equivocas. Vuestros actos sí que eran insolentes, exigiendo que os adoraran, humillando a hombres libres sin acordaros para nada de la muerte. Por esta razón ahora vais a ser privados de todo aquello llorando sin cesar.

CRESO.- En realidad, ¡oh dioses!, de muchas y grandes riquezas.

MIDAS.- Y yo, ¡de todo mi oro!

SARDANAPALO.- ¡Sin todo el lujo, no!

MENIPO.- ¡Bravo!, seguid así, lo hacéis muy bien. Lamentaos mientras yo canturreo sin parar mi estribillo conócete a ti mismo (5), pues creo que es digno de vuestros lamentos.

Zenofantes y Calidemides

ZENOFANTES.- ¿Cómo fue tu muerte, Calidemides? Ya debes saber que yo fallecí atragantado, por comer más de la cuenta, mientras era parásito de Dinias. Tú fuiste testigo de mi muerte.

CALIDEMIDES.- Sí que lo fui, Zenofantes. El mío fue un caso realmente raro. Seguramente conoces al anciano Pteodoro, ¿verdad?

ZENOFANTES.- ¿Aquél tan rico y sin hijos con el que pasabas todo el tiempo?

CALIDEMIDES.- Precisamente a ese cuidaba yo con gran esmero y dedicación, pues había prometido hacerme heredero suyo. Pero, como la cosa se iba alargando demasiado y el viejo tenía más años que Titono, (8) ideé un plan para poder gozar antes de su herencia: compré veneno y convencí al copero para que, cuando Pteodoro estuviese sediento -suele tomar bastante vino y del bueno-, echase mi fórmula en su copa; aceptó mi propuesta a cambio de su libertad.

ZENOFANTES.- Entonces, ¿qué sucedió? Me da la impresión de que lo que dirás va a sorprenderme.

CALIDEMIDES.- Pues verás: después de tomar un baño, fuimos a la mesa, donde se encontraban ya las dos copas preparadas por el joven copero, una era para Pteodoro, la cual contenía veneno y la otra para mí, pero no sé cómo, se equivocó y me dio a mí la copa con el veneno. Así que, mientras él bebía tranquilamente, yo caía al suelo muerto. ¿Y ahora, por qué te ríes, Zenofantes? Está muy mal burlarse de un amigo.

ZENOFANTES.- Es que tu historia me parece muy divertida, Calidemides. ¿Y cuál fue la reacción del viejo?

CALIDEMIDES.- Al principio se sorprendió al verme caer al suelo. Pero, enseguida se percató de lo ocurrido, y también él rió mucho, pensando en el penoso error del copero.

ZENOFANTES.- Fue muy arriesgado coger ese atajo. Por el camino normal, habrías llegado a gozar de su herencia, de forma más lenta pero segura.

Menipo y Tántalo

MENIPO.- ¿Y esas lágrimas, Tántalo? ¿Por qué lloras, aquí solo junto al lago?

TÁNTALO.- Porque estoy muerto de sed, Menipo.

MENIPO.- ¿Y eres tan perezoso como para no agacharte a beber, o recoger el agua con el hueco de la mano?, ¡por Zeus!

TÁNTALO.- No serviría de nada; pues el agua sale huyendo al acercarme. Y si alguna vez consigo atraparla y llevarla a mi boca, sólo llego a humedecer mis labios, pues se escapa, no sé como, por entre mis dedos, y deja mi mano seca de nuevo.

MENIPO.- Es sorprendente, Tántalo. Pero, dime: ¿cómo es que tienes necesidad de beber? Te lo pregunto, pues no tienes cuerpo, sé que está enterrado cerca de Lidia. Él, sí que entiendo que pudiera tener hambre y sed, pero tú, el alma, ¿cómo puede ser?

TÁNTALO.- De eso se trata precisamente el castigo, de que el alma necesite beber como si fuese cuerpo.

MENIPO.- Si tú lo dices, lo creemos. Y entonces, ¿qué mal puede pasarte? ¿Puedes morir de sed? Pues después de este infierno, yo no veo que exista ningún otro.

ANTALO.- Dices mucha verdad. Pero esto es parte de la condena; el ansia por beber, sin tener ninguna necesidad.

MENIPO.- Tántalo, tú no estás bien de la cabeza, lo que necesitas beber es eléboro (39) puro, ¡por Zeus!, tu caso es el contrario al de los mordidos por perros rabiosos: el agua no es lo que te horroriza, sino la sed.

TÁNTALO.- Ni siquiera rehuso beber el eléboro, Menipo. ¡Ojalá pudiera conseguirlo!

MENIPO.- Anímate, Tántalo; ni tú ni ningún otro muerto beberá. Es imposible. Claro que los demás no sufren, como tú, la condena de tener sed de un agua que no les llega nunca.

103.5 FM - La Voz Radio

DEJAME ARTE, La Caricatura de Reinaldo

Siguenos

La Educación No Espera

La Educación de nuestros hijos no puede esperar. Ellos necesitan seguir aprendiendo: en la escuela, desde casa o de ambas formas.

El Departamento de Educación de CT está trabajando con cada distrito, para asegurar la salud y seguridad de estudiantes, maestros y personal de cada escuela.

Un mensaje del Departamento de Educación de Connecticut.

Te puede interesar Noticias Relacionadas

La Voz Hispana TV

Scroll to Top