En vivo LIVE

Publicidad

Columnistas

“Mi hijo quiere ser astronauta, huyyyy” por La Tia Julia

Share on print
Print
Share on email
Email
Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on whatsapp
WhatsApp

Titi Julia, ¡Como pasa el tiempo! y digo esto porque ayer me descubrí muchas canas en mi cabellera que fue en el pasado hermosa y sedosa.Hoy la tengo más áspera que lengua de gato y ya ni me dan ganas de ir a la biutician de la Park que me hace la permanente.Mi marido me dijo que si yo estaba a disgusto con mi pelo, usara una peluca y por eso lo tengo castigado durmiendo en la sala con el perro.

Resulta tía que tengo tres hijos de los cuales el mayor se fue pa’l ejército para ver si es cierto que le pagarán el colegio universitario porque quiere dedicarse a los negocios como el presidente Trump quien “usa de un modo inteligente las leyes para no pagar impuestos” y hacer negocios tales como llevar a cabo actos y banquetes oficiales en sus propios restaurantes y casinos de Florida y después le manda el bill al gobierno.

El segundo de los muchachos se llama Manuel y no me salió bueno para los estudios ya que no le gusta leer ni los muñequitos del periódico.Ahora desea ser atleta y me pidió que le comprara una bicicleta porque desea participar en las Olimpiadas representando a Puerto Rico.

Ahora bien, el menor es un caso raro porque le gustan las historias de ciencia ficción y para darle más emoción se mete unos cigarrillos de esos que botan un humo con mal olor.¿Usted me entiende? Ahora que está tomando unos cursos de ciencias en el colegio de la comunidad, me dijo que quería ser astronauta y quiere escribirle a la NASA para que le consideren en una futura expedición a Marte o Júpiter.

Yo le he dicho que una cosa es volar en un viaje espacial y la otra volar con los cigarritos esos que huelen a diablo.Ahora le ha dado por irse con los amigos y la novia a unos campos por allá por Avon para mirar el universo con un telescopio que compraron muy barato y parece que es robado.Me han contado que se dan unas voladas impresionantes con el humito y cuando llega a casa lo que hace es tomar mucha agua.

Tía, me gusta que este nene tenga ambiciones, pero creo que para ser astronauta hay que estudiar mucho demasiado y no es cosa que le metan a uno en un recipiente y lo manden pa’l espacio, huyyyy.Le he comprado a este manganzón, revistas que muestran lo que es ser astronauta, los viajes espaciales y también me acordé de un chinito que estudió en Hartford y se convirtió en astronauta.Mi mai estudió con él y nos dice que era muy tranquilo y estudioso, pero que no iba a fiestas.Dice que la mai del chinito era de Puerto Rico.

Mi esposo que es sangri gordo dice que este nene menor a quien apodamos con cariño Teto, no va pa’ ningún lado y que yo lo añoñé mucho y por eso salió con las malas costumbres.Lo que pasa tía es que muchos hombres no hacen nada por los nenes y somos nosotras las madres las que tenemos que ir a las reuniones en la escuela y dar la cara.

Quizás lo regaloneé mucho porque era el más chiquito y todavía es bien chiquito por lo que sus amigotes le apodan “tarugo.”

Mi esposo dice que quizás tenga futuro como jinete, espía ya que como es chico puede pasar desapercibido, o tripulante de submarino.“Le haría bien estar seis meses debajo del agua pa’ no verle la careta,”dice Germán y me da mucha pena.

Tía, le pido por favor que me responda ya que ahora a los 19, este nene tiene que decidir acerca de su vida porque mi esposo quiere que todos se vayan para que nosotros vivamos tranquilos y felices.

Viola


Querida Viola,

Tu nombre es muy hermoso y es el mismo de un instrumento musical.En cuanto a las canas no te preocupes tanto porque muchas mujeres se las tiñen o bien se ponen pelucas.Otras se rapan y se ven distintas aunque en Egipto dicen que era una moda ya que en el acto a los hombres les agradaba acariciar la calva de su amada, novia, amiguita o esposa.Parece que a tu esposo le gusta bromear con tu pelo, pero que no lance piedras al cielo que le pueden caer en la faz produciéndole lesiones y hematomas.

Veo que al igual que muchas madres conscientes del futuro de sus vástagos te preocupa lo que hace el menor que según dice tu esposo esta añoñado.Yo no tengo ningún problema si es que mis hijos desean ser atletas, cantantes o astronautas, pero en cuanto a la elección de una carrera o profesión, hay que pensar en tres elementos importantes cuales son una clara vocación, la aptitud, la motivación y la perseverancia.

El nene ciclista deberá entender que la vida se le haría más fácil si ingresara a un colegio universitario, estudiase, se llevara la bicicleta y allí se integre a algunos de los clubes.Olvídate de las fraternidades.Es importante recordar que tanto en la música como en el atletismo y las artes literarias, los que triunfan son contados con los dedos de la mano y de los pies, es decir no son muchos.

En el caso del menor lo que observo es un interés básico, pero para llegar a ser astronauta se requiere una preparación exhaustiva.

El “chinito” al que mencionas se llama Franklin Chang-Díaz y era hijo de un padre cantonés y una madre costarricense.Chang-Díaz llegó a estudiar a Hartford y figura hoy día como una de las figuras más exitosas de este sistema escolar donde se graduó de educación superior.El muchacho había nacido en 1950 y sus padres eran muy luchadores y le apoyaron.

Franklin se destacó en matemáticas y ciencias en la escuela superior de Hartford lo que le permitió una beca para estudiar en la Universidad de Connecticut de donde se gradúa de Ingeniero mecánico en 1973.Por allí mismo postuló a un doctorado en el prestigioso Instituto de Tecnología de Massachusetts más conocido como MIT por sus siglas en inglés, donde se gradúa en 1977 como ingeniero nuclear.Posteriormente se vincula con la NASA y hace su primer vuelo espacial en agosto de 1981 participando en siete misiones.

Como vez amiga mía, el muchacho Chang-Díaz tenía aptitud académica, motivación para ser exitoso, perseverancia para conseguir sus títulos, además del apoyo de su familia.A través de sus estudios descubrió su interés por el espacio.

A un amigo mío que le entrevistó en español cuando visitó Hartford invitado por el Sr. Hernán LaFontaine, ex superintendente de escuelas; le dijo que al estar en el espacio pensó que le hubiese gustado estar “mucho más tiempo allá arriba.” Los sueños se le cumplieron porque viajó siete veces al espacio.

Otro ejemplo, aunque distinto es el de una muchacha rusa llamada Valentina Tereshkova a la que enviaron al espacio en la nave Vostok 6 el día 16 de junio de 1963, convirtiéndose en la primera mujer en viajar al cielo.

Valentina no tenía los estudios que tuvo Chang-Díaz y trabajaba en una fábrica cuando el gobierno ruso muy interesado en la carrera espacial compitiendo con los Estados Unidos, pidió voluntarias para ser enviadas al cielo.Valentina a quien le encantaba el paracaidismo, levantó el dedo y la eligieron de entre otras tres candidatas.

Después de un adiestramiento acelerado salió dispara hacia arriba en una pequeña cápsula y para regresar a la tierra se lanzó desde una altura de 6,000 metros de altura en paracaídas que es mucho demasiado.En este caso, Valentina tuvo la motivación y como le gustaba lanzarse en paracaídas desde aviones, se nota su vocación y después la perseverancia para someterse a un adiestramiento muy intensivo.

Te dejo saber esto amiga Viola para que veas que nada es imposible, pero que toda meta requiere aplicación y esfuerzo.Como tú, sé de muchos que por allí vuelan a otras realidades con el humito y otros venenos, pero esto es muy distinto y no es lo mismo mirar el universo a través de un telescopio que someterse a adiestramientos que exigen lo máximo de la inteligencia y físico humano.

Como decía un filósofo “la ignorancia es atrevida, pero la mente humana se puede cultivar para curarse del mal que afecta a algunos políticos ignorantes.”

Tía Julia

Comentario de nuestros lectores

Tía, en la pasada edición se refirieron al mal aliento y como dentista, estoy muy de acuerdo en que el ser humano debe cuidar de la dentadura porque tiene una gran influencia en la salud y lo que una persona pueda vivir.  Lamentablemente en nuestras comunidades pobres y escuelas hay programas de prevención, pero ahora con la crisis económica en la Isla y probablemente con  los cortes económicos al Medicaid que proponen los republicanos; dependerá de las familias y los vecindarios velar por el acceso a cepillos, pasta e hilo dental.  Por eso, mantenga a sus hijos e hijas alejados del azúcar que es uno de los primeros elementos adictivos.  La dentadura de las momias Incas era casi impecable porque no estaba expuesta a los azúcares.

 

103.5 FM - La Voz Radio

DEJAME ARTE, La Caricatura de Reinaldo

Siguenos

La Educación No Espera

La Educación de nuestros hijos no puede esperar. Ellos necesitan seguir aprendiendo: en la escuela, desde casa o de ambas formas.

El Departamento de Educación de CT está trabajando con cada distrito, para asegurar la salud y seguridad de estudiantes, maestros y personal de cada escuela.

Un mensaje del Departamento de Educación de Connecticut.

Te puede interesar Noticias Relacionadas

La Voz Hispana TV

Scroll to Top