En vivo LIVE

Publicidad

Columnistas

Padres y activistas se quejan de condiciones de la calidad del aire en las escuelas

Share on print
Print
Share on email
Email
Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on whatsapp
WhatsApp

HARTFORD.- A los reclamos de la representante estatal Minnie González acerca del hecho que en la escuela María Colón Sánchez del sector de Frog Hollow/Park Street no cuenta con administradores bilingües (español e inglés) que se puedan comunicar con los padres y residentes; se agregaron los reclamos de personas que dicen haber sido acosadas administrativamente por el asistente a la principal provocándoles disturbios emocionales, insomnio y en un caso una depresión profunda que finalmente la obligó a renunciar

Sin embargo hay otro asunto tan importante como privar a una escuela con una mayoría de estudiantes puertorriqueños de administradores sensibles a sus necesidades.

Este es el caso de la mala calidad del aire que respiran estudiantes, padres y maestros en las escuelas de los vecindarios cuyas consecuencias sanitarias están adquiriendo características graves.

En el caso de la Academia de Estudios Hispanos Burns localizada en la calle Putnam, los efectos en el personal y estudiantado que están respirando aire infectado con moho, polvo, esporas y restos de excremento de roedores; ha producido que la escuela esté con graves problemas de asistencia de sus pupilos por motivos de crisis asmáticas, problemas respiratorios, afonía, alergias y dificultades para respirar debido a infecciones tales como sinusitis aguda e incluso en los oídos.

“Ya entrando al edificio comenzaba a perder mi voz y los oídos me zumbaban,” dijo una maestra que decidió jubilarse el pasado mes de junio ante un aumento notorio de sus problemas respiratorios.

Como ésta, en otras escuelas de los vecindarios que fueron construidas cuando aún se utilizaban materiales altamente venenosos como el PCB y el asbesto, el peligro de contaminación es fatal ya que ambas sustancias producen cáncer a los pulmones y en las vías respiratorias.

Para entender el alcance de estos venenos que aún existen en escuelas de Hartford construidas antes del año 1970, debemos informar que el PCB es un compuesto orgánico cuyo nombre es Polychlorinated biphenyl utilizado profusamente como aislante de cables y aparatos eléctricos, aunque se ha limitado drásticamente su uso desde el año 1960.Muchas escuelas no solo en Hartford sino que en toda la nación están infectada por este producto causante de cáncer y manufacturado por Monsanto.

La peligrosidad de este contaminante ha sido declarada por la Agencia Internacional de Investigaciones del Cáncer que lo declaró definitivamente como un peligro para los seres humanos.Además de los edificios escolares afectados por la presencia de este veneno, se sabe que la contaminación existe en las aguas de ríos, lagos, además parques.

Por su parte el asbesto ha sido también usado en materiales de construcción de edificios como un pegamento en techos, y baldosas.

La mala noticia es que el asbesto se ha denunciado como causante de cáncer con alta mortalidad desde 1906 y solamente en el año 2000 comenzó a ser prohibido en los Estados Unidos y recien en el 2005 Europa.Este veneno invisible provoca enfermedades tales como la asbestosis, cáncer pulmonar y mesothelioma.El asbesto toma la forma de filamentos microscópicos que se localizan en las vías respiratorias y pulmones y que el organismo no puede expulsar produciendo infecciones graves e incurables.Los síntomas pueden aparecer años después de que un empleado o trabajador abandone el edificio en cuestión, o los estudiantes se hayan graduado de escuelas infectadas.

Las autoridades de Hartford están conscientes de estos contaminantes fatales, pero el sindicato de maestros e incluso sus mismo dirigentes tuvieron problemas para aceptar la investigación efectuada en la escuela Quirk, construida a comienzo de la década de los años 70.’ Los resultados del examen exhaustivo del edificio indicaron que los conductos por donde circulaba el aire en esta escuela sin ventanas que dependía de un sistema reciclador, había acumulado en pocos años peligrosas bacterias que casi provocan la muerte de maestras.

Finalmente se logró con la denuncia a la agencia federal OSHA (Occupational Safety and Health Act establecida en 1970) de este tipo de hechos.

De acuerdo al Acta, los empleados y sus representantes tienen el derecho a EXIGIR una inspección de sus edificios en el caso de que se sospeche de incumplimiento de las regulaciones de seguridad estipuladas por las autoridades federales.

Sin embargo, tanto el PCB como el asbesto no son detectables a simple vista y solamen, ha constituido una de las razones por las que se reconoce la presencia de los venenos.

Desafortunadamente en el caso de la escuela Clark localizada en el Norte de la ciudad, un accidente eléctrico que requirió una inspección reveló la presencia de PCB y solamente allí, las autoridades de la Junta de Educación se preocuparon, obligados por la presión de los padres que se enteraron del hecho a través del periódico Hartford Courant.

¿Cuántos niños y adultos estuvieron expuestos por años a estos contaminantes mortales que no provocan síntomas inmediatos pero que en el futuro condenan a graves enfermedades respiratorias, e incluso a la muerte a quienes lo aspiraron?

Finalmente y después de airadas reacciones de los padres que reclamaron airadamente en la Junta de Educación, se acordó trasladar a los estudiantes y maestros a otras escuelas mientras se llevaban a cabo labores de “limpieza” que finalmente no sirvieron y obligaron al cierre del establecimiento escolar.

Ahora bien y con respecto al asbesto.

Definitivamente este veneno se encuentra en escuelas de la comunidad tales como la Batchelder, Burns, Betances y quizás María Sánchez.

Las sospechas acerca de la presencia de contaminación ambiental severa en el aire que respiran estudiantes y maestros en la escuela Burns fue una preocupación desde hace más de una década.Según el protocolo, las sospechas se deben hacer llegar primero al Principal y si no hay respuesta, directamente a la agencia OSHA.

En el caso de la escuela Burns donde se educan más de 500 estudiantes puertorriqueños, la directora Mónica Brase se molestaba cuando el asunto se traía a las reuniones con los representantes del sindicato.Finalmente y contra viento y marea se hizo la denuncia a OSHA que al investigar encontró que el aire estaba contaminado y que HABIA presencia de asbesto en las baldosas que estaban en los baños.

Lamentablemente la limpieza de los baños del material venenoso se hizo DURANTE el año escolar y los conductos que traen el aire caliente continúan sucios.Los maestros se quejan de la existencia de excremento de roedores en sus salones y escuchan la actividad de lauchas en los cielos rasos.

Por otra parte si bien esta escuela en particular ha hecho esfuerzos por mejorar la asistencia de los estudiantes, es una realidad que muchas sino todas las inasistencias se deben a problemas respiratorios.

Los padres de otras escuelas no han guardado silencio frente a estos peligros y el 15 de septiembre del 2015 Levey Kardulis, madre y empleada de uno de los establecimientos educacionales mencionados se presentó a la reunión regular de la Junta de Educación a quejarse de la mala calidad ambiental del edificio donde asistían sus hijos.

“Denunciar estos hechos es difícil para los maestros temerosos de recibir represalias en sus evaluaciones finales de desempeño académico, pero no podemos callar porque solamente las denuncias reiteradas obligarán a las autoridades a actuar seriamente frente a este problema que afecta a nuestras escuelas,” dijo Marjorie Pineda, una madre cuyo hijo estuvo ausente más de 27 días por infecciones respiratorias.

Nuestro consejo es que los padres deben llamar directamente a OSHA al 1-800-321-OSHA si es que no hay acciones por parte de los administradores.

103.5 FM - La Voz Radio

DEJAME ARTE, La Caricatura de Reinaldo

Siguenos

La Educación No Espera

La Educación de nuestros hijos no puede esperar. Ellos necesitan seguir aprendiendo: en la escuela, desde casa o de ambas formas.

El Departamento de Educación de CT está trabajando con cada distrito, para asegurar la salud y seguridad de estudiantes, maestros y personal de cada escuela.

Un mensaje del Departamento de Educación de Connecticut.

Te puede interesar Noticias Relacionadas

La Voz Hispana TV

Scroll to Top