En vivo LIVE

Publicidad

Columnistas

Yo hago nuevas todas las cosas, por la Lic. Liliana D. González

Share on print
Print
Share on email
Email
Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on whatsapp
WhatsApp

Dios es experto haciendo todo nuevo. ¡Tú eres su obra maestra! Una vez que comienza  a moldearte no acaba hasta perfeccionarte. Él te renueva de adentro hacia fuera. Te da un nuevo nombre, un nuevo propósito y un nuevo destino. “He aquí, yo hago nuevas todas las cosas” (Ap 21:5).

El plan de Dios es que lleguemos a ser igual a Cristo. Esa debe ser nuestra principal motivación. Generalmente hacemos planes para el fin de semana, para las vacaciones de verano, pero nunca se nos ocurre planificar nuestro crecimiento espiritual.

Así como los padres hacen rayas en la pared para medir la estatura de sus pequeños, Dios mide continuamente nuestro crecimiento espiritual. ¿Cuál es tu estatura en Cristo? ¿Quieres seguir creciendo? ¿Quieres llegar a ser el hombre y/o la mujer en la que Dios te quiere convertir? Lo mucho o poco que quieras crecer va a depender de tu obediencia, disciplina y sacrificio. 

Puedes llegar tan alto como quieras si alineas todas las áreas de tu vida a los principios divinos y te mantienes fiel a ese estándar de valores. Aunque el Espírito Santo es quien  hace la transformación en tu corazón deberás mantenerte firme y decidido a colaborar con Él.  Hay nueve frutos del Espíritu en los que todos necesitamos crecer para alcanzar el carácter de Cristo: amor, alegría, paz, paciencia, amabilidad, bondad, fidelidad, humildad y dominio propio. Identifica cuáles se han desarrollado en tu persona, cuáles no, y cuáles necesitas fortalecer.

Quizás has crecido en el fruto de la benignidad. Eres una persona dadora, sientes gozo compartiendo lo que tienes con los demás, eres amigable y estás a la disposición para ayudar, incluso a quienes no lo merecen. Sin embargo, algunas veces, no controlas tu lengua, ofendes fácilmente y tienes estallidos de ira. Obviamente, necesitas fortalecer el dominio propio. Hazte preguntas todo el tiempo, por ejemplo: ¿por qué me cuesta admitir mis errores?, ¿por qué tiendo a criticar y a ver fallas en los demás?, ¿por qué no puedo perdonar a las personas que me han dañado?, ¿por qué estoy irritable la mayor parte del tiempo? A medida que nos autoevaluamos podemos confrontar a los enemigos internos que enumera Jesucristo en el evangelio de Marcos 7:20-23; podemos ver si estamos actuando de acuerdo a nuestros principios cristianos o si somos víctimas de nuestros deseos y pasiones egoístas.

En 3 Juan 1:2, el apóstol le confiesa a su entrañable amigo Gayo el anhelo de su corazón: “Amado, yo deseo que tú seas prosperado en todas las cosas, y que tengas salud, así como prospera tu alma.” Ese también es el deseo de nuestro Padre del cielo para con nosotros. Dios quiere prosperarnos en todas las áreas de nuestra vida (personal, conyugal, familiar, laboral) y que tengamos salud (fortaleza, vitalidad, longevidad) mientras Él va perfeccionando nuestras almas. Nuestro crecimiento espiritual dependerá de la posición que ocupa Dios en nuestra vida. Si le damos el primer lugar en nuestra mente y corazón viviremos enfocado en elevarnos a su altura. En la mayoría de los casos, el desasosiego y la infelicidad son el resultado de no vivir alineados a los principios de Dios. 

Si quieres leer otros artículos como este sígueme en: https://lilivivelapalabra.wordpress.com/ https://www.facebook.com/reflexionesvivelapalabra

VEA MAS CLASIFICADOS

LA CARICATURA DE REINALDO

LA VOZ HISPANA RADIO - WNHH 103.5 FM

Actualidad

EMPRENDIMIENTOS COMO ALTERNATIVA PARA “JÓVENES CONSTRUYENDO EL FUTURO” (PARTE 2 DE 4)

Bernardo Méndez y Kino Miquirray* Bernardo Méndez y Kino Miquirray* Vale la pena señalar que existen seis programas para jóvenes: “Jóvenes reconstruyendo el campo” que contempla …

Read More →

Te puede interesar Noticias Relacionadas

La Voz Hispana TV

Scroll to Top