En vivo LIVE

Publicidad

Columnistas

Floridor se ha levantado de su lecho de soltero/divorciado…

Share on print
Print
Share on email
Email
Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on whatsapp
WhatsApp

Soñar no Cuesta Mucho …es gratis


Floridor Alejandro Martínez-Hernández se ha levantado de su lecho de soltero/divorciado con unos deseos intensos de que le caiga una viga en el área occipital del cráneo, o que un aerolito proveniente de Júpiter no detectado por los poderosos telescopios rusos, hunda a todo su bloque.

Los sentidos versos “hola Soledad, esta noche te esperaba,” surgen de los rincones recónditos de su memoria de papito mal criado que ahora paga sus malas crianzas después de que su esposa Lupita Ortiz le dijera una noche, “¿sabes que más Salmon? vete por donde viniste y quédate dos años chavando en el vientre de tu madre, pobre señora que tuvo que parirte, so batracio invertebrado y hediondo, error craso de natura.”

Y sin más, la doña que le había soportado por doce años y ya tenía preparada sus valijas, salió dando un portazo de la casa y acompañada de “Moti” su perrito faldero; se montó en un automóvil que la esperaba seguramente con Lupercio Villa Mardales, un conocido patas negras cuyo deporte era levantar mujeres ajenas.

“Es que la culpa fue mía,” reflexionaba Floridor recordando la mala vida que le daba a Lupe con sus zanganerías, bravatas y su actitud de incordio pesado que pensaba que la paciencia de Lupe, una mujer estudiada que había ido al colegio universitario de Mayagüez que trato, pero no pudo.A Floridor, y a pesar de las sesiones con el terapista matrimonial; no se le quitaban las pocas vergüenzas, soberbia, altanerías y exigencias morbosas tanto en la vida matrimonial como en el desgastado matre.

En ese momento, Floridor escuchó un ruido en la puerta y pensando que era Lupe que regresaba arrepentida para ser su esclava; salió en pelotas del lecho y se encontró con un sobre en cuyo interior y en un folleto parecido a los del Atalaya, aparecía una mujer esplendorosa.Debajo de la foto tridimensional de una jeva cinematográfica porno, había una pregunta.

“Si usted hombre solitario ha intentado todo, trate a la mujeres robots.”Debajo había una dirección y Floridor quiso averiguar pa’ seguida cómo era ese guiso.

La oficina ubicada en la calle Main en la ciudad de Bridgeport parecía modesta, pero Floridor a quien ese sentimiento de la esperanza le brotaba nuevamente como rosa estival de su espíritu decaído, ingresó al lugar donde un tipo sonriente le dio la bienvenida.

“¡Cómo estas Floridor!Veo que no muy bien ya que tu cara de funeraria te precede.Perdona la confianza, pero mi nombre es Peneko Gardez y he sido uno de los beneficiados por las mujeres robot.Como a ti, me botaron como plasta de gato y hoy soy nuevamente un hombre feliz.Con tu permiso, déjame llamar a mi esposa.¿Quieres un café cortado o entero?, ja-ja-ja que gracioso soy.Floridor, es que soy un ¡hombre feliz! y así como me ves, tuve no dos ni cinco sino que siete divorcios,” dijo Peneko quien hizo sonar unas campanillitas.

“Floridor, te presento a mi esposa robot, Mariela,” dijo Peneko que de pasada le dio una nalgada a la dama que llegaba precedida por un perfume Chanelé 9.Era una jeva de película se hizo presente y a Floridor le pareció increíble su semejanza con la Ivanka.Aunque el rostro maquilladode la fémina era serio y su mirada como la de Penélope, es decir ajena; la dama con una minifalda color mar del Caribe le sirvió con movimientos ligeramente mecánicos y en cámara lenta, un café moquiado cortado exprés como a él le gustaba.Su corazón palpitaba como el de un muchacho de quince obnubilado por una vecina ernua del proyecto tomando un baño de sol en la terraza.

“Floridor nuestros servicios de inteligencia asesorado por dos expertos rusos, nos han informado de tu historial y te informo de un especial de mujeres robot que solamente se alquilan ya que la producción es cara más cara que una cabeza ortopédica, ja-ja-ja que gracioso soy.Para avanzar, te quiero hacer unas preguntas sencillas.¿De qué edad, que tipo étnico, una descripción física de la mujer robot que prefieres, su profesión, el tono de su voz, sus medidas de busto, cintura y caderas?

-Bueno, para serte franco y con respeto, me encanto tu mujer robot ya que es mi tipo de hembra.¿Ellas hablan?

-Si Flori, y perdona que te tutee.Esta mujer robot es la que tengo esta semana, pero las cambio para no aburrirme.¿Deseas Floro una que sea profesional u otras que son más calladas que un gato de yeso? jo-jo-jo, ¡qué gracioso soy!

-Bueno, a mí me gustaría que hablara de deportes ya que me encanta el boxeo y el béisbol.No quiero que me contradiga, sino que a todo lo que yo diga me responda “si papito.”

-¡Machista el hombre, machista!Mira Floro, en este especial y esperando que llegue la que quieres, te puedes llevar a mi mujer robot que estará preparada y aseada para ti con un control remoto donde podrás pedir lo que desees como la lámpara de Aladino que se excitaba acariciando objetos intangibles, ¡ja-ja-ja que gracioso soy!Te debo informar que este milagro de la ciencia rusa está invadiendo el mercado.

-Fíjate Peneko que en el fondo, fondo de mi alma, me gustaría una robot como la Melania que no habla ná, ser ríe cuando se lo ordena el idiota, y todavía se ve guena.

-O sea que quieres una robot paciente, obediente y complaciente, las tres ENTES de la mujer ideal, aunque sea una chica plástica de esas que andan por allí.

-Eso, eso.

Así, Floridor pagó complacido los 500 billetes cash para aprovechar el especial de una semana con la mujer robot de Peneko y feliz entró con la jeva colgada de su brazo a su departamento que estaba hecho una basura.Sin esperar las órdenes del papi, la robot limpió, fregó, lavó ropa y dejó el hogar de Floridor como nuevo. Después le preparó unos huevos rancheros con pique marca “Los dos dolores” importado de Jalisco a través de la compañía “Muralla Inc.” Después y ante los ojos maravillados de Floridor, la robot salió y regresó fresca como una lechuga con una bata transparente color amatista.Le dio una pequeña lección a Floro del sistema remoto con la modalidad, “moderadamente caliente” y “sumisa,” y Floro fue feliz.

II

Despertó contento escuchando todavía en su oído izquierdo (el que no tenía audífono) las palabras “papito, huyyy que rico, mi macho,” y otras voces acompañada de suspiros y quejidos ya que a Flori le encantaba y gozaba haciendo sufrir a las jevas tirándole el pelo y dándole nalgadas con un cinturón.Desperezándose como un gato, Floridor buscó el remoto y discó “La mañanera,” pero no sucedió nada.“Ah las baterías de CVS que no sirven pa’ un carajo,” dijo enfogonado e impaciente comenzando a buscar a la mujer robot.

Extrañado no vio su computador Lenovo ni su acordeón.¡Oh! tampoco estaba su billetera ni las tarjetas de crédito.Con un escalofrió llamo al 9-1-1 y desolado le dijo medio llorando a la operadora, “la mujer robot me robó mi computador nuevo, la billetera y el acordeón.”

En el trasfondo escuchó las risotadas de unos tipos que decían, “otro zángano que cayó con el truco de la mujer robot, ja-ja-ja.”Colgó y desolado vio una nota perfumada en su mesita de noche donde en un receptáculo con agua desinfectante estaba su caja de dientes.Leyó como desde otra dimensión.

“Te aconsejo que vayas a un médico por los ronquidos y los gases viejo sucio.Me llevé unos recuerdos tuyos por los azotes que me diste en las nalgas so abusador,” firmado, “La robótica.”

Todo había sido como un sueño y para consolarse, Flori se relajó mirando una foto ampliada de la Ivanka.

 

 

103.5 FM - La Voz Radio

DEJAME ARTE, La Caricatura de Reinaldo

Siguenos

La Educación No Espera

La Educación de nuestros hijos no puede esperar. Ellos necesitan seguir aprendiendo: en la escuela, desde casa o de ambas formas.

El Departamento de Educación de CT está trabajando con cada distrito, para asegurar la salud y seguridad de estudiantes, maestros y personal de cada escuela.

Un mensaje del Departamento de Educación de Connecticut.

Te puede interesar Noticias Relacionadas

La Voz Hispana TV

Scroll to Top