En vivo LIVE

Publicidad

Columnistas

Adultos mayores de origen hispano desempolvan su memoria colectiva

Share on print
Print
Share on email
Email
Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on whatsapp
WhatsApp

STAMFORD. Por una hora y media los adultos mayores concentrados en el segundo piso del Government Center, la sede social de sus reuniones diarias, escucharon atentamente a sus compañeros, quienes apoyados por el maestro Enrique Cañas y su esposa Adriana; prepararon en carteleras, libros de mano y la narrativa oral: sus memorias.

A medida que los adultos mayores se paraban en forma individual o en grupos de a cinco personas, el maestro de origen colombiano Enrique Cañas, iba motivando sus salidas con frases que les ayudaba a recobrar su autoestima y valor en si mismo; remarcando en sus vivencias el valor y el legado histórico familiar que se prolonga en el bien social.

 El maestro Cañas, les recordó que los proyectos vienen elaborando desde el 30 de abril de este año, narrados -en su mayoría- en inglés y español, cuyo afán es ayudarlos a plasmar en el papel sus vivencias y con esto, según varios miembros, “sacaron el estrés acumulado de meses”.

La camaradería y el desprendimiento es evidente en cada uno de los adultos mayores que asisten el Centro del Adulto Mayor dentro del programa hispano, en donde cada uno cuenta sus vivencias desempolvando su memoria colectiva.

Enrique Cañas pidió un aplauso entre sí porque al contar las experiencias positivas que han dejado en sus vidas han hecho visible la forma en cómo se han re construidos en este país empezando de cero y saliendo adelante en otro lugar en donde la cultura y el idioma son ajenos a sus lugares de origen. “Salir de la zona de confort para pararse frente a sus compañeros, criar a hijos y nietos y a su vez de ustedes mismos, se necesita una fuerza mayor para hacerlo y ustedes la poseen”, les dijo a los adultos mayores.

En eso, fue llamada al frente doña Uvaldina Quintera, ella sin la menor de las preocupaciones dijo a sus compañeros: “Nací el 8 de noviembre de 1931, en donde mis padres me llenaron de mimos y de educación. Mi padre era un hombre complaciente que trabajaba para complacernos mucho, pero la violencia de mi país le sorprendió con la muerte. Al venirme a este país, Dios me proveyó de una linda casa grande que costó 24 mil dólares y en donde pudimos criar a nuestros hijos

Doña Gloria, en cambio, presentó a su grupo quienes hicieron una recopilación de lo que han venido haciendo por meses dentro del Centro del Adulto Mayor (senior center). Ella, orgullosa del trabajo de sus compañeros, mostró un libro escrito a mano apoyados de fotografías que demostraron la cotidianidad de la vida del Centro y las fiestas que celebran con frecuencia.

Gloria, como parte de la profundidad que dejan los años, agradeció a los maestros Cañas, pero también nombró a cada uno de los trabajadores del Centro, de quienes dijo: “nos atienden con cariño, paciencia y respeto, siempre”. Y enseguida contó que el “Senior Center de Stamford” (su senior center) recibía a personas en edad de 55 a 85 años y que era notable el desarrollo de programas en las artes, la danza, poesía, talleres de manualidades y deportivos.

Como parte de su alocución, Cañas insistió que la narrativa de doña Gloria, formaba parte del patrimonio moral ético y cívico de la ciudad y que para todos está claro que el envejecimiento de forma gradual, muchas de las veces, solo es un aspecto físico y biológico, que debe ser estimulado mental y cognoscitivamente para que su desarrollo sea natural. “Por eso es que sus autores, los que se pararon en el escenario para contar sus vivencias, siguen pasando la vida sin afanes, pero con la esperanza de que mañana viene de nuevo el futuro”, dijo. 

Tony Khan-Larrea, la directora del Centro de Adulto Hispano, avizoró en su intervención que este proyecto de “narrar memorias”, tiene que entrar en una nueva etapa de edición para poder imprimir a manera de revista el libro anual escolar del Centro, algo así como el Year Book Escolar del Senior Center, repuso.

Doña María Inés, quien trabajó en la bananera Urabal en su natal Colombia, con lujo de detalles describió el proceso de sembrío, cultivo y procesamiento del banano para lograr la alta calidad de exportación. Un dato que llamó la atención fue sobre la temperatura para mantener el banano en un estado preciso en su proceso de cultivo, que ascendía a los 80 grados con el fin de que siga manteniendo la cantidad de vitaminas que esta fruta posee.

Blanca Vásquez, llegó a los Estados Unidos el 18 de noviembre de 1964, vino a cuidar a su sobrina, doña Lucía Rilling, la actual Primera Dama de Norwalk y esposa del alcalde Harry Rilling. Ella contó que en su época era muy fácil conseguir empleo y que empezó cuidando a su sobrina, luego pasó a una lavandería, posteriormente pasó a la fábrica Norman Hoftman y finalmente se quedó por 35 años en la fábrica de cosméticos Clairol.  Durante sus años de servicio cuidó a su vez a su familia y vive muy pendiente de ellos hasta el día de hoy.

103.5 FM - La Voz Radio

DEJAME ARTE, La Caricatura de Reinaldo

Siguenos

La Educación No Espera

La Educación de nuestros hijos no puede esperar. Ellos necesitan seguir aprendiendo: en la escuela, desde casa o de ambas formas.

El Departamento de Educación de CT está trabajando con cada distrito, para asegurar la salud y seguridad de estudiantes, maestros y personal de cada escuela.

Un mensaje del Departamento de Educación de Connecticut.

Te puede interesar Noticias Relacionadas

La Voz Hispana TV

Scroll to Top