En vivo LIVE

Publicidad

Columnistas

Diversidad y buena atención

Share on print
Print
Share on email
Email
Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on whatsapp
WhatsApp

HARTFORD.- Ha llegado un verano peculiar con temperaturas bajas, mucha lluvia, húmedo y menos caluroso, pero antes de ir al trabajo o durante las vacaciones muchos acuden a los DD situados estratégicamente cerca de los McDonald, Starbucks, y otros lugares que venden comida rápida, con o sin proteínas.

Entrevistamos a Serge que todas las mañanas a las siete se detiene en uno de los DD de la avenida Farmington para saborear un café descafeinado con leche natural, seis Splendas y un bagel con un toque de queso.  En el lugar ya lo conocen y enseguida Marci, una de las empleadas le saluda por su nombre y en cuestión de minutos tiene la orden prepara con la asistencia de Mini la manager, o de Ibrahim.

“Podría pasar al Starbucks pero usualmente hay filas y aunque los muchachos y muchachas trabajan rápido los pedidos son más complicados y toma más tiempo el prepararlos,” nos comenta yéndose a su trabajo en el Hospital de Hartford.    

Sin embargo, una de las características de los DD es que acogen entre sus empleados no solamente a personas puertorriqueñas sino que ahora a una nueva ola de inmigrantes provenientes de países como Guyana, Nepal, Togo,  el Congo, entre otras nacionalidades.

Esta cadena de comidas, café y refrescos se inició modestamente en Quincy, Massachusetts en la década de los años 50,’ pero ahora se ha extendido a casi todos los estados de esta nación e incluso a otros países.  En Chile y Perú los DD tienen sus establecimientos comerciales en aeropuertos y los centros de esas metrópolis proveyendo muchos empleos y oportunidad de franquicias.

“Es curioso cuando en mi país entro a un DD y encuentro la misma decoración y despliegue de mercaderías lo que me hace sentir como en Connecticut,” dijo Frank quien habla español e inglés y recibe el saludo en los dos idiomas.

Margot nacida y criada en Simsbury, Connecticut; dice haber tenido la oportunidad de conocer a otras culturas y enterarse que en muchos países la población habla el inglés y el francés.  “Son personas muy amables de cuyas culturas no sabía demasiado,” dijo.

Por las mañanas, el flujo de clientes es mayor lo que obliga a los empleados a multiplicarse en proveer los pedidos que incluyen durante el año escolar un mayor consumo de donuts y en verano refrescos más especializados como un café con nitrógeno.  Otra clientela llega a la hora de almuerzo, especialmente pintores de casas, jubilados y paisajistas, además de empleados del pueblo de West Hartford, incluídos los policías.

El DD de la avenida New Park en el límite entre West Hartford y Hartford atiende las 24 horas del día, pero por la noche yu razones de seguridad, solamente en el sistema de la ventanilla para conductores que hacen los pedidos a través de un sistema de radio.

DD fue una de las organizaciones que desde sus comienzos apoyó en Hartford al proyecto del estadio de béisbol y su consistente aporte ha sido muy importante para una iniciativa deportiva/comercial que podría en el futuro atraer otros comercios y tiendas en el sector aledaño al estadio que tiene en su frontis un enorme anuncio de Dunkin’ Donuts.

En cuanto a los precios, notamos una pequeña alza pero menor que la de los Starbucks donde un café especializado puede costar hasta seis dólares. JDB

VEA MAS CLASIFICADOS

LA CARICATURA DE REINALDO

LA VOZ HISPANA RADIO - WNHH 103.5 FM

Te puede interesar Noticias Relacionadas

La Voz Hispana TV

Scroll to Top