En vivo LIVE

Publicidad

Columnistas

Tratamiento desigual hacia superintendente puertorriqueña de Hartford

Share on print
Print
Share on email
Email
Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on whatsapp
WhatsApp

¿Por qué este tratamiento desigual hacia una profesional preparada para el desafío de trabajar en Hartford?
¿Con qué argumentos el alcalde Luke Bronin querría reabrir el contrato de Leslie Torres-Rodríguez para rebajarle el salario?¿Cuándo cesarán estas prácticas discriminatorias en el sistema escolar de mi ciudad?

Por Minnie González

Una de mis tareas como representante estatal del tercer distrito e integrante de la delegación de legisladores puertorriqueños y latinos de Connecticut, es mantenerme vigilante acerca de la tendencia de los medios de comunicación anglosajones, afroamericanos y latinos, acerca de la forma como dan cobertura a noticias relacionadas con mi comunidad.

Tanto en la legislatura estatal como en el ámbito de la educación, he criticado el racismo y la discriminación hacia nosotros los puertorriqueños que somos ciudadanos de este país, pero que mantenemos vigente y con orgullo nuestra identidad cultural y política.

Por este motivo, me llamó negativamente la atención un artículo publicado por el periódico Hartford Courant y suscrito por la reportera Vanessa De La Torre, donde se informa acerca del contrato de trabajo y el salario de la superintendente Leslie Torres-Rodríguez.

En mi opinión, el artículo dio la impresión de que lo que gana la doctora Torres-Rodríguez, $260,000  es una suma exagerada, al igual que los $7,000 que la Junta de Educación decidió pagarle para sus gastos de mudanza y relocalización en Hartford.

Si esta información se presenta del modo como lo escribió De La Torre, pudiera sorprender negativamente a ciertos lectores que están siempre pendientes de noticias donde los puertorriqueños nos vemos de algún modo mal.

Por este motivo, llamé a la reportera y le dije que la forma en que proveyó la información sin un contexto justo que se logra solamente comparando el salario de Leslie Torres-Rodríguez con lo que han ganado otros pasados superintendentes; no me parecía en absoluto justa y equitativa.Vanessa me dijo que cada vez que se nombra a un nuevo Superintendente de escuelas en Hartford se provee una información similar y que no fue su intención desmerecer las credenciales académicas y experiencia de Leslie Torres-Rodríguez, sino proveer las cantidades que aparecen en su contrato.

Creo sin embargo, a pesar de sus explicaciones, que la presentación no ha sido ecuánime ya que me he enterado de algunos líderes de la comunidad afroamericana, llevando este tono del artículo al alcalde Luke Bronin quien les habría manifestado su intención de reabrir el contrato de la superintendente, cuestión absolutamente inusual en Hartford.

Para una mayor claridad acerca del salario que ganará la Dra. Torres-Rodríguez, es importante mencionar que algunas de las razones por las cuales fue elegida por sobre el candidato anglosajón Timothy Sullivan, fue porque cuenta con un doctorado en educación, experimentó directamente la difícil situación de llegar a Hartford a los nueve años sin hablar inglés, viviendo la experiencias de miles de niños y jóvenes puertorriqueños que han tenido que sobrevivir en el sistema escolar tradicionalmente sin suficiente apoyo académico ni cultural, haber sido exitosa graduándose de la escuela superior de Hartford, conocer de cerca la realidad de una comunidad pobre, contar con una maestría en Trabajo Social, y conocer tanto la forma como funcionan agencias de los vecindarios, escuelas, y el sistema administrativo de una Junta de Educación.

Para nosotros los puertorriqueños la contratación de Leslie es un orgullo y apoyaremos sus esfuerzos de llevar a cabo correcciones en el sistema escolar público que son necesarias para demostrar que la educación en nuestra ciudad debe ser justa hacia los niños y jóvenes puertorriqueños y latinos.

Después de la aparición artículo del Hartford Courant, solicité la información de los salarios de pasados superintendentes lo que muestra claramente una desigualdad y quizás hasta una forma discriminatoria de compensar los esfuerzos de la nueva superintendente.

Leslie fue contratada con un salario base de $260,000  con una renta anual diferida de $12,000 y gastos en el uso de su automóvil de $3,600 .Todo esto da un total aproximado de $275,600.00 .También se le concedieron $7,000 para gastos de relocalización en Hartford ya que vivía en East Hartford.

La ex superintendente Beth Schiavino-Narváez que renunció intempestivamente del sistema escolar para ocupar un trabajo federal en Japón, recibió en el 2016 un salario base de $265,225.00, pero a esto hay que agregar un seguro médico de $30,000, pago por el uso de su automóvil de $3,600, y una renta anual diferida de $15.000.Todo esto da una suma total aproximada de $313,825  al año.

A la Dra. Narváez se le concedieron $16,000 para gastos de relocalización.

En el caso de Christine Kishimoto, que sucedió a Steve Adamowski, se le pagaba un salario anual en el 2014 de $238,000.00además de un bono anual extra de $30,000.00, anualidades diferidas de $10,000; seguro de salud por la suma de $30,000.00, y aporte por el uso de su automóvil que ascendía a la suma de $4,800.00 .

De este modo, la doctora Kishimoto ganaba en el 2014 un salario anual de $312,800.00.

Finalmente, y en el caso de Adamowski, su salario en el 2011 era de $205,000.00, además de un bono anual de $20,000.00, anualidades diferidas de $7,500, pago extra por longevidad de $26,400.00 un seguro de vida de $4,000,00, y pagos por el uso de su vehículo de $9,000.Todas estas cifras totalizaron para el año 2011, la suma de $301,950.00.También se pagó al Dr. Adamowski la suma de $17,500 por gastos de relocalización en Hartford.

En conclusión, Leslie Torres-Rodríguez gana en el año 2017 la suma de $275,000.00 anuales a diferencia de los $313,825.00  que ganó en el 2016 la Dra. Narváez; los $312,800.00 que ganó en el 2014 la Dra. Kishimoto; y los $301,950 que recibió en el 2011 el Dr. Steve Adamowski.

Mi pregunta para los que critican el salario de la nueva superintendente es: ¿notan la marcada diferencia salarial injustificada comparada con otros superintendentes que han pasado por el sistema escolar de Hartford.

¿Por qué este tratamiento desigual hacia una profesional preparada para el desafío de trabajar en Hartford? ¿Con que argumentos el alcalde Luke Bronin querría reabrir el contrato de Leslie Torres-Rodríguez para rebajarle el salario?¿Cuándo cesarán estas prácticas discriminatorias en el sistema escolar de mi ciudad?

Como representante estatal del tercer distrito continuaré trayendo a la luz en este periódico mis puntos de vista y denunciaré el nombramiento de administradores que no son bilingües ni biculturales pero están dirigiendo escuelas con una población mayoritariamente puertorriqueña y latina.


Nota del Editor.La representante estatal Minnie González cumplirá en el 2018, 22 años como representante estatal del tercer distrito y se mantiene en estrecha comunicación con la prensa hispana para informar de asuntos relacionados con discriminación racial y abusos.

Te puede interesar Noticias Relacionadas

La Voz Hispana TV

Scroll to Top