En vivo LIVE

Publicidad

Columnistas

Siguiendo las huellas de Nury Chavarría, inmigrante ecuatoriano buscó refugio en templo de New Haven para evitar deportación

Share on print
Print
Share on email
Email
Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on whatsapp
WhatsApp

NEW HAVEN.- Más de un centenar de personas se dieron cita  el martes pasado 8 de agosto en los alrededores de la Iglesia Metodista First & Summerfield United, situada en la esquina que forman Elm Street y College Street, de New Haven, para ofrecerle apoyo a un padre ecuatoriano  quien a pocas horas de cumplir con  una orden de deportación, decidió  buscar refugio en ese templo de la religiosidad, siguiendo de esa forma las huellas dejadas por la inmigrante guatemalteca Nury Chavarría, quien días atrás se convirtió en símbolo nacional de la lucha en contra de la políticas migratorias del Presidente Trump, cuando a punto de salir repatriada de éste país encontró santuario en una iglesia Pentecostal del sector de Fair Haven, para luego recibir de las autoridades de Inmigración una estadía de emergencia mientras se le resuelve su situación

Marco Antonio Reyes Álvarez, quien tiene tres hijos y vive en Meriden, tenía que abordar un avión el martes para ser deportado. Y en vez de presentarse en el aeropuerto, buscó refugio en la mencionada iglesia metodista. Inmediatamente, las reacciones de apoyo y solidaridad con el inmigrante ecuatoriano no se dejaron esperar, y por tal motivo, se hizo un llamado general a una rueda de prensa que contó con la presencia del Senador Richard Blumenthal, la alcaldesa de New Haven, Toni Harp, lo mismo que líderes religiosos, activistas comunitarios, y partidarios en general.

Otros aspectos de la rueda de prensa en apoyo al inmigrante ecuatoriano Marco Antonio Reyes Álvarez (fotos NANDO)

“Yo le quisiera dar las gracias a todas las personas que se encuentran aquí hoy, porque esto es un soporte muy grande para todos los que estamos pasando por este momento,” declaraba entre lágrimas a “La Voz Hispana de Connecticut”, Marco Antonio Reyes Álvarez, en medio de la rueda de prensa realizada este martes pasado. “Esto es muy duro como familia y como padre ante tanta incertidumbre. Por eso doy las gracias por el apoyo que nos dan, y que Dios los bendiga…”

A pesar de la tristeza que ofrecía su rostro, lo mismo que la de toda su familia, Marco Antonio, transpira por dentro fe en un mejor mañana para que todo termine satisfactoriamente. Él, quiere volver a la normalidad, y quiere de nuevo alcanzar la paz y la tranquilidad que tanto él como su familia se merecen. “Mi fe es demasiada. Mi fe es muy grande y espero que –así como tengo fe- tengo que creer en la bondad Divina, para que todo se solucione.

Cuando personalmente le comentamos que muchas de las personas que lo apoyan no están de acuerdo con que sea deportado, con humildad y tristeza simplemente finalizó diciendo lo siguiente: “Todos pensamos que es así, lamentablemente Inmigración no piensa de esa manera. De todas formas, vamos a seguir luchando, que es lo más importante…”

El senador Richard Blumenthal tomó la palabra para volver a fustigar las medidas anti-inmigrantes del presidente Donald Trump, a las que volvió a considerar injustas y crueles contra los inmigrantes extranjeros que llegan a este país, trabajan honestamente, y pagan sus impuestos.

Por su parte, la alcaldesa de New Haven, Toni Harp, declaró ante los allí presentes que “New Haven es y seguirá siendo una Ciudad Santuario para todos aquellos que lo necesiten, y, por tanto, vamos a ayudar al señor Marco Antonio Reyes Álvarez, de la forma como sea necesario” Luego añadió con vehemencia, y como para que lo oyera todo el mundo: “Yo quiero enviar un mensaje fuerte y claro: nosotros nos sentimos muy orgullosos en decir que aquí, en New Haven construimos puentes, no muros…”

Reyes Álvarez, ha estado residiendo en Connecticut con su esposa y tres hijos por los últimos 20 años. En el año 2007, mientras vacacionaba con su familia, fue arrestado por las autoridades “Inmigration Customs Enforcement(ICE)” tratando de reentrar a los Estados Unidos, luego de que el inmigrante ecuatoriano cruzara accidentalmente la frontera hacia Canada. A Marco Antonio le fue ofrecida por “La Migra” una “”(Stays of Removal) desde el 2016. Lamentablemente, le fue negada su estadía en este país desde junio de este año. Desde ese mismo momento, ha estado bajo la supervisión de “ICE”, que le colocó un brazalete electrónico a la altura del tobillo, con el cual monitorean todos sus movimientos. Hay que tener en cuenta que el humilde inmigrante ecuatoriano no tiene pasado judicial y ha estado trabajando duro toda su vida en este país para soportar a su esposa Fanny, y sus hijos, Adriana de 12 años, Anthony de 21, y Evelyn de 23 años.

103.5 FM - La Voz Radio

DEJAME ARTE, La Caricatura de Reinaldo

Siguenos

Cerca de 270 ballenas piloto se han quedado varadas en las costas de Tasmania, en Australia, y un grupo de rescatadores han iniciado una carrera contra reloj para salvarlas..

Te puede interesar Noticias Relacionadas

La Voz Hispana TV

Scroll to Top