En vivo LIVE

Publicidad

Columnistas

Los Puntillazos de la Política del Descaro

Share on print
Print
Share on email
Email
Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on whatsapp
WhatsApp

O, “El presidente muestra sus verdaderos colores”

Por Don Felo Vizcarrondo, su hermano fraterno


¡Trump no es demócrata ni republicano, es pro Nazi y un supremacista blanco!

Debido a los funestos sucesos acaecidos el viernes 11 y el sábado 12 de agosto en la ciudad de Charlottesville, Virginia; la nación americana y gobernantes democráticos el mundo continúan en estado de trauma e incredulidad ante la tardía y remolona reacción y ambiguas declaraciones públicas posteriores a los hechos de Donald Trump, ahora finamente auto declarado “presidente abiertamente racista y ultra nacionalista.”

Las crudas y realistas imágenes del viernes por la noche, cuando cientos de nazis, supremacistas del KKK de Charlottesville, Virginia y de otros estados vecinos; llevaron a cabo un desfile con antorchas y portando banderas nazis frente a una iglesia con una feligresía mixta, pero contundentemente afroamericana; fueron el preámbulo y el anticipo de lo que sucedería a día siguiente.  Los fanáticos gritaron desde el exterior del templo amenazas y consignas utilizadas por los seguidores de Adolf Hitler, intimidando a los participantes de un servicio religioso que se estaba llevando a cabo.

Pero los enfrentamientos del sábado incitados por sujetos armados con palos, rifes militares, cachiporras, escudos con símbolos nazis, y gritos fascistas; hicieron recordar los violentos desfiles nazis en la Alemania de antes y durante la segunda guerra mundial. 

Fueron imágenes de terror de hace ochenta años trasladadas en vivo y directo a la actualidad de la segunda década del siglo XXI.

La brutal recreación de los hechos, constituyó una pesadilla para millones de judíos, soldados norteamericanos y europeos que en la segunda guerra mundial vivieron los horrores del Holocausto y los diabólicos actos de exterminio de seis millones de judíos, promovidos por Adolfo Hitler y los nazis.

En esas diabólicamente eficientes fábricas de exterminio humano y como parte de lo que Hitler y Himmler denominaron fríamente la “Solución Final al problema Judio,” se torturó, asesinó e incineró en hornos a judíos europeos, dirigentes sindicales, intelectuales, oponentes al totalitarismo de Hitler, clérigos, testigos de Jehová, soldados rusos, eslavos, gitanos, mujeres, ancianos, niños y a ciudadanos alemanes afectados por discapacidades físicas o mentales. 

Las acciones desenfrenadas de los matones racistas de este pasado sábado, afortunadamente expuestas de inmediato por los medios de comunicación y las redes sociales; costaron lamentablemente la vida de una mujer que participaba pacíficamente en la demostración en oposición a los individuos de la raza blanca que se oponen a la demolición y remoción de estaturas y monumentos dedicados a generales del ejército confederado tales como Robert Lee, Daniel Adams y Henry Allen. 

Estos militares defendían el horroroso sistema de esclavitud donde unos 388,000 millones de hombres, niños y mujeres africanos fueron importados en condiciones inhumas desde el África a las colonias inglesas para ser explotados durante más de dos siglos en el cultivo del algodón y el tabaco que enriquecieron a potentados de Virginia y Alabama, entre otros estados.

La guerra civil se extendió entre los años 1861 y 1865 provocando la muerte de unos 212,938 soldados tanto de la Unión dirigido por Abraham Lincoln; como de los estados confederados del sur.

A Jamestown, Virginia, fue donde llegaron en 1619 los primeros 19 esclavos africanos por lo cual hay un importante hito histórico detrás de los sucesos del pasado fin de semana.

Sin embargo las estatuas dedicadas a la memoria de los generales confederados rebeldes no fueron construidas después de la guerra, sino que en las décadas de los años 20’ y 30’ del siglo pasado por iniciativa de grupos del KKK y políticos supremacistas, en un periodo en que el pasado de explotación de africanos y el racismo fueron esgrimidos de nuevo públicamente.

Una demostración de este infame renacimiento del racismo en los Estados Unidos fue una marcha de 10,000 miembros del KKK con las siniestras capuchas blancas y togas efectuada en 1927 en Jamaica, Queens, Nueva York.  Fred Trump, participante en la marcha y padre del actual presidente, fue arrestado en esa oportunidad por atacar a la  policía que debió intervenir para prevenir más alteraciones al orden y a paz pública.  Este significativo hecho que Donald Trump, hijo, ha negado; fue reportado por el New York Times en su edición del primero de junio del 2027, mencionando el nombre, apellidos y dirección del integrante del KKK.  ¿De tal palo tal astilla?

A la conmoción producida por este revivir de la violencia; el fallecimiento de Heather Heyer de 32 años y de dos guardias estatales que murieron al caer el helicóptero con el que ayudaban a supervisar y vigilar a los provocadores; fue el saldo lamentable de los hechos del sábado.

Diecinueve otras personas resultaron seriamente heridas cuando el automóvil guiado por el neo fascista James Alex Field Jr. de 22 años (admirador del sicópata Adolfo Hitler) que viajó desde Ohio para participar en la demostración supremacista; arrolló sin piedad con su automóvil a personas inocentes que caminaban por una de las calles cercanas a donde se habían concentrado los matones.

Estos graves acontecimientos provocaron reacciones de protesta tanto de políticos demócratas como republicanos, incluidos los ex presidentes de este último partido, George Bush padre y George Bush hijo, y de los demócratas Bill Clinton y Jimmy Carter.

En medio de esta hecatombe de fanatismo de los ultraderechistas que no responde a partidos y que desean revivir las imágenes de los nazis en la Alemania de Hitler; Trump se ha finalmente desenmascarado. 

Primeramente su mensaje tardío y ambiguo que después de 48 horas culpó de los hechos a “ambos lados” de conflicto sin mencionar a los verdaderos hechores cuya identificación política es Neo fascista, ultranacionalistas, Nazis o del KKK; creó decepción en la opinión pública que esperaba se les identificara por sus nombres infames denominaciones.  Finalmente el lunes, Trump mal leyó otro mensaje donde identificó a los provocadores, pero al día siguiente y hablando espontáneamente, dejó conocer sus verdaderos colores defendiendo con ardor, datos históricos fatulos y fanática convicción a los agresivos militantes supremacistas.

Las acciones de Trump, su mensaje tardío para condenar a los racistas, su ambigüedad y finamente su declaración tácita de ser un nacionalista que aboga y defiende las acciones del KKK y de los Nazis, muestran que este sujeto no pertenece a organizaciones políticas legales de los partidos tradicionales sino que está afiliado ideológicamente a violentos grupos nacionalistas la mayoría clandestinos.

Su gabinete ministerial y sus asesores los supremacista  Steve Bannon, Sessions y el nazi Gorka, revelan definitivamente los turbios escenarios del neo nazismo y racismo internacional cuyos grupos están saliendo nuevamente, gracias al apoyo del PRESIDENTE de los Estados Unidos, de sus tenebrosas madrigueras impregnadas de odio racial y las doctrinas diabólicas de los Nazis.

Nuestras condolencias a las familias de las víctimas y heridos, y a la comunidad democrática de Charlottesville de Virginia.       

 


La gente tiene cosas

 En el verano todos salimos al aire libre para recibir los rayos del astro Rey, también llamado en Jayuya el Care’ gallo.  Los que pueden van a las playas sin olas ni sombra de Connecticut, otros a los lagos, y los de más acá a los parques, pero hay gente que hace cosas distintas y no me refiero a las barbacoas con las frías y música compartida con los vecinos ya que a algunos o algunas les encanta que los habitantes del bloque disfruten de temas como “Na,ña,ña, gua-gua-gua, muñi, muñi,” que tocan invariablemente en los DD, obligando a los empleados y empleadas a soportar el embeleco.

  ¿Han escuchado hablar del agriturismo, Yoga Cabro, o Cabro Yoga? Es una moda nueva que nos llega desde California para practicar este antiguo ejercicio físico que dicen relaja y donde los expertos hacen unas poses más enredadas que los líos familiares y comerciales de los Trump. 

  Pues bien, usted va a una granja que recibe el nombre de Aussakita Acres Farm en Manchester, pone su alfombrita Yogana en el suelito y en medio de sus movimientos, se permite a cabros, ovejas, porcinos, y otros animalitos acercársele, pasarle a usted la lengua por la carita, ensuciarse si es que así lo desean, y restregársele.

  “Es un contacto directo con natura” dijo con entusiasmo una señora que está pidiendo que dejen entrar a las vacas para que también mediten. 

  Lo malo es que este sistema de animalización Yogana esta teniendo problemas con las autoridades sanitarias ya que el contacto de saliva de cabro con humanos, cuando estos animalitos serán probablemente sacrificados y comidos por los que saborean su carne, constituye un problema.

  Tracy Longoria cuyo cabro preferido se llama “Cabrito” dice que no obedecerá la orden de acabar con el modelo Yoga y que las clases en medio de animalitos, plastas, y olores están siendo observados por muchos visitantes que llegan para que no les cuenten.

VEA MAS CLASIFICADOS

LA CARICATURA DE REINALDO

LA VOZ HISPANA RADIO - WNHH 103.5 FM

Te puede interesar Noticias Relacionadas

La Voz Hispana TV

Scroll to Top