En vivo LIVE

Publicidad

Columnistas

“Me reuní con el pasado y me cayó pesado”, por la Tia Julia

Share on print
Print
Share on email
Email
Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on whatsapp
WhatsApp

Pregunta: Querida tía.Acabamos de ver el eclipse que aquí en Connecticut fue más fatulo que las donuts añejas que venden en algunos DD y a veces más duras que una pata de lechón cruda.Vimos en las noticias que el presidente Trump para demostrar que es macho, miró hacia sol sin las gafas especializadas que le había proporcionado el servicio secreto por recomendación de la NASA y Melania.Dicen que todavía está viendo soles.“¡Oh Sole mío!”

Con mi novio compramos unos lentes en Wal-Mart que eran más flojos que un bastón de goma y yo creo que se me quemó una pupila y las pestañas.Pienso demandarlos.

Mi consulta y lo hare rápido sin entrar en detalles que a nadie le interesan ni importan, como decía un director de escuela llamado Capitán Veneno.

Hace unos meses a través del Facebook, recibí el mensaje de un muchacho con el que fuimos al baile de graduación en Mayagüez en Puerto Rico. Aunque no éramos novios y con el calor de la fiesta y de los drinks intimamos, pero todo no pasó de allí y ambos estuvimos de acuerdo que fue un mistake.Repentinamente apareció en mi página pidiéndome ser su amiga y cometí el error de pinchar interesada en saber que le había sucedido después de veinte años a él y su mamá.

Resulta tía que el tipo llegó repentinamente a New Haven y se comunicó conmigo pidiéndome que nos viéramos para saludarnos.Hablé con mi esposo Jodián y como este hombre es más bueno que el pan del cielo, me dijo que lo invitara a la casa.¡Gran error de mi parte!

El día en que vino Lorenzo (éste no es su nombre verdadero), preparé unas mollejitas en escabeche y un arroz con gandules que acompañó a un pernil de cerdo joven y un pudin de pan.Habíamos quedado en que llegara a las dos y el tipo fue más puntual que mormón, aunque venía de Stamford donde se había quedado con un primo que es un vendedor experto en carros usados y chocados y que venden por nuevos.

Tía, de partida, este salmón se bajó del carro y frente a mi esposo, me dio un abrazo full contact que casi me quita la respiración y me plantó un beso demasiado cerca de la boca.El apretón duró más de lo que yo esperaba y aunque trataba de separarme se me hacía difícil.También noté que este tipo es medio enfermito ya que sentí una presión allí.

A mi esposo que aunque es muy paciente, este abracito no le gustó mucho y pa’ rápido me agarró de un brazo diciéndonos que pasáramos a la terraza para tomar un refresco.El tipo éste que ha cambiado mucho y se está dejando arrugas mucho demasiado y ha perdido pelo; mostró un actitud hostil hacia mi esposo y fue al carro trayendo dos paquetes de cerveza y una botella de Don Q, cuestión que no le gustó a mi marido que se lo da nada más que para las Navidades y con cuidado.

En la mesa el tipo se puso las botas bebiendo frías y contando unas historias más tristes que velorio de pobre.Dijo que se había divorciado tres veces y estaba ahora viudo, que vivía del Medicaid y el Seguro Social y que sufría de melancolía crónica, pero va al gimnasio

Ya para cuando serví el lechón, Lorenzo se había comenzado a meter el Don Q y se le trababa la lengua.Por allí comenzó con la bobada de que mi esposo era el hombre más suertudo del mundo al casarse con una “hembra” como yo.Nosotros no usamos las palabras hembras ni machos ya que somos de la religión por lo cual yo comencé a preocuparme ya que nunca le dije a mi esposo lo que había pasado hacia 20 años.

Antes de que el asunto pasara de castaño a oscuro como decía Pancho Villa, simule un desvanecimiento y de esta manera nos deshicimos de este hombre.Como siguió llamando y enviando mensajes, cambiamos el teléfono y finalmente nos enteramos que se había regresado a Puerto Rico donde vive con una tía que es ciega y una prima enferma de los nervios.

Mi esposo continúa molesto, se está recuperando del mal rato, pero ya me dijo lo que había.Estuvo de acuerdo en mi decisión de hacerme la loca ya que el tipo se estaba pasando de la raya.¿Lo hice mal? ¿Le cuento todo a mi esposo?

Saludos a todos y gracias desde ahora por sus siempre acertados consejos.

Marcelina

 

Comentario de nuestros lectores

Tía Julia, el tema de los gases tóxicos domésticos es importante discutirlo con calma y cautela ya que puede acabar con la belleza de una relación sentimental.  Creo que todo tiene que ver con lo que uno coma y a mi novia le encantan las habichuelas y el mofongo, pero cuando duerme se expresa de una manera sonora.  Pienso que esto ha roto la magia de mis sentimientos hacia ella ya que mis narices y mi olfato sufren, decepcionándome de lo que yo creía la pureza y belleza de Juliana.  Me ha dicho que el problema les viene por parte del pai a quien apodaban en Chiquillanta “siete truenos.”

 

Te puede interesar Noticias Relacionadas

La Voz Hispana TV

Scroll to Top