En vivo LIVE

Publicidad

Columnistas

¿Cuál será el destino de los edificios parroquiales que cierran sus puertas?

Share on print
Print
Share on email
Email
Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on whatsapp
WhatsApp

HARTFORD.- Ya se llevó a cabo el proceso de consolidación de parroquias católicas romanas significando el cierre de varias de ellas localizadas en sectores donde reside la comunidad latina de Hartford.Este hecho no dejó de producir un impacto en la feligresía vinculada a esos centros de expresión de la fe, tradiciones, liturgias y sentido de pertenencia como grupo social y étnico.

Todos recordamos el cierre de la parroquia de la Inmaculada Concepción localizada en la calle Park y que hace dos décadas acogía a las familias que residían entre la avenida Washington y la calle Broad en un periodo en que aún quedaban en el sector una gran cantidad de puertorriqueños.

 En ese tiempo varias personas se quejaron por el cierre de un edificio histórico bendecido por años de culto que se transportaba a los tiempos en que Frog Hollow era un barrio con muchas familias portuguesas, italianas y franco canadienses.

La cercanía de la Inmaculada Concepción con la parroquia Santa Ana justificaba en parte la decisión del Arzobispado de Hartford cuyas autoridades dejaron en claro que en esto de cerrar edificios parroquiales regía el principio de la autoridad eclesiástica: “lo ordenamos y se obedece.”

El efecto emocional del cierre fue de cierta manera aminorado por una ceremonia especial seguida de una procesión presidida por el Obispo y la feligresía que desde la Inmaculada, se dirigió a la iglesia Santa Ana que a partir de ese momento se pasó a llamar “Santa Ana Inmaculada.”

Ahora la situación es más drástica ya que no es una parroquia que cierra sus puertas sino varias de ellas, entre ellas la Santa Ana Inmaculada localizada en plena calle Park.Su activa feligresía fue una de las sorprendidas por las drásticas decisiones de consolidación, pero finalmente acogieron la idea de asistir a la parroquia San Pedro que también en el pasado corrió el peligro de ser cerrada.

Sin embargo también deberán asistir a la parroquia de San Pedro los feligreses de la legendaria parroquia del Sagrado Corazón localizada en la intersección de la avenida Main y Albany en el Norte de Hartford.Como es el caso de otros edificios parroquiales, el del Sagrado Corazón tiene un carácter de “histórico” ya que fue construido en 1872 por el esfuerzo de una pujante comunidad de alemanes que al igual que los irlandeses, buscaron en esos tiempos de calamidades en Europa, oportunidades en este país.

De acuerdo a lo que se sabe, la comunidad germana inició la construcción por partes, comenzando con las sólidas bases donde está un amplio salón de actividades, posteriormente el primer piso en el que está la iglesia de dos alas, y finalmente las terminaciones constituidas por la torre, el campanario y detalles arquitectónicos.

Más tarde y para la década de los años 50,’ comienzan a llegar a Hartford los puertorriqueños que constituyeron una inmigración especial.No se trataba de “inmigrantes comunes y corrientes,” sino que de acuerdo al Acta Jones, ciudadanos estadounidenses que vinieron a trabajar en las amplias haciendas del tabaco del sector de Windsor y South Windsor.En un comienzo vinieron los jefes de familia que llegaron en carácter de trabajadores temporeros, pero posteriormente hacen su arribo las familias que pasan a residir en lo que se denomina el enclave histórico de los nuevos habitantes, cerca del “Túnel.”

Con una mayoría de católicos romanos, los recién llegados aprovechan la oportunidad de estar cerca de la parroquia del Sagrado Corazón y pasan a ser parte de la feligresía, compartiendo el espacio con las familias alemanas que celebraban separadamente sus misas en este idioma.

La presencia del dinámico sacerdote español Segundo Las Heras y la presencia de líderes naturales tales como María Colon Sánchez y Olga Mele, transformaron este sitio de liturgia católica en “la parroquia puertorriqueña,” cuestión que sucedería más tarde con la parroquia de San Pedro y La Inmaculada.

Han pasado los años y ya en la segunda parte del siglo veintiuno, 50 años después, el cierre del Sagrado Corazón es una realidad y como en el caso de otros edificios parroquiales, se desconoce aún el destino de este lugar tan significativo para miles de hispanos católicos.

Muchos ex feligreses que ahora asisten a los servicios en la Parroquia San Pedro esperan que no suceda lo acontecido con el edificio de la parroquia Inmaculada convertida desde su cierre como templo católico, en un albergue para los sin hogar de la calle Park.

Hoy la parroquia del Sagrado Corazón está en un lugar rodeado de matorrales y vegetación, pero por un lado está la famosa torre, la escuela magneto Preparatoria, el parque Dunkin’ Donuts y entre todos los cambios del sector, el edificio pareciera estar en peligro por la fiebre de transformación del centro de la ciudad.

Muchos de los que participamos en las misas y ceremonias religiosas (incluido mi matrimonio); esperamos que el edificio sea considerado un museo que haga justicia a la historia de lo que fue un bastión de lucha de la comunidad puertorriqueña.

103.5 FM - La Voz Radio

DEJAME ARTE, La Caricatura de Reinaldo

Siguenos

La Educación No Espera

La Educación de nuestros hijos no puede esperar. Ellos necesitan seguir aprendiendo: en la escuela, desde casa o de ambas formas.

El Departamento de Educación de CT está trabajando con cada distrito, para asegurar la salud y seguridad de estudiantes, maestros y personal de cada escuela.

Un mensaje del Departamento de Educación de Connecticut.

Te puede interesar Noticias Relacionadas

La Voz Hispana TV

Scroll to Top