En vivo LIVE

Publicidad

Columnistas

Decreta tu futuro, por la Lic. Liliana D. González

Share on print
Print
Share on email
Email
Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on whatsapp
WhatsApp

¿Has prestado atención a lo que dices durante todo el día? ¿Sabías que rendirás cuenta a Dios por cada palabra inútil? (Mt 12:36). No malgastes el tiempo hablando de tus frustraciones y quejándote de tus achaques, al contrario, habla fe y confiesa gratitud. Hay poder en las palabras. Somos los arquitectos de nuestros destinos, con cada vocablo que pronunciamos construimos nuestras vidas. Si haces una confesión de enfermedad, vivirás enfermo y derrotado. Si haces una confesión de salud, alcanzarás bienestar físico y espiritual. Maldices a tu familia, a tu nación y a ti mismo, cuando hablas con pesimismo e ingratitud; los bendices y te bendices, cuando te expresas con optimismo y fe.

Si comprendes las dificultades que atraes al hablar incorrectamente, determina a partir de hoy expresarte con palabras que sean de bendición para ti y para quienes las escuchan. Declara buenos deseos sobre tu vida, sacude la telaraña de los anhelos guardados desde hace mucho en tu corazón y sentencia victoria en cada uno. Todos tenemos sueños materiales y espirituales, siempre hay algo que necesitamos o queremos, como disfrutar de buena salud, tener finanzas estables, poseer un negocio propio, disfrutar de un excelente empleo, estudiar en la universidad, hallar un buen amor, tener hijos, en fin, ser fértiles en todos los ámbitos de nuestras vidas.

Comienza a atraer las cosas hacia ti, ¡llámalas! Aunque no las puedas ver, habla de ellas como si existieran (Ro 4:17). Desde muy joven he decretado mi destino, cuando tenía diez años, en una ocasión le dije a mi abuela que al crecer tendría una niña y le pondría su nombre. Y así fue, hoy tengo una preciosa hija que se llama Julia como mi abuela.

Recuerdo que cuando mi esposo y yo estuvimos buscando una locación para iniciar un proyecto de negocio, hubo un lugar en específico que nos gustó por la excelente ubicación, intentamos durante meses hacer contacto con el dueño, pero siempre obteníamos la misma respuesta del encargado: «ese local no se alquila». Eso no nos detuvo, al contrario, pasábamos a diario a preguntar, nunca nos cansamos de insistir. Estando en el sitio visualizamos nuestro deseo, le pusimos un nombre al negocio y declaramos que era allí donde íbamos a trabajar. Oramos por eso y luego de tres meses nos llamó el dueño para entregarnos las llaves. Hoy tenemos una gran empresa en ese lugar.

Es así, cual barra de acero imantada atraemos nuestros deseos cuando nos dedicamos a visualizarlos, declararlos y a perseverar para alcanzarlos. Aprovecha este momento para hacer un inventario de tu vida, examina cada logro, agradécelo y subraya lo que aún no tienes, te propongo elaborar una lista personal de decretos y refuérzalos con versículos bíblicos. La poderosa Palabra de Dios pronunciada con fe te asegura la victoria en todas las cosas.

Si quieres conocer más sobre la Palabra de Dios, sígueme en mis redes: https://lilivivelapalabra.wordpress.com/ https://www.facebook.com/reflexionesvivelapalabra/ https://twitter.com/lili15daymar. Para consultas, escribe al correo: Lili15daymar@hotmail.com

103.5 FM - La Voz Radio

DEJAME ARTE, La Caricatura de Reinaldo

Siguenos

La Educación No Espera

La Educación de nuestros hijos no puede esperar. Ellos necesitan seguir aprendiendo: en la escuela, desde casa o de ambas formas.

El Departamento de Educación de CT está trabajando con cada distrito, para asegurar la salud y seguridad de estudiantes, maestros y personal de cada escuela.

Un mensaje del Departamento de Educación de Connecticut.

Te puede interesar Noticias Relacionadas

La Voz Hispana TV

Scroll to Top