En vivo LIVE

Publicidad

Columnistas

El Whatsapp de Dios, por Lic. Liliana D. González

Share on print
Print
Share on email
Email
Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on whatsapp
WhatsApp

Supongamos que estás en el supermercado haciendo tus compras y seleccionas del anaquel una lata de garbanzos, justo en el instante en el que estás por lanzarla al carrito de víveres, Dios te envía un mensaje para advertirte: «Eso no te caerá bien, regrésalo a su lugar». ¡Increíble!, pero, ¿es posible? Claro que es posible escuchar la voz de Dios y mantener una conexión permanente con su Santo Espíritu, solo depende de tres requisitos indispensables: habitúate a orar diariamente, lee con atención la Biblia y medita en ella día y noche.       

El mayor anhelo del Señor es tener una relación íntima y perdurable con cada uno de sus hijos. Esto es tan cierto, que Jesucristo enseñó en Mateo 6:6 la manera correcta de hablar con Dios. Él dijo: “Pero tú, cuando ores, apártate a solas, cierra la puerta detrás de ti y ora a tu Padre en privado. Entonces, tu Padre, quien todo lo ve, te recompensará” (NTV).  Si deseas escuchar a Dios, silencia el ruido exterior (radio, televisor, computadora, celulares), aquieta otras voces (murmuraciones, rumores, noticias) y apacigua el flujo de pensamientos que circulan libremente por tu mente (deudas, obligaciones, preocupaciones…), busca un lugar tranquilo y apartado e invierte tiempo con Dios. Cuando Jesucristo necesitaba hablar con su Padre iba a un lugar aislado y en el silencio escuchaba su voz.

Nuestro Padre celestial desea orientarnos en cada decisión, desde la más sencilla como escoger una lata de garbanzos, hasta las más trascendentales como establecer una relación sentimental, aceptar o rechazar una oferta de trabajo o ir a vivir a otro país. La voz de Dios llega para impartir conocimiento, advertir de algún peligro, reprender y corregir faltas, así como para instruir en justicia. Si la oyes y obedeces, serás ascendido a otro nivel: “Si quisiereis y oyereis, comeréis el bien de la tierra”, dice el Señor (Isaías 1:19).

La Biblia describe el diálogo de Dios con hombres y mujeres iguales a ti y a mí, ellos no tenían nada de extraordinario, lo que único que marcó la diferencia e hizo posible su amistad con Dios, fue que pasaron tiempo de calidad con Él y obedecieron fielmente su Palabra.

Dios habla principalmente a través de las Sagradas Escrituras, el hábito de leer y meditar en su Palabra hace posible que el conocimiento y la revelación divina llegue a nuestras vidas. Él también habla al pensamiento, a la conciencia, lo hace por medio de sueños o visiones y a través de consejos sabios de otros creyentes. Cuando oras, alabas, y adoras a Dios, recibes sus mensajes celestiales: un fax de lo alto, un whatsapp del cielo o un email del Creador. Llegan ideas inéditas a tu mente, instrucciones para tomar sabias decisiones; Dios puede ser tu compañero favorito de mensajería porque escrito está: “Clama a mí, y yo te responderé, y te enseñaré cosas grandes y ocultas que tú no conoces” (Jeremías 33:3). ¡Síguelo y agrégalo a tus contactos!

Si quieres aprender más sobre la Palabra de Dios, sígueme en mis redes: https://lilivivelapalabra.wordpress.com/ https://www.facebook.com/reflexionesvivelapalabra/ https://twitter.com/lili15daymar

103.5 FM - La Voz Radio

Clasificados

DEJAME ARTE, La Caricatura de Reinaldo

Siguenos

La Educación No Espera

La Educación de nuestros hijos no puede esperar. Ellos necesitan seguir aprendiendo: en la escuela, desde casa o de ambas formas.

El Departamento de Educación de CT está trabajando con cada distrito, para asegurar la salud y seguridad de estudiantes, maestros y personal de cada escuela.

Un mensaje del Departamento de Educación de Connecticut.

Te puede interesar Noticias Relacionadas

La Voz Hispana TV

Scroll to Top