En vivo LIVE

Publicidad

Columnistas

Un ex-residente de Connecticut cuenta lo que vivió durante el terremoto de México esta semana

Share on print
Print
Share on email
Email
Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on whatsapp
WhatsApp

Con motivo del poderoso terremoto que afecto este martes pasado, 19 de septiembre, a Ciudad México y otros estados centrales de esta nación, la redacción de “La Voz Hispana de Connecticut”, logró ponerse en contacto con el señor Antonio Carrasco, un ex-CEO del Banco Nacional de México, radicado en la Colonia Insurgentes de la Ciudad de México, y quien por muchos años residiera en el área del Gran Condado de New Haven, donde se desempeñó en diferentes empleos. Él, nos ofreció sus impresiones de lo sucedido allá en su tierra natal, donde la muerte, la destrucción, y la desolación retornaron, exactamente después de 32 años de haber ocurrido el mortal sismo de 1985, que dejó secuencias dolorosas en las tierras aztecas.

Esto fue lo que vivió él en carne propia, y lo que tuvo para contarnos el señor Carrasco desde el mismísimo lugar de los hechos.

“Este para mí era un día muy especial, porque tenía cita con el neurólogo a eso de las once de la mañana y poco antes de la hora, las autoridades habían decretado que se iba a hacer un simulacro para recordar precisamente el sismo del 19 de septiembre de 1985. Cuando terminó el simulacro, regresamos a los consultorios, motivo por el cual mi médico tuvo un retraso de unos 20 minutos para poder verme. Después de conversar un buen rato acerca de cómo estaba mi salud, me dijo que era necesario que yo tomara otra medicina. Luego de recetármela, nos despedimos diciéndome que volvería a verme de nuevo en otras dos semanas. Luego de salir de allí, me dirigí hacia la Avenida Félix Cuevas, por donde pasa el Trolebus y por donde transita también la línea del Metro. Y como veía que no llegaba el Trolebus, entonces decidí –junto a otro pasajero que había allí-, irme a mi casa en el Metro, el cual me llevó a la Estación Insurgentes, que queda cerca de mi hogar. Y luego de obtener mi receta en la “Farmacia Benavides”, me dirigí a mi casa con el objeto de tomarme un buen descanso. Ya estando en el interior mi vivienda, decidí recostarme un poquito mientras miraba el programa “Realmente Muy Bien”, de la televisión local. ahí fue cuando de repente sentí que se me movía la cama!  “A caray dije yo. ¿Qué pasa?”. Pues no, que de momento volteo a mirar hacia el candil, y ya empiezo a ver que los cristalitos se estaban moviendo. “Ahh…entonces está temblando”, me dije yo. En esos instantes pensé que eso realmente iba a pasar rápido. ¡Pues no! Inmediatamente empezó a tomar un poco más de fuerza, y ya vi yo que los cristales chocaban con más frecuencia y el móvil que tenemos aquí de los flamingos también ya estaba agitándose mucho. Entonces vino un “chicotazo” fuerte, con el cual tronaron con más fuerza las paredes y otros elementos de mi hogar, por lo cual deduje que ahora sí la cosa iba en serio. Ahí mismo procedí a levantarme de la cama y de inmediato cogí para el patio de mi residencia, precisamente en momentos en que se terminaba el movimiento. Luego, caminé hasta la puerta de la casa, y al abrirla pude apreciar la calle repleta de personas provenientes de las oficinas que existen en los alrededores de mi vecindario, a quienes les dieron órdenes de evacuación tan pronto se sintió el sismo. Afortunadamente, en mi casa no pasó nada, pero sí y para todos nosotros, es una extraña coincidencia que precisamente hace 32 años, en la misma fecha –aunque no en la misma hora-, tuviéramos un terremoto de mayor magnitud. Éste, ha traído consecuencias muy trágicas también porque se presentaron muchos derrumbes de casa y edificios, lo mismo muchas pérdidas de vidas.”

Don Antonio expresó que luego de presentarse el terremoto, “las autoridades recomendaron que las personas que no tuvieran un negocio afuera, mejor que se quedaran en sus casas. Y eso he estado haciendo yo, mientras me doy cuenta de lo que está pasando por la televisión. Lo que han estado mostrando es un cuadro muy trágico y desgarrador de nuestra ciudad. Derrumbes por la Colonia Condesa, por la Colonia Roma, como también aquí mismo en la Colonia Del Valle, en la Narvarte, en la Nativitas, en la Postal, en la Obrera. Es decir, por todos lados. Lo mismo allá en el sur, en Coapaca, en donde se cayó un colegio donde murieron muchos niños. Todos los pisos de la edificación cayeron uno sobre otro. Hasta estos momentos, miércoles 20 de septiembre en las horas de la tarde, todavía estaban tratando de rescatar a  una pequeña, que fuera detectada por un binomio de hombre-perro, que alcanzaron a localizarla. También parece, que con los aparatos detectores que tienen, también pudieron localizar a otras dos personas, a las que tratan de llegar lo antes posible”

Para finalizar, el señor Carrasco, sentenciaba: “En términos generales aunque este sismo no es de las proporciones del ocurrido en 1985, cuando tuvimos más de mil muertos y centenares de viviendas destruidas, éste de ahora causó muchos daños y también muchas pérdidas humanas….”

Hasta la noche de este miércoles pasado 20 de Septiembre, se reportaban 248 fallecidos por el sismo de 78.1 grados que sacudió al centro de México, lo mismo que los estados de Morelos, Puebla, Guerrero y Oaxaca.

Y este jueves pasado, al cierre de esta edición, las labores de rescate continuaban incansablemente en la capital y estados centrales de México, en busca de sobrevivientes que pudieran estar todavía atrapados entre los escombros de edificios colapsados.

103.5 FM - La Voz Radio

DEJAME ARTE, La Caricatura de Reinaldo

Siguenos

La Educación No Espera

La Educación de nuestros hijos no puede esperar. Ellos necesitan seguir aprendiendo: en la escuela, desde casa o de ambas formas.

El Departamento de Educación de CT está trabajando con cada distrito, para asegurar la salud y seguridad de estudiantes, maestros y personal de cada escuela.

Un mensaje del Departamento de Educación de Connecticut.

Te puede interesar Noticias Relacionadas

La Voz Hispana TV

Scroll to Top