En vivo LIVE

Publicidad

Columnistas

Entregarán personalmente ayuda a Puerto Rico el 8 de octubre

Share on print
Print
Share on email
Email
Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on whatsapp
WhatsApp

Piden entregar donativo este domingo durante la segunda colecta

BRIDGEPORT. El P. Rolando Torres, párroco de la iglesia Saint Mary de Bridgeport, entregará personalmente a la Diócesis de Arecibo ubicada al norte de San Juan, una ayuda económica para reconstruir Puerto Rico el próximo 8 de octubre; producto del donativo que dará su parroquia este domingo en la segunda colecta de las misas más las donaciones de los decanatos (vicariatos) de la ciudad.

En su viaje previsto para octubre, el religioso visitará la parte norte de la isla que comprenden: San Juan, Vega Alta, Vega Baja, Arecibo y Nereidas; una de las zonas más devastadas tras el paso del huracán María.

El religioso contó en una entrevista especial, que sus familiares viven principalmente en la Vega Alta, Vega baja y que muchos de sus primos, tíos y parientes cercanos han perdido sus casas y casi todas sus pertenencias. “A uno de los tíos se le subió el agua hasta el segundo piso y perdió no solamente su casa sino todas sus pertenencias”.

El dinero que el religioso pretende llevar es producto de la segunda colecta dominical que se juntará en su iglesia, además en las parroquias de San Carlos, gracias a que el P. Frank Gómez decidió apoyarlo directamente; y un pedido especial a los vicariatos de la ciudad.

“No tengo un estimado de cuanto de dinero será pero siempre la iglesia de Saint Mary ha sido muy generosa, así que espero que esta vez no sea la excepción”, dijo el prelado, quien sostuvo que según reportes del Gobierno de Puerto Rico, la situación de agua y comida parece que se está solucionando gracias a las donaciones, pero reconstruir la isla es el reto a seguir y el gran problema de los isleños.

A la ayuda de los parroquianos de Saint Mary y Saint Charles, el P. Rolando, también pidió el apoyo de los decanatos de las iglesias de Bridgeport, quienes dijeron si a esta iniciativa para cooperar económicamente por cada una de sus iglesias.

A más del dinero, el religioso confirmó que muchos de sus compañeros sacerdotes le llamaron solidarizándose con su pueblo y su familia, en especial, el P. Arturo de la iglesia de Greenwich, el P. Juan Gabriel Acosta de Saint Ladislaus de Norwalk y el P. Alex de Darien.

Después del devastador momento tras el paso del huracán María, el sacerdote se comunicó con el P. Tomás González de la Arquidiócesis de San Juan, y fue el quien le contó los pormenores de la situación de Puerto Rico. “Hay muchas áreas que están sin agua, hay muchas áreas que están bastante afectadas destruídas y mucha gente que perdieron sus casas y las comunicaciones están destruidas”, sostuvo.

El área norte de Puerto Rico es la más afectada. Pueblos como Isabela, Quebradillo son lugares donde el huracán se vino con más fuerza quedando las iglesias casi totalmente destruidas porque son construcciones en base de madera.

Según el P. Rolando, el Gobierno de Puerto Rico ha pedido que llegue ayuda de los Estados Unidos. El agua y la comida se están resolviendo pero el problema es la reconstrucción de casas y calles más seguras para sus moradores. Mucha gente no esperaba un huracán de esta magnitud. ¡Fue un monstruo!, señaló el religioso.

Al preguntarle al sacerdote si cree que este huracán estaría escrito en el Apocalipsis biblíco, Torres sostuvo que NO, pero que consideraba como un tiempo para acercarse a Dios, un tiempo de oración, un tiempo para meditar y darse cuenta que los seres humanos no somos invencibles; tomando como ejemplo las palabras de gente no religiosa que escribía en las redes sociales “los huracanes no pueden con la isla” cuando pasó el huracán Irma, pero días después el huracán María arrasó con todo. “Es un momento para entender que no podemos desafiar a Dios, que hay que tener mucho cuidado y que finalmente, Dios tiene la última voluntad y palabra”, expresó el religioso.

En el boletín dominical, el P. Torres en su mensaje dijo a sus feligreses: durante esta semana hemos estado viviendo momentos muy tensos y lamentables a causa de los desastres naturales que han afectado a nuestros hermanos y hermanas en México con el terremoto y en el caribe con los huracanes. Muchos se han acercado pidiendo oración y fortaleza, y definitivamente esa debe ser nuestra actitud, orar y unirnos más que nunca como hijos e hijas de Dios.

La oración tiene un efecto poderoso si se hace con fe y la fe mueve montañas, mueve temblores, mueve huracanes. Les pido que durante este fin de semana y la semana que viene saquen un momento para orar, visiten la capilla de adoración, den un tiempo a Dios y oremos por nuestros hermanos y hermanas en necesidad.

Si usted quiere colaborar con los damnificados de Puerto Rico y México puede asistir a cualquiera de las misas dominicales de esta semana y dar su óvalo, también puede entregar personalmente en cualquier parroquia eclesial o llamar al teléfono. (203) 334-8811.

103.5 FM - La Voz Radio

DEJAME ARTE, La Caricatura de Reinaldo

Siguenos

La Educación No Espera

La Educación de nuestros hijos no puede esperar. Ellos necesitan seguir aprendiendo: en la escuela, desde casa o de ambas formas.

El Departamento de Educación de CT está trabajando con cada distrito, para asegurar la salud y seguridad de estudiantes, maestros y personal de cada escuela.

Un mensaje del Departamento de Educación de Connecticut.

Te puede interesar Noticias Relacionadas

La Voz Hispana TV

Scroll to Top