En vivo LIVE

Publicidad

Columnistas

Presupuesto Estatal y Bancarrota de Hartford en un mismo canal

Share on print
Print
Share on email
Email
Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on whatsapp
WhatsApp
La Noticia y su Comentario

Hay dos hechos importantes a nivel político que se han transformado en los oídos del público como el zumbido de un coro constante de moscas, repitiendo un dicho que se usó en la antigua cultura del Egipto.Y es que siempre existirán las moscas y el zumbido molesta a los humanos sea cual sea el estado de civilización.

Es que con respecto al presupuesto estatal y lo de la bancarrota, estamos todavía en la fase del ping-pong o tenis de mesa, un deporte muy popular en la cultura china.

A veces la pelotita impulsada por un jugador va para allá y de nuevo, el otro jugador la envía para acá.

Si trasladamos esta imagen de la pelotita a lo que sucede en el Capitolio estatal de Hartford, los republicanos envían “su” proyecto de presupuesto el cual de seguro vetará el gobernador Dan Malloy. Luego habrá más negociaciones donde los demócratas lanzarán otras ideas en esta imaginaria mesa de ping-pong que es el Capitolio estatal y así, sucesivamente.

Mientras tanto el tiempo pasa y llegamos ya al record de 88 días sin presupuesto.

Realidades financieras

-Connecticut lleva ya 13 semanas sin un presupuesto.

-El Estado de Connecticut enfrenta un déficit de 1.6 billones para este periodo fiscal y $1.9 billones para el año fiscal 2018-2019

-Opciones de Hartford con respecto a la crisis: No pagar sus deudas o solicitar la bancarrota a través del Capítulo 9 de la Ley de quiebras.

-El gobernador Malloy está recomendando 46 millones de ayuda de emergencia para aliviar la crisis de ciudades en crisis en un presupuesto aun no aprobado.

-Creación en las ciudades con crisis financieras de Municipal Accountability Review Boards para intervenir en los asuntos presupuestarios de municipalidades como Hartford.

-Alcalde Luke Bronin comunicó al gobernador que a fines de octubre de este año, la ciudad de Hartford no podrá pagar sus gastos, salvo que se apruebe el presupuesto sugerido por el Gobernador.

Y aquí es cuando lo del presupuesto empalma con la posibilidad de que la permanentemente anunciada bancarrota de Hartford pregonada a los cuatro vientos por el alcalde Luke Bronin se haga finalmente realidad.

Al no aprobarse un presupuesto o aún si se aprueba; el dinero que nuestra ciudad necesita no aparecerá debido a la obcecación de los republicanos enemigos de aumentar los impuestos a los más acaudalados o a las grandes corporaciones de Connecticut y salvar a la capital del Estado de la vergüenza y escarnio público de una ausencia de solvencia financiera.

En este mapa de “viene o no viene el lobo a comerse a las ovejitas” o la parábola de “la mesita de ping-pong,” Luke Bronin ha sido absolutamente transparente.

Su base de apoyo en la elección del 2016 cuando fue elegido después de recibir una inusual cantidad de más de un millón de dólares por parte de corporaciones, practicas legales del centro de la ciudad, empresas, contratistas y cabilderos; ha agradecido su trasparencia y lealtad a los planes originales del 2015 discutidos calladamente en el Palacio del Gobernador.

Los que le apoyaron comparten con Luke su visión de empoderar el centro de la ciudad en desmedro de las áreas periféricas, declarar la bancarrota y establecer un comité asesor paralelo al Concilio Municipal para meterle mano a los contratos de los sindicatos y poner de rodillas a las organizaciones laborales exigiéndoles más y más concesiones.

Para esto fue elegido Bronin y ha respondido bien a las expectativas de sus amigos y leales partidarios, pero con respecto a otras cosas no ha resuelto nada.

Cuando decidió sorpresivamente que se postularía para alcalde a fines del 2015, Bronin se había transformado en el crítico más constante y acido de la administración del alcalde puertorriqueño Pedro Segarra.Luke era en ese entonces un desconocido burócrata, integrante del gabinete del gobernador Malloy, que repentinamente salta a la palestra como el hombre que arreglara TODOS los problemas de Hartford.

Lo que criticaba desde su cómoda posición de espectador en el palacio del Capitolio donde estaba su oficina; eran asuntos reales y concretos como lo era y es la delincuencia. Pero también Bronin hablaba de cosas más abstractas que no se ven como la “ausencia de liderazgo” por parte de Segarra.Todo lo que decía, fuera concreto o abstracto; lo amplificaba el periódico Hartford Courant en su primera página y con letras grandes.

Así, Bronin y sus aliados del centro de la ciudad criticaron, pero no ofrecieron mucho, salvo que harían “lo que Segarra no había hecho” como es el caso de detener la delincuencia, problema común para todas las administraciones desde los tiempos de los Savage Nomads o la pandilla a la que perteneció el ex alcalde Eddie Pérez.

 En estos momentos se han cometido en lo que lleva el año 2017, 22 homicidios y en este pasado fin de semana mataron a dos personas.Esto quiere decir que Bronin no ha provisto una solución milagrosa como la que exigía al anterior alcalde.

Pero en algo ha sido constante y perseverante.

Recién elegido y sin que lo mencionara en su campaña para el puesto de alcalde; Bronin comenzó a hablar de inmediato de la posible bancarrota y no solamente se conformó con pregonarlo en Hartford intentando reemplazar al Concejo Municipal con un organismo de control integrado por la gente del centro de la ciudad. El alcalde que iba a solucionar TODO, peregrinó como un misionero en otros municipios de Greater Hartford diciéndole a medio mundo que tenían que ayudar para evitar la quiebra financiera de la ciudad.Hasta ahora la ayuda no ha llegado porque cada pueblo tiene sus propios problemas.

 En definitiva, todo parece indicar que la ciudad podría irse finalmente a la bancarrota y con esto la misión de Luke Bronin se habrá cumplido.Lo del presupuesto, es ahora harina de otro costal.

103.5 FM - La Voz Radio

DEJAME ARTE, La Caricatura de Reinaldo

Siguenos

Cerca de 270 ballenas piloto se han quedado varadas en las costas de Tasmania, en Australia, y un grupo de rescatadores han iniciado una carrera contra reloj para salvarlas..

Te puede interesar Noticias Relacionadas

La Voz Hispana TV

Scroll to Top