En vivo LIVE

Publicidad

Columnistas

Gestos de genuina solidaridad apoyan y respaldarán a puertorriqueños de la Isla

Share on print
Print
Share on email
Email
Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on whatsapp
WhatsApp

HARTFORD.- Hacía muchos años que las distintas generaciones de puertorriqueños que residen en Greater Hartford no se unían en una causa común, en este caso, los esfuerzos para ayudar a la población de la Isla arrasada por el huracán “María,” después de los embates e impactos previos de los huracanes “José” e “Irma.”

Amigos que no se veían desde hacía años, ex compañeros de trabajo ya jubilados, ex estudiantes que se encontraban con sus maestras o maestros y les presentaban con orgullo a sus hijos o nietos, y amigos o colegas que se han mudado a otras ciudades; se fundieron en abrazos que representaban la alegría de reencontrarse e intercambiar apoyo emocional ante la desgracia que afecta a más de tres millones, cuatrocientas mil personas en la isla.

En decenas de eventos llevados a cabo este pasado fin de semana en Hartford, New Britain, Willimantic y ciudadesaledañas; los residentes boricuas de distintas edades se reunieron para efectuar llamadas telefónicas pidiendo donaciones, solicitar aportes en dinero para las víctimas a los automovilistas que cruzaban la calle Park, poner sus talentos musicales a disposición de la comunidad en los actos públicos, y otros que llegaron a preguntar qué tipo de ayuda se requerirá para un difícil proceso de recuperación, y la futura reconstrucción que aún no ha comenzado y que durara años.

Don Carlos Mojica, bisabuelo de una familia de Corozal, dijo que su familia sufrió los efectos del Huracán San Felipe que provocó en 1928 la destrucción total de su casita de madera con balcón, y el destrozo de cultivos y la aniquilación de sus gallineros y ganado en toda la Isla.“Esto es peor,” manifestó Don Carlos rodeado de nietos y nietas que acudieron a la convocatoria efectuada por los representantes estatales Minnie González, Ángel Arce y Edwin Vargas.

Julio Concepción, ex maestro del sistema escolar estaba cooperando acompañado por su hijo Julio, ahora concejal demócrata de Hartford.Ambos, con los representantes estatales Arce y González instaban a los cientos de personas que asistieron a cooperar, además de compartir información.

La terapista puertorriqueña María Pérez, una de las primeras trabajadoras sociales que llegó a Hartford en la década de los años 70,’ proveniente de Puerto Rico; manifestó durante la actividad en el Mercado que lo sucedido en la Isla aumentará la necesidad clínica de cientos de personas que están llegando como damnificados a Hartford y New Britain, requiriendo urgente terapia de apoyo para casos de agudo trauma emocional.

“Estos niños y jóvenes han sido expuestos a la posibilidad de morir ahogados, aplastados por techos o murallas, e incluso ver a personas fallecidas o heridas,” dijo Luz Colón otra terapista que se hizo presente en el evento para ayudar.“Observando las vistas aéreas de las aéreas afectadas me trajeron a la memoria imágenes de lo que sucedió en Hiroshima después del impacto de la bomba atómica,” dijo.

La radioemisora WRYM representada por el legendario locutor y animador Pedro García, ha dedicado su programación, al igual que otras estaciones hispanas; a colaborar con los esfuerzos de información, contacto telefónico con víctimas en la Isla, y la solicitud de ayuda para la población puertorriqueña que vive en lugares alejados de las ciudades de Ponce y San Juan. Hasta ahora estos pueblos todavía no cuentan con ayuda de agua potable, alimentos ni medicamentos.

Este es el caso de Utuado y otros pueblos donde los puentes que les comunicaban con vías principales, resultaron totalmente destruidos aislando a sus residentes.Al cierre de esta edición, Héctor, que vive Hartford; tiene familiares en Utuado y Jayuya, y nos dijo que no tenía ninguna noticia de sus primos, sobrinos ni familiares y temía por sus vidas.

“Algunos de ellos son adultos mayores y están afectado por enfermedades, necesitan alimentos, insulina y otros medicamentos,pero ni siquiera tienen agua potable,” dijo.

La ruta alternativa de la cordillera central de la Isla que cruza desde San Juan hacia Ponce no está habilitada y esto impide la llegada de ayuda, salvo que ésta se envíe a través de helicópteros.Cifras proporcionadas por autoridades habían estimado las muertes debido al huracán en 16 personas, pero al cierre de esta edición y sin tener aún acceso a pueblos aislados, ascendía a 38 fallecidos.

Un administrador escolar puertorriqueño nos informó la muerte de una tía que había viajado a la Isla antes de la tormenta y murió sola atrapada por las circunstancias de destrucción que le impidieron regresar y recibir los servicios que requería.

El pasado fin de semana, además del centro de recepción de ayuda que estuvo localizado a un costado de El Mercado en la calle Park; un grupo de jóvenes puertorriqueños denominados Cadetes de la Iglesia de los Santos de los Últimos Días, recibían donaciones e invitaban a la comunidad a continuar en este esfuerzo.“Estaremos aquí todos los sábados,” dijeron.

El domingo 30 de septiembre se hizo un llamado para que residentes del área llevaran a cabo llamadas telefónicas en el número 95 de la calle Park, donde están las oficinas de SAMA; instando a los residentes a continuar donando dinero para Puerto Rico.

Simultáneamente se reunieron en el lugar líderes puertorriqueños convocados por Jason Ortiz para discutir la Agenda Puertorriqueña Para Connecticut que es un capítulo de la Agenda Nacional Puertorriqueña que busca trabajar con el gobierno, partidos políticos, organizaciones comunitarias, y grupos religiosos en el desarrollo político, cultural y educacional de la comunidad.

La organización se fundó el 3 de junio de este año en la Academia de Liderazgo Roberto Clemente en New Haven y se ha plegado a los esfuerzos de ayuda y futura reconstrucción de Puerto Rico.

Los líderes de esta institución expresaron su preocupación por la lentitud en los esfuerzos de ayuda por parte del gobierno de Washington D.C. para la Isla y en futuras ediciones informaremos de sus planes y metas para las comunidades puertorriqueñas en Connecticut y la forma de acelerar los planes de reconstrucción de la Isla.

En estos momentos Greater Hartford se prepara para recibir estudiantes que están ya llegando desde Puerto Rico con sus familias y que por el momento vivirán como allegados en hogares de parientes y amistades.

Estos niños en su mayoría no hablan inglés por lo cual escuelas como la Academia de Estudios Latinos Burns, la María Colón Sánchez, Ramón Emeterio Betances, y M.D. Fox se preparan para acoger al nuevo estudiantado afectado por desórdenes de estrés traumático (Post Traumatic Stress Disorder).

“Es una población estudiantil frágil que requerirá ayuda en idioma español en un sistema donde no es mucho el profesorado que hable este idioma o entienda la cultura de Puerto Rico,” dijo un ex administrador recordando con tristeza que el programa bilingüe que era un orgullo para Hartford; fue totalmente eliminado bajo el superintendente Steven Adamowski y el alcalde Eddie Pérez

Lo sucedió en la Isla es muchas veces peor a los daños de otros huracanes como el huracán “Hugo” ya que en este caso todo está desbastado.

103.5 FM - La Voz Radio

Clasificados

DEJAME ARTE, La Caricatura de Reinaldo

Siguenos

La Educación No Espera

La Educación de nuestros hijos no puede esperar. Ellos necesitan seguir aprendiendo: en la escuela, desde casa o de ambas formas.

El Departamento de Educación de CT está trabajando con cada distrito, para asegurar la salud y seguridad de estudiantes, maestros y personal de cada escuela.

Un mensaje del Departamento de Educación de Connecticut.

Te puede interesar Noticias Relacionadas

La Voz Hispana TV

Scroll to Top