En vivo LIVE

Publicidad

Columnistas

EEUU: “Humillado y eliminado del Mundial Rusia 2018

Share on print
Print
Share on email
Email
Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on whatsapp
WhatsApp

Más bajo no pudo haber caído la selección de futbol de los Estados Unidos, en este 2018, y con una derrota frente a la débil y humilde Trinidad y Tobago, en el Hexagonal de las Eliminatorias de la Concacaf Rumbo al Mundial de la FIFA Rusia 2018, que le gano, lo humilló, y, por ende, lo dejo eliminado de la cita mundialista.

Esto sí que es doloroso, y además humillante, porque caer ante un seleccionado que no tiene un historial futbolístico como el de los norteamericanos, ni tampoco con una liga de futbol experimentada, ni mucho menos con el poder económico para darle a sus jugadores todos los equipos necesarios para una buena preparación futbolística. ¿Esto se debe analizar, que paso, y por qué?

Pues bien, hagamos un recorrido de la historia de este seleccionado que estuvo en todos los certámenes futbolísticos desde 1990, y que desde ese entonces se catalogaba como un seleccionado fuerte y con una identidad futbolística bien definida y muy respetada.

La selección de las barras y las estrellas, era dirigida en ese entonces por Bob Gansler, que la llevo al Mundial de Italia 90, después de una sequía desde 1950, de no asistir a este certamen. Allí, a los norteamericanos le toco contra el onceno anfitrión y tuvo poco protagonismo, y se fue eliminado en la primera ronda.

Luego, llego la era de Bora Milutinovich, y el famoso Mundial de Estados Unidos 1994, donde se clasifico a la siguiente ronda, y de allí nacían una gran generación de futbolistas como Tony Meola, Marcelo Balboa, Alexis Lalas, Tabare Ramos, Cobi Jones, Fernando Clavijo, y Eric Wynalda entre otros. Todos estos jugadores comenzaron a vivir y a sentir lo que muchos llaman “Soccer” en el país del Tío Sam. Estos jugadores nacieron de la MLS, que en esa época comenzó a moldear una nueva generación de grandes jugadores que le han dado renombre al futbol de los Estados Unidos.

Steve Sampson, fue el que llevo a esta base de jugadores al Mundial de Francia 1998, sin ser protagonistas, pero mostrando un futbol que venía en ascendencia en territorio norteamericano.

Para el Mundial del 2002 en Corea del Sur, ya hacían presencia DaMarcus Beasley, Clint Mathis, Claudio Reyna y la nueva estrella del futbol de la MLS, Landon Donovan, y todo bajo la dirección técnica de Bruce Arena. En ese certamen pasaron a los cuartos de final, y fueron eliminados por los alemanes 1-0, en un partido difícil para los teutones. Esta ha sido la mejor participación de un seleccionado norteamericano en todas las copas que ha asistido. Pues bien, como hemos visto, la selección siempre llegaba a los mundiales con un futbol alegre, veloz, de tenencia de balón y muy verticales, les faltaba como siempre, el roce internacional para poder ser protagonistas en esos mundiales.

Todo iba bien desde esa época hasta que, en el 2011, decidieron cambiarle el rumbo a este maravilloso proceso con técnicos norteamericanos, para darle un aire nuevo y tratar de mentalizar al jugador local, con las ideas del futbol moderno e inyectarle algo de los europeos, algo así como: “UNA NUEVA ERA”, prometida por el alemán Jurgen Klinsmann, y el polémico presidente de la US Soccer Federation Sunil Gulati, que me imagino estará de salida por este fracaso.

Pues bien, desde ahí comenzó la pesadilla para el jugador norteamericano, para la selección, y para los aficionados. Y les cuento por qué.

Resulta que el señor Klinsmann, comenzó a trabajar de una manera no muy satisfactoria, ni muy convincente con los jugadores de la selección. Comenzó a desmontar y a erradicar todo lo que ellos habían aprendido durante los últimos procesos, hasta el punto que varias veces tuvo serios encontronazos con sus mismos jugadores, que le reprochaban su sistema táctico, y la forma de implementarlo. Uno de ellos fue Landon Donovan, el hombre que con carácter y por amor a su país, le dijo que ese sistema no iba a funcionar, y este decidió alejarlo de la Selección de Estados Unidos, y tampoco lo convoco para el Mundial de Brasil 2014.

En sus cinco años como director técnico, lo único que hizo fue acabar con el futbol de los norteamericanos, porque nunca se vio un sistema de juego definido, ni tampoco un seleccionado compacto, con jerarquía y en camino a UNA NUEVA ERA.

También se vio el fracaso en la Sub 17, Sub 20 y la Sub 23, jóvenes sin peso, sin futuro y fuera de todos los torneos. Como caso especial esta la Sub 23, que no se pudo clasificar para los Juegos Olímpicos de Londres, ni tampoco para los de Rio de Janeiro. Hasta en los jóvenes causo daño su mentalidad futbolística, nadie entendía su metodología, ideología, ni mucho menos su lenguaje táctico.

Fueron cinco años de angustia, y sin mostrar nada nuevo en todas las divisiones que manejo. Fue un técnico que culpaba a los jugadores, a la afición y hasta los mismos medios de comunicación; el, nunca fue culpable de esta debacle y de la mediocridad de su trabajo como director técnico, y yo, lo venía anunciando varias veces en mi columna DESDE EL PUNTO PENAL.

La gota que lleno el vaso para su despido, fueron los partidos que perdió en las eliminatorias frente a Guatemala, luego contra México en Columbus y la derrota contra Costa Rica, esos resultados sellaron su salida inmediata de la Selección de Estados Unidos. Si hay un culpable de que Estados Unidos, no esté en el Mundial de la FIFA Rusia 2018, lo encuentran en Alemania, y no es Bruce Arena, el solo llego a apagar un incendio, que venía con mucha fuerza desde el 2011, cuando se contrató al alemán Jurgen Klinsmann, para acabar con el futbol de los norteamericanos, y sacarlos de los futuros mundiales.

Lo importante ahora, es comenzar una vez más a trabajar con toda esa gama de técnicos norteamericanos que se han especializado durante estos últimos años, y que conocen las raíces de los jugadores de la MLS. Hay buenos técnicos, excelentes jugadores y un futbol que se metió en el corazón de los norteamericanos para quedarse, a pesar de esta humillante derrota y eliminación del Mundial de Rusia 2018, frente a Trinidad y Tobago.

Tenemos jugadores jóvenes y con un talento enorme como el arquero Ethan Horvarth (Brujas), Anthony Brooks (Wolfsburgo), Geoff Cameron (Stoke City), Cristian Pulisic (Borusia Dortmond), Graham Zusi (Sporting Kansas City), Bobby Wood (Hamburgo), Gyasi Zardes (LA Galaxy) y uno que comenzó a brillar con luz propia es Tyler Adams (New York Red Bulls), con tan solo 18 años de edad.

Esta pesadilla de no ir al mundial en una zona donde todo indicaba que no había problema para clasificar, es inaceptable y trágica, pero se tiene que mirar al futuro y buscar una nueva identidad, y un sistema de juego que nos vuelva a ubicar en otra cita mundialista.

Borrón y cuenta nueva…

DEJAME ARTE, La Caricatura de Reinaldo

103.5 FM - La Voz Radio

Siguenos

Te puede interesar Noticias Relacionadas

La Voz Hispana TV

Scroll to Top