En vivo LIVE

Publicidad

Columnistas

¿Que pasa con nuestros atletas?, por Waldemar Gracia

Share on print
Print
Share on email
Email
Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on whatsapp
WhatsApp

El sábado en la tarde, luego de “trotar” por dos horas en el parque, Diana y Juan Carlos llegaron a su casa para darse un baño y descansar. Los dos han sido muy fieles a su resolución de año nuevo. Tres meses después siguen una buena dieta y han perdido varias libras de peso. Ambos se sienten orgullosos de sus esfuerzos y pueden usar la ropa que estuvieron a punto de regalar.

“¡Qué bueno es poder practicar un deporte que nos ayude a vivir una mejor calidad de vida!” decía Diana. Juan Carlos acababa de ver una noticia de un “escándalo” en el mundo del deporte. El uso de esteroides y otras drogas en jugadores. Juan Carlos algo frustrado porque el susodicho escándalo era en su equipo de béisbol del que el es fanático de toda la vida.

Siempre se ha dicho “Mente Sana en Cuerpo Sano”, destacando a la actividad deportiva como la mejor amiga de la salud física y mental del ser humano. Cuando los griegos celebraron las primeras Olimpiadas toda actividad humana incluyendo la guerra era detenida a fin de celebrar los juegos.

Históricamente el deporte ha sido una activad limpia, honesta que promueve la buena salud y produce armonía entre los seres humanos. Podemos decir que el deporte no-profesional (amateur) se mantiene hasta cierto punto algo libre de malas influencias. En cambio la historia con el deporte profesional es algo diferente. Desafortunadamente, en los últimos años el deporte ya no es deporte. Poco a poco se ha ido convirtiendo en otra cosa. Lamentablemente la pureza de la competencia deportiva ha ido desapareciendo y algo negativo se ha estado desarrollando en nuestros medios.

¿Cuáles son los problemas que amenazan al deporte profesional? Podríamos señalar algunos: El uso de drogas tales como esteroides y otras; las apuestas compulsivas; los resultados “arreglados”, los escándalos en la vida personal de los atletas; la violencia física, moral y psicológica en el juego; y los “altos” salarios de algunos atletas entre otros.

Uno de los elementos cada vez más difícil de conseguir en cualquier deporte es la honestidad e integridad del jugador. En el afán de ganar (no de competir) muchos hacen “trampa”, utilizando drogas o estimulantes que aumentan su rendimiento. ¿Quién diría que los deportes se han convertido en sinónimo de abuso de substancias? ¿Los deportes te alejan o te acercan más a las drogas? ¿Qué tu crees?

Jugadores y aficionados por igual ven al deporte como una juego de azar. Las apuestas se han convertido en un gran problema para muchos. El aprecio por la competencia y el esfuerzo por ganar ya no es tan importante. Lo que importa para muchos es cuanto dinero pueden ganar o cuanto pueden perder si su equipo no gana. Muchos lo han perdido todo incluyendo a sus familias a causa de las apuestas de juego y deportes. La apuesta se torna compulsiva y adictiva y no se detiene hasta que la persona es destruida por ésta a no ser que reciba tratamiento profesional.

Debido a esto, peleas de boxeo, juegos de baloncesto, béisbol y otros son “arreglados” con el fin de beneficiar a unos pocos. Son muy pocos los que se lucran con este negocio y muchos los que pierden a causa del mismo.

Los atletas y deportistas son ejemplos e ídolos para mucho y muy en especial para los niños. Cuando los deportistas se ven envueltos en escándalos personales, son arrestados por conducir borrachos o por peleas en el hogar nuestros niños sufren gran desilusión. Hace algún tiempo un famoso atleta de Connecticut fue arrestado por robar unas “Laptop Computers”, otro por posesión de Marihuana. Pero a fin de proteger su “status” de celebridad la justicia se hizo de la vista larga y ambos recibieron una “rehabilitación acelerada”. En otras palabras “puedes salirte con la tuya por ser buen atleta”. ¿Crees que tu hijo sería tratado igual?

Hoy día y en casi todos los deportes ha habido serios incidentes de violencia entre jugadores, entre jugadores y fanáticos, y entre fanáticos de equipos opuestos. Todo padre desea que su hijo o su hija practiquen la cortesía cuando participa en algún deporte. Lamentablemente mucho de sus “ídolos” no son el mejor ejemplo.

Finalmente el deporte ha dejado de ser una pasión para converse en una industria multi-millonaria. Hay atletas que reciben salarios astronómicos no por ser muy buenos sino por ser muy “lindos” y tener buena apariencia para vender algún producto. Sin embargo, hay atletas que son una verdadera estrella pero como son bastante feos le pagan muy poco en comparación a los “lindos”. No quiero mencionar nombres pues ya tendrás idea de algunos de ellos.

Pero no todo está perdido, no todo es negativo. Todavía se encuentran verdaderos atletas que aman la competencia limpia y son merecedores de nuestra admiración. Tratemos de enfocarnos en los aspectos positivos de los deportes. Tal vez debamos practicar uno como el de Diana y Juan Carlos. ¿No deberías perder unas pocas libras tú también?      

103.5 FM - La Voz Radio

DEJAME ARTE, La Caricatura de Reinaldo

Siguenos

La Educación No Espera

La Educación de nuestros hijos no puede esperar. Ellos necesitan seguir aprendiendo: en la escuela, desde casa o de ambas formas.

El Departamento de Educación de CT está trabajando con cada distrito, para asegurar la salud y seguridad de estudiantes, maestros y personal de cada escuela.

Un mensaje del Departamento de Educación de Connecticut.

Te puede interesar Noticias Relacionadas

La Voz Hispana TV

Scroll to Top