En vivo LIVE

Publicidad

Columnistas

CARLOS TORRE: “Hay dos personas en la Junta de Educación de New Haven que quieren controlarla”

Share on print
Print
Share on email
Email
Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on whatsapp
WhatsApp

NEW HAVEN.- A raíz de la demora y dudas que se han presentado en los últimos meses con relación a la búsqueda y selección de un nuevo superintendente para el sistema educativo de la ciudad, decidimos conversar un con Carlos Torre, vicepresidente de la Junta de Educación de New Haven, acerca de lo que ha estado ocurriendo en el seno de esa institución.

Ha pasado más de un año desde la abrupta salida del último de los superintendentes, Garth Harries, y todavía no hay un consenso acerca de quién podría ser su próximo reemplazo. Y por eso elegimos, a Torre, para que nos diera sus puntos de vista sobre este asunto ya que su vasto conocimiento como miembro de la Junta de Educación de New Haven –es el más antiguo, con 22 años y 6 meses de experiencia-, sus luchas y sacrificios, así lo acreditan.

“En esos 22 años y 6 meses, me ha tocado ser presidente de la Junta por 17 años. Y en estos momentos soy el vicepresidente”, se presentaba de entrada

De inmediato le preguntamos acerca de cómo calificaría el trabajo realizado por Garth Harries, cuando estuvo al frente de la educación de esta comunidad. Y su respuesta no se hizo esperar:

“En general, horrendo. A mí no me gusta hablar de la gente, por lo tanto, tengo la tendencia de ponerlos en el espectro de autismo. Es que simplemente hay algunos que no entienden. A él yo lo pongo en ese nivel: O no entiende, o es tan arrogante que ni quiere entender. O quizás, es que no puede entender.”

Luego hablamos de su “forzosa” dimisión, sobre si era necesaria o no.

“¿Que lo despidiéramos?  Sí, era absolutamente necesario. Y ahí está algo que es importante que se sepa: La alcaldesa, Toni Harp, fue la única que lo quiso proteger. Cuando se llegó a esa decisión, se tuvo que quedar callada, porque en ese momento éramos ocho los miembros de la Junta, y de esos siete queríamos salir de él. Y como le dije antes, ella era la única que lo estaba defendiendo, hasta que finalmente logramos que se fuera”.

En ese orden de cosas, ustedes deciden traer o reinsertar de nuevo a la Junta de Educación de New Haven, al ex- Superintendente Escolar, Dr. Reginald Mayo, pero ahora con carácter interino. ¿Por qué tuvieron que acudir a él en esos momentos?  ¿Por qué no hicieron algo de inmediato, una reunión, por ejemplo, para ponerse de acuerdo y empezar a tratar de buscar a alguien más –así haya sido entre los mismos miembros de la Junta-, para que continuara desarrollando ese trabajo así fuera temporalmente?

“La Junta necesita analizar y escudriñar cuidadosamente para decidir qué tipo de persona se quiere. Acabamos de salir de un superintendente que fue horrendo en un montón de áreas y por muchas razones, y entonces no queríamos duplicar eso. De otro lado, ya conocíamos al Dr. Mayo, quien fue bueno para el distrito, no importando sus flaquezas y debilidades, que tiene él como todos los demás. Eso ya lo sabíamos. En esos momentos nosotros básicamente no queríamos desbalancear el bote, teniendo en cuenta también que todo el mundo en la Junta podía convivir con él, por lo cual decidimos que era el más indicado en esos momentos. Al margen de eso, él ya conocía el distrito, conocía la ciudad, conocía su política, y tiene las agallas para saber cómo trabajar con todo eso, ya que muchas personas podrán tener el entendimiento, pero en muchos casos no tienen el valor, el coraje para trabajar con otros. Y mover las cosas que hay que mover, y decir las cosas que hay que decir, manteniendo el respeto al público y a sus enemigos. El Dr. Mayo tiene ese tipo de habilidades. Por eso fue que lo escogimos en vez de traer a alguien temporalmente. Había que tener en cuenta que en esos momentos no estábamos en ninguna posición de nombrar una persona permanentemente, porque eso ya es algo muy serio. Trayéndolo de vuelta a él, nos permitía realmente tomar el tiempo necesario para pensarlo bien, para estructurarlo bien, y para llevar a cabo un proceso bien llevado”.

Al tocar este punto, el funcionario más antiguo de la Junta de Educación, dejó muy claro que existen divisiones entre los mismos miembros, como también los roces que se presentaron con la alcaldesa, Toni Harp, con relación al último superintendente.

‘El problema ha sido, que hay personas –especialmente dos en la Junta- que quieren controlar la Junta y que se convierta en algo que no es. Y una de estas cosas es el patrocinio político. Eso fue lo que se empezó con Harries.  Esta persona –de la que le hablé antes-, no lo quería a él al principio. Tanto fue así, que, por ese tiempo, y en una conversación que ella y yo tuvimos sobre Harries, ella me dijo estas palabras que a mí se me quedaron grabadas: ¡Ese no es mi Superintendente!  ¡Es tu Superintendente! ! ¡Ustedes fueron los que lo nombraron! ! ¡Yo no quiero saber nada de él! etc., etc.…”

De acuerdo a lo que relata Torre, al escuchar esto de labios de la primera autoridad de la ciudad, él mismo le ripostó:

“Bueno. Si eres miembro de la Junta, y piensas así, tenemos un problema.”

 Para profundizar más en el asunto, el vicepresidente de la Junta de Educación de New Haven dijo: “Si un elemento de un sistema tiene un problema, por razón lógica se deduce que el sistema tiene un problema. Es que nadie se puede aislar de esa manera.”

Grande fue la sorpresa de nuestro entrevistado al ver que pocos días después de los comentarios que de acuerdo a él le hizo la alcaldesa, la vio en otro tono con relación a Garth Harries. “A la semana y media de esa conversación, notamos de pronto que esta misma persona hacía todo lo contrario a lo que pregonaba antes, mientras que el resto de la Junta –en este caso nosotros-, pensábamos que ya era el momento sacarlo del sistema.”

Torre aludía que para ese entonces, “en la Junta se las relaciones entre los miembros de la Junta estaban por el suelo, la gente se estaba peleando, no había control, no había forma de interactuar, se estaban perdiendo maestros y administradores, y los estudiantes sufrían con todo esto.”

“Y no solo era eso. Como la gente se estaba yendo, al mismo tiempo se estaban empleando personas que quizá tal vez tenían capacidades en ciertas áreas, pero que no tenían nada que ver con educación.”

Prosiguiendo en sus declaraciones, Carlos Torre, señaló sin tapujos una táctica que Harries aplicaba en su tiempo para poder dirigir sin obstáculos. “Él –y hay que tener cuidado con esto-, por lo general traía mujeres jóvenes al departamento, que lógicamente no lo podían retar. Y le digo otra cosa más: si alguien se pone a escudriñar en el listado de las personas que llegaron bajo su administración, se puede observar que básicamente casi todas eran mujeres jóvenes que no podían retarlo.

Torre, nos develó que cuando Harries llegó era un abogado que jamás ha ejercido su profesión y que de educación sabía muy poco. “Luego nos enteramos que también la experiencia que tuvo en educación en la ciudad de Nueva York. O sea, que ya traía ese bagaje, y la gente no lo querían en el sistema educativo de esa ciudad.”

Cambiando de tema y de personaje, le dijimos al vicepresidente de la Junta de Educación de New Haven, por qué no han podido encontrar la persona ideal para superintendente y que los residentes de la ciudad quieren saber qué lo que está pasando.

“Yo difiero de que no hemos podido. Yo diría mejor que hay ciertos elementos que no han querido” acusaba, Carlos Torre.

En esos momentos de nuestra conversación con Torre, percibimos que en el seno de la Junta de Educación de New Haven, existe una persistente división que arrastra funestas consecuencias. Él mismo reconoció la problemática de esa división. “Si, es verdad”, señalaba. “una de esas personas que no han querido que se llegue a buen término la elección del nuevo superintendente, está esperando y está contando los minutos, hasta cuando llegue el momento en que dos miembros nos vayamos de la junta, como es el caso de Che Dawson y yo.  A los dos se nos acaba los términos ahora el 31 de diciembre, a las 11. 59.59 P.M. Y eso yo se lo dejé muy claro en la reunión realizada la semana pasada, 10 de octubre/2017.”

En esa dilación de buscar un nuevo superintendente para las escuelas de New Haven, Carlos Torre, además de acusar a la alcaldesa de entorpecer el proceso, también señala a otro miembro más de no hacer nada al respecto. “Uno de los dos miembros elegidos, Darnell Goldson, es la persona que más ha obstruido el progreso ahí,” señalaba sin pelos en la lengua el vicepresidente de la Junta. “Él estuvo a cargo de este proceso e hizo absolutamente nada durante ese tiempo. Y ahora está tirando y jalando, que no le gusta el proceso, y que bla, bla, bla, si él mismo era quien estaba controlando el desarrollo del mismo.”

Independientemente de las apreciaciones de Torre, la semana pasada la alcaldesa Toni Harp, declaraba a través de las ondas radiales de “WNHH-Radio” del periódico digital “New Haven Independent” que de los 6 finalistas que quedaron, ninguno tenía las capacidades para convertirse en el próximo superintendente de escuelas de New Haven.

Expresó también que se mostró sorprendida que no hubieran seleccionado a alguien de New Haven. “La gente no aprecia lo que hacemos en New Haven, y no se dan cuenta que en realidad nosotros estamos más a la cabeza que otros distritos en términos de nuestras prácticas restaurativas y de nuestra póliza emocional y social,” acusaba Harp.

Con relación a cómo se procedió a hacer la selección de los finalistas, el vicepresidente Torre, especificaba: “Solo le puedo decir que tuvimos 41 candidatos solicitando el puesto, y ente ellos, algunos aspirantes locales, que ni siquiera llegaron al puesto # 20.  A ellos, ni siquiera los tomaron en cuenta. De Connecticut, de un total de nueve aspirantes, una sola candidata fue entrevistada. Después de esto, a nosotros nos iban a entregar una lista de siete semi-finalistas, de los cuales uno se dio de baja cuando supo del chanchullo y del caos que hay actualmente en el proceso.”

Como bien se sabe, ninguno de los seis finalistas es del área de New Haven, por lo cual los miembros de la Junta de Educación, están buscando por estos días adicionar otros nombres de aplicantes locales, para tratar de llegar a un consenso general y hacer la elección debida

Por el momento se supo que la Junta de Educación ha acordado en seleccionar el nuevo Superintendente Escolar para este próximo 20 de noviembre, contando con la lista de seis finalistas existentes en estos momentos, y los que se pudieran añadir a última hora.

Mientras esto ocurre, los residentes del área están pidiendo resultados, ya que muchos consideran que ya es tiempo de que la ciudad tenga un nuevo Superintendente de Escuelas, a más de un año de la amarga y triste despedida de Garth Harries, un hombre que nunca debió haberse tenido en cuenta para tan seria posición. Esta vez, solo se espera que la Junta acierte, para bien de todos…

103.5 FM - La Voz Radio

DEJAME ARTE, La Caricatura de Reinaldo

Siguenos

Cerca de 270 ballenas piloto se han quedado varadas en las costas de Tasmania, en Australia, y un grupo de rescatadores han iniciado una carrera contra reloj para salvarlas..

Te puede interesar Noticias Relacionadas

La Voz Hispana TV

Scroll to Top