En vivo LIVE

Publicidad

Columnistas

Escuelas reciben a refugiados del huracán

Share on print
Print
Share on email
Email
Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on whatsapp
WhatsApp

Como resultado de un terrible huracán, para comenzar, las escuelas públicas ya aceptaron a 50 estudiantes de Puerto Rico

Por Christopher Peak

NEW HAVEN INDEPENDENT.- Las escuelas han devenido en el punto de ingreso para víctimas del huracán María, la catastrófica tormenta que devastó la isla, una vez que la Junta de Educación decidió extender su tradicional política de puertas abiertas para quienes, por ciertas circunstancias, llegan tarde. En varias escuelas, cubriendo todos los grados, el profesorado trata de restablecer la rutina en vida de estos niños, mientras se ocupan del resto de la familia. La administración de Harp ha creado un grupo de trabajo, dirigido por el encargado de emergencias, Rick Fontana, para ayudar a esas familias a establecerse aquí.

“Somos la Estatua de la Libertad’, exclamó Danny Diaz, coordinador de la participación familiar del distrito escolar y quien ha estado coordinando la respuesta del distrito escolar.

Esa actitud de bienvenida ha encontrado eco en la escuela Fair Haven School, una escuela elemental e intermedia, que inscribió a 16 estudiantes de Puerto Rico desde el paso de la tormenta. La escuela, con 900 estudiantes, está acostumbrada a niños que llegan a sus aulas, ya sean inmigrantes hondureños, refugiados sirios o víctimas del terremoto de México.

Cuando un niño de Puerto Rico, territorio norteamericano del Caribe, llega a la escuela Fair Haven School, el personal de inmediato hace una evaluación: ¿Qué tan sólida ha sido su escolaridad en Puerto Rico? ¿Qué tan bien sabe leer en español? ¿Cuáles vacunas o chequeos médicos necesitan? ¿Cuáles emociones les pueden estar afectando? ¿Cuánto apoyo necesitan en sus hogares?

Principal Heriberto Cordero.

El programa de español de la escuela Fair Haven School ayuda a hacer la transición. Su director, Heriberto Cordero dice que se ha empeñado en contratar personal bilingüe, incluyendo a dos secretarias, un(a) psicólogo(a), un(a) trabajador(a) social, un(a) enfermero(a), un(a) orientador(a) y muchos maestros y maestras. Espera poder aumentar su número en el futuro. ¿Por qué? Porque no solamente esas personas se sienten cerca de los niños, como es el caso de los educadores, sino porque se relacionan realmente con esos niños en su idioma y sus circunstancias”.

Para asegurarse que las familias estén al tanto, él se reúne personalmente con ellas, hablándoles en español, antes de que visiten las aulas.

Quizás lo más importante para los nuevos estudiantes es el centro de recursos familiares de la escuela, uno de los cinco existentes en el distrito. Luz Betancur, la coordinadora del centro, hará llamadas telefónicas a domicilio, telefoneará a las agencias de servicios sociales para buscar ayuda y aceptará donaciones de ropa, libros y alimentos. Cordero recuerda “no tienen nada. Dejaron un lugar donde no quedó nada”. Betancur los pone en relación con Junta for Progressive Action y la Iglesia de Dios Pentecostal Church.

 Cordero dice que encontró algunas pequeñas dificultades en el proceso de transición. Para comenzar, el sistema escolar es más riguroso aquí que en la isla. Académicamente, algunos de los nuevos estudiantes han tenido dificultades, especialmente porque saltaron un curso, ya que en Puerto Rico no incluyen el kindergarten.

Además de cambiar el número de inscritos escolares, el huracán ha afectado a funcionarios y personal del distrito, muchos de los cuales tienen relaciones cercanas con Puerto Rico. En una reciente reunión de la Junta de Educación, su vicepresidente, Carlos Torre, relató todos los inconvenientes que tuvo para contactar a un familiar sin servicio eléctrico ni telefónico.

La situación fue particularmente dura para empleados que fueron entrevistados en la isla en mayo y se trasladaron a New Haven en agosto, entre los cuales un instructor de enriquecimiento de la Christopher Columbus Academy, un profesor de cuarto grado de la Truman School, un profesor de educación física de la escuela Hill Central y el director de la John Daniels School, quien dejó a su esposa y tres niños en Puerto Rico cuando aceptó el puesto y quien desde entonces trata desesperadamente de traerlos.

VEA MAS CLASIFICADOS

LA CARICATURA DE REINALDO

LA VOZ HISPANA RADIO - WNHH 103.5 FM

Te puede interesar Noticias Relacionadas

La Voz Hispana TV

Scroll to Top