En vivo LIVE

Publicidad

Columnistas

Demandan a la ciudad por niño envenenado por plomo

Share on print
Print
Share on email
Email
Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on whatsapp
WhatsApp

Por Christopher Peak

NEW HAVEN INDEPENDENT.- Más de dos meses después de que el Departamento de Salud fuera notificado sobre un niño envenenado por plomo en un apartamento de Amity, la pintura agrietada se está aun descascarando afuera del edificio de dos pisos, un peligro continuo para la salud que ha llevado a abogados de ayuda legal a someter a la ciudad a la justicia.

La Asociación de Asistencia Legal de New Haven (NHLAA) presentó la demanda ante la Corte de Vivienda del estado el lunes, afirmando que la ciudad violó tanto la ley estatal como las ordenanzas locales en su respuesta a los niveles de plomo fuera de las listas en la sangre de Jacob Guaman.

La demanda alega que después de que la sangre del niño de 2 años de edad probara por primera vez el límite legal en 2015, la ciudad realizó una inspección superficial, dejó al propietario sin presentar un plan de reducción y no volvió a inspeccionar adecuadamente las instalaciones. Esa respuesta ha dejado a Jacob “sufriendo un daño irreparable”, incluidos los niveles de plomo todavía elevados que se sabe causan daño neurológico, argumenta la demanda.

La demanda le pide a un juez que conceda medidas cautelares, obligando a la ciudad a retirar al niño del apartamento en 1321 Whalley Ave.,  y que arregle la pintura de plomo directamente.

Además del gobierno de la ciudad, la demanda menciona a dos empleados como demandados: el director del Departamento de Salud, Byron Kennedy y el jefe de salud ambiental, Paul Kowalski.

“La ciudad necesita comenzar inmediatamente a remover el plomo del departamento”, dijo Amy Marx, una abogada que maneja el caso. “Necesitamos que la ciudad proteja la salud de este niño”.

NHLAA está procurando también  más información sobre la inspección del departamento de salud de la ciudad en general, argumentando que este caso refleja un problema más amplio de falta de cumplimiento. “Esperamos y contamos con que no necesitemos dedicar los recursos de una demanda colectiva para llamar la atención sobre este tema”, dijo Marx. Ella y otros abogados de la NHLAA presentaron las quejas originales que llevaron al reasentamiento de las familias del complejo de apartamentos Church Street South, los planes para demoler y reconstruir la propiedad y una demanda colectiva presentada por otro abogado.

“De ser necesario, tomaremos cualquier acción legal necesaria para asegurarnos de que el Departamento de Salud cumpla con los requisitos de la ley estatal”, dijo sobre este último caso.

“Con respecto a este asunto, es la política y la práctica de la Ciudad de New Haven,  mantener bajo discreción los comentarios sobre el litigio pendiente”, dijo el portavoz de la alcaldía de la ciudad, Laurence Grotheer.

321 Whalley Ave.

Después que se detectaron niveles peligrosamente altos de plomo en la sangre de Jacob Guaman en mayo de 2015 – 36 microgramos por decilitro, aproximadamente siete veces por encima del umbral de alarma – el Departamento de Salud barrió el interior del apartamento para tratar de identificar la fuente de la pintura de plomo. El departamento también envió una carta, notificando al propietario del problema, que en gran parte fue copiado de una investigación de la propiedad en el 2008.

Esta respuesta “no siguió ninguno de los procedimientos estándar de prevención y control del envenenamiento por plomo”, dice la querella. Conforme a la ley estatal, cualquier análisis de sangre con más de 20 microgramos de plomo por decilitro, debe desencadenar una respuesta del Departamento de Salud, requiriendo que “ordene la adopción de medidas a tomar … para prevenir una mayor exposición de las personas a dicho envenenamiento”, dice el estatuto.

Las reglamentaciones establecen un protocolo muy específico que debe seguirse, incluida la evaluación de todas las superficies a base de plomo, polvo, agua potable y suelo exterior, utilizando una prueba espectrofotométrica (generalmente con una pistola fluorescente de rayos X); ordenando la corrección de todas las superficies defectuosas con encapsulado de líquido para evitar astillado o remoción, no simplemente pintar; asegurar que se presente un plan de reducción de plomo dentro de los 15 días de una infracción y comenzar dentro de los 45 días; llevando a cabo una inspección posterior a la disminución; e informando los resultados al estado.

La ciudad no siguió esas regulaciones, alega la demanda. “El propietario no presentó un plan de reducción, ni realizó ninguna reducción. El Departamento de Salud no impuso multas ni sanciones penales por el incumplimiento por parte del propietario de la orden de enero de 2016”.

Una portavoz del Departamento de Salud Pública de Connecticut, dijo que la ley le prohíbe proporcionar información sobre el cumplimiento de la ciudad en este caso. “Desafortunadamente, no podemos confirmar ni negar que se presentó un informe”, escribió Maura Downes, directora de comunicaciones, en un correo electrónico.

“Hasta el día de hoy, todavía no sabemos cuáles partes del apartamento están causando esta grave intoxicación por plomo”, dijo el abogado Marx.

Las ordenanzas de New Haven son aún más estrictas y requieren que el Departamento de Salud responda cuando la sangre tiene sólo cinco microgramos de plomo por decilitro. Las reparaciones también deben comenzar antes, en tan solo siete días y, si no ocurren, el director del Departamento de Salud debe hacerse cargo de la reducción e imponer un gravamen sobre la propiedad para recuperar los costos.

 En agosto, los niveles sanguíneos de Jacob Guaman se mantuvieron elevados a 17 microgramos por decilitro. Marx escribió una carta de demanda al Departamento de Salud y la Iniciativa de la Ciudad Habitable, detallando las quejas de los inquilinos sobre “preocupaciones urgentes de incendio, salud y seguridad” y pidiendo una oportunidad para discutir las violaciones del código de monitoreo.

Marx dijo que nunca tuvo la reunión que solicitó, y la ciudad no ha indicado su voluntad de arreglar el apartamento dentro del plazo requerido por la ley.

El propietario ha pintado nuevas capas sobre pintura de plomo decayente.

A partir de entonces, Jong Hee Heo, el propietario, ha pintado personalmente nuevas capas sobre la pintura antigua en los marcos de las ventanas y en las paredes interiores. Heo dijo que en el pasado, le habían cobrado de más  los contratistas, por lo que decidió certificarse él mismo en las renovaciones a prueba de plomo.

Heo intentó resolver el caso fuera de la corte varias veces. En una conversación, ofreció comprar a los Guamans. Para resolver el caso, les daría unos meses gratis de alquiler, más los costos de mudarse a otro apartamento. Incluso agregaría un espacio más grande en el salón de uñas donde Gloria Montero, la madre del niño, le alquila un espacio.

El martes por la tarde, Heo dijo que la disputa ha sido un “gran dolor de cabeza”. “Sigo las reglas y los requisitos. Obtuve un seguro y sigo a New Haven City “, dijo. “Estoy preocupado. No tengo suficiente. Tengo que pagar impuestos y bancos”.

Montero dijo que ella tenía un consejo para otros padres en Elm City: “tienen que pelear, porque a la ciudad no le importa”, dijo ella en su sala de estar”. La primera audiencia judicial está programada para el 7 de noviembre.

 

VEA MAS CLASIFICADOS

LA CARICATURA DE REINALDO

LA VOZ HISPANA RADIO - WNHH 103.5 FM

Te puede interesar Noticias Relacionadas

La Voz Hispana TV

Scroll to Top