En vivo LIVE

Publicidad

Columnistas

El invitado a cenar, por La Lic. Liliana D. González

Share on print
Print
Share on email
Email
Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on whatsapp
WhatsApp

¿Alguna vez te ha tocado recibir a un invitado especial en casa? Probablemente preparas una deliciosa cena, limpias, ordenas, sacas la vajilla nueva, los cubiertos de plata, mandas a los niños a ducharse, la familia completa viste de gala en honor al agasajado. Piensa por un instante, ¿cuál sería tu actitud si el invitado a cenar es Jesús de Nazaret?

“El que me recibe a mí, recibe al que me envió”, dijo Jesús (Mateo 10:40 LBLA). Quien no conoce a Cristo anda errante e inseguro, con frecuencia cae cual conejillo en los cepos de Satanás, luego se consume la vida intentando salir del hoyo donde lo entrampó con sus mentiras y una vez que cree estar libre, un nuevo engaño del enemigo lo inmoviliza y, derribado, desciende nuevamente al vacío. Eso me sucedió a mí, pasé años cosiendo y descosiendo el mismo camisón, me auto compadecía, la depresión era mi compañera habitual, sentía lo mismo si todo marchaba bien o andaba mal, nada llenaba ese vacío espiritual; muchas veces llegué a preguntarme si la vida se resumía en ensayar y errar hasta morir sin propósito alguno.

Felizmente, la misericordia de Dios me alcanzó y recibí una invitación especial para conocer al Salvador. “He aquí, yo estoy a la puerta y llamo; si alguno oye mi voz y abre la puerta, entraré a él, y cenaré con él, y él conmigo” (Apocalipsis 3:20). Al oír la voz del Señor, abrí de par en par las puertas de mi corazón, le di la bienvenida, lo recibí con honores; sacudí la telaraña incrustada en las paredes de mi alma, compré flores, usé el mejor mantel y serví la mesa. Mi corazón se infló como un globo en su presencia. Lo sorprendente fue que mi invitado, el rey de los siglos, el inmortal, el invisible, el único y sabio, el mismísimo Dios, llegó con un vestido nuevo para mí; me llamó hija; como la niña de sus ojos me arrulló en su regazo; lavó con su sangre mis pecados; sanó todas las lesiones que me ocasioné al caer reiteradamente en las trampas del diablo; y me dijo: ¡sígueme!

En palabras bíblicas, Dios convirtió mi lamento en danza; me quitó la ropa de luto y me vistió de fiesta, para que le cante y le glorifique, y no me quede callada (Salmos 30:11-12). Mi vida no ha vuelto a ser la misma, hoy soy un ser humano feliz y con el firme propósito de llevarte a ti a los pies de Jesús. Él es el puente que nos conduce al Padre. Él va como poderoso gigante al frente y nos muestra las trampas del cazador. En una alegoría dijo que Él es el buen Pastor. El buen Pastor da su vida en sacrificio por las ovejas, a cada una llama por su nombre y ellas lo siguen porque conocen su voz (Juan 10:11).

Cuando Cristo visitó la casa de Pedro, vio que su suegra estaba postrada en cama con fiebre, le tocó la mano y la sanó. Luego ella se levantó y comenzó a servirle. Al atardecer, le llevaron muchos endemoniados y con su Palabra echó fuera a los espíritus y sanó a todos los enfermos (Mateo 8:14-17).

Este corto pasaje nos enseña la actitud que debemos tener para con el Señor cuando entra en nuestros hogares y corazones. Jesús viene a sanar las enfermedades físicas y espirituales, nosotros debemos servirle como lo hizo la suegra de Pedro e invitar a nuestros familiares, amigos, vecinos y a toda alma a sus pies. Si quieres saber más sobre la Palabra de Dios, sígueme en mis redes:lilivivelapalabra.wordpress.com/www.facebook.com/reflexionesvivelapalabra/ twitter.com/lili15daymar

103.5 FM - La Voz Radio

DEJAME ARTE, La Caricatura de Reinaldo

Siguenos

Cerca de 270 ballenas piloto se han quedado varadas en las costas de Tasmania, en Australia, y un grupo de rescatadores han iniciado una carrera contra reloj para salvarlas..

Te puede interesar Noticias Relacionadas

La Voz Hispana TV

Scroll to Top