En vivo LIVE

Publicidad

Columnistas

NEW HAVEN: Ella gritó ¡Fuego!

Share on print
Print
Share on email
Email
Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on whatsapp
WhatsApp

Por Paul Bass 

El humo inundaba el apartamento. El hombre que estaba dentro, parecía no saber qué hacer, hasta que la sargento Yessennia Agosto se presentó en la puerta y grito, “¡Viste el fuego! Tenemos que salir ¡ahora!”.

El español es el primer idioma de Agosto. Lo ha utilizado en sus 17 años como policía en New Haven.

Es la primera vez que lo utiliza para salvar vidas durante un fuego. Un total de seis familias en dos casas que se incendiaron en Howard Avenue, el pasado sábado, alrededor de las 4:45 de la mañana.

Ese hecho muestra como a veces, los policías son llamados a utilizar habilidades para las cuales no están específicamente entrenados.

También muestra como ser bilingüe le da a un policía una habilidad adicional, especialmente en una ciudad con una creciente comunidad hispana.

El suceso ocurrió cuando la patrulla nocturna está llegando a su final y los agentes policiales tien-den a tomar un receso para comer algo o terminar sus informes. El agente del Hill, Keron Bryce, estaba dentro de la tienda de la gasolinera Sargent Drive Mobil, calentando su pollo con brócoli y batata.

Mientras, conversaba con Abdul, el cajero, llego el aviso del incendio. Bryce agarró su comida, se subió en su vehículo y se dirigió a toda máquina hacia el lugar del hecho. La comida tendría que esperar.

Yessennia y Bryce: Se anticiparon los siguientes pasos.

Agosto estaba estacionada en el parqueo de Rite Aid, entre las calles North y South Frontage. En tanto que supervisora del servicio nocturno en la mitad de la ciudad, ese su lugar favorito de es-tacionamiento. Informada del incendio, dejó a un lado su informe y se precipitó al lugar.

El primero en llegar  fue el agente McMorris, quien precisamente estaba de servicio en la estación policial al cruzar la calle. Bryce y Agosto llegaron poco después, al tiempo que llegaban los bom-beros. Notaron que no solamente estaba la casa del 425 de Howard bajo los efectos de las llamas, sino que estas se extendían hacia los áticos de las dos casas vecinas.

Tenían que  evacuar a los moradores de esas casas. Primero entraron a las 423 de Howard. Gol-pearon la puerta, gritando que había un fuego, para despertarles. Un hombre abrió la puerta, Bry-ce le grito, ¡póngase un abrigo, agarre al perro!

Algunas personas salieron de la casa por su cuenta. Agosto y McMorris se encontraron con algu-nos rezagados en los pisos Segundo y tercero.

Agosto se dio cuenta que todos los residentes eran hispanos y entonces grito en español, “¡fuego! ¡Hay que salirse!”. Agosto dice que de inmediato, al escuchar la orden en español, la gente co-menzó a movilizarse hacia afuera.

Agosto creció en Bridgeport y aprendió el español antes del inglés. Sus padres venían de Puerto Rico y recuerda que sus padres, hablaban bien inglés, pero siempre le decían, al insistir en que aprendiera bien a hablar y escribir el español, “vales por dos, porque hablas dos idiomas”. “Ellos estaban muy orgullosos de su herencia, como lo estoy yo.

Agosto, desde que ingreso a la policía de New Haven, hace 17 años, se dio cuenta que su cono-cimiento de otro idioma, le ayudaría.

En ese sentido, recuerda que fue al hospital a interrogar a una mujer, víctima de violación. Las enfermeras y otros agentes policiales no habían podido obtener mucha información de la mujer. Pero al ser interrogada en español, hablo, describiendo lo que había ocurrido y dando pistas que permitieron localizar al violador.

Cuando la primera casa de la avenida Howard fue desalojada, Bryce llevó a los moradores, bajo una temperatura de 20 grados a la estación policial. Agosto y McMorris se dirigieron a la casa multifamiliar de tres pisos, al otro lado del terreno baldío. De allí huían varias personas.

Agosto corrió hacia el lugar junto a uno de los bomberos. Una puerta estaba abierta en el tercer piso; ellos podían ver las llamas saliendo por una ventana. El bombero cerró la puerta. Luego, golpearon a otra puerta, donde permanecían dos otras personas rezagadas.

Una de ellas salió huyendo. Había tambien un hombre de unos 30 anos, hispano como los otros moradores, se notaba aturdido.

Agosto le grito, “¿viste el fuego? ¡Tenemos que salir ahora!”

El hombre comprendió y salió huyendo a ponerse seguro. Lo mismo hizo Agosto.

Las tres casas quedaron tan dañadas, que no era posible a las familias volver. La agencia local que se ocupa de casas deterioradas, Livable City Initiative (LCI), ha estado presionando a la institu-ción propietaria de las casas desocupadas, JP Morgan Chase Bank, que asegure la propiedad, se-gún explica el Subdirector de la LCI, Frank D’Amore.

Agosto, casada con su colega policía Edrick Agosto, con quien tiene dos pequeños hijos, ha sido supervisora desde su promoción a sargento, en abril pasado.

¿Qué lecciones saca ella de esta experiencia? Ella cita dos lecciones.

Primera lección: Si usted tiene fe en sus agentes, ellos saben lo que hay que hacer. No tuve que decir, ¡haga esto! o ¡Coja para allá! Debo confiar en que ellos saben hacer su trabajo, incluso si no es técnicamente para lo que han recibido una formación.

Segundo: “El humo y el fuego se expandieron demasiado rápido”.

103.5 FM - La Voz Radio

DEJAME ARTE, La Caricatura de Reinaldo

Siguenos

La Educación No Espera

La Educación de nuestros hijos no puede esperar. Ellos necesitan seguir aprendiendo: en la escuela, desde casa o de ambas formas.

El Departamento de Educación de CT está trabajando con cada distrito, para asegurar la salud y seguridad de estudiantes, maestros y personal de cada escuela.

Un mensaje del Departamento de Educación de Connecticut.

Te puede interesar Noticias Relacionadas

La Voz Hispana TV

Scroll to Top