En vivo LIVE

Publicidad

Columnistas

Feligreses católicos hispanos bienvenidos a otros templos en Hartford

Share on print
Print
Share on email
Email
Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on whatsapp
WhatsApp

Desde el momento en que la Arquidiócesis de Hartford anunció el año 2016 un agresivo programa de consolidación de templos que significaba el cierre de algunos de ellos, las reacciones de los feligreses han sido variadas. 

En algunas comunidades fuera de Hartford, sectores de sus membresías se han resistido a los cambios de cerrar templos y a solicitud a sus feligreses de acudir a otros.  En Waterbury incluso se enviaron cartas al Vaticano quejándose de las decisiones de cierres y consolidaciones, pero finalmente las decisiones locales prevalecieron.

La Comunidad latina de Greater Hartford parece haberlo tomado con filosofía y se han plegado a otras parroquias lo que en algunos casos ha obligado a sus curas párrocos aumentar los servicios religiosos. La llegada de sacerdotes desde Colombia está ayudando a mantener viva la identidad cultural y lingüística de varias comunidades que vieron el cierre de sus templos.

Este fue el caso de la Iglesia San Ana Inmaculada de la calle Park, la Del Sagrado Corazón en la intersección de la avenida Main y la Albany en el Norte de Hartford; y recientemente la de San Pedro en la calle Main, que había resistido la primera ola de cierres, pero que posteriormente y debido a trabajos de renovación que son muy caros, ha cesado sus servicios religiosos.

Visitamos la parroquia Saint Lawrence O’Toole localizada en el número 494 de la avenida New Britain donde ahora hay misas en español, portugués, inglés y vietnamita.  A ella han llegado fieles de las parroquias que fueron cerradas y la transición pareciera haber conformado a los desplazados por las consolidaciones.

“Las misas son más concurridas y en la actualidad los días domingos a las 10 de la mañana hay una misa en inglés, a las 12 otra en idioma español, a las 2:30 de la tarde una misa para la comunidad vietnamita, y a las seis de la tarde una misa en idioma portugués,” nos dijo un ex feligrés de la parroquia San Pedro.

En la actualidad los sacerdotes son Iván Darío Ramírez, Nicholas Trans Huu Nghia, y Robson Luis Weber quienes se turnan para impartir los santos sacramentos y dirigir los rituales.

En el año 1926 los líderes católicos adquirieron un terreno localizado en la avenida New Britain y así, la parroquia Saint Lawrence O’Toole se inaugura en 1954 cumpliendo hasta ahora más de medio siglos al servicio de la comunidad católica local.

Por su parte la parroquia Our Ladies of Sorrow se mantiene abierta y a ella asiste una variada comunidad peruana y latinoamericana además de feligreses estadounidenses.  Lo mismo sucede con la parroquia San Agustín que no ha variado su funcionamiento y acoge a ex feligreses de la parroquia Santa Ana Inmaculada.

¿Qué sucederá con los edificios que cerraron?

Una de las primeras parroquias en cerrar sus puertas fue la de San Juan localizada en la avenida Newfield en Hartford y que servía a la comunidad de los proyectos Charter Oak Terrace y Rice Heights.  En la actualidad el hermoso templo pertenece a la Iglesia Pentecostal Tabernáculo donde se llevan a cabo los servicios religiosos de esta denominación.

No se sabe aún el destino que tendrá el edificio de la iglesia San Pedro que es una joya arquitectónica de otros siglos y que intentó preservar con esfuerzo el padre Mario Galasso.  Se ha hablado de declararlo un monumento histórico, pero son estos solamente rumores.

También se había dicho que el edificio de la legendaria Iglesia del Sagrado Corazón sería también reconocido como histórico ya que se inició como una parroquia que acogía a la comunidad alemana que en el pasado se avecindó en Hartford. 

Finalmente se desconoce el futuro del edificio de la parroquia Santa Ana situada en el sector de Park Street y Frog Hollow que acogió en el pasado a una amplia feligresía franco canadiense y portuguesa.

Los cambios demográficos en la ciudad de Hartford y la crisis de vocaciones sacerdotales en la Iglesia Católica han sido algunas de las causas de estos drásticos cambios, y el futuro de estos edificios aún se desconoce.

Por ahora los feligreses recién llegados a las nuevas comunidades se han integrado a los rituales de adviento y a las celebraciones de la Navidad y la Fiesta de la Epifanía de sus nuevos templos..

JDB

Te puede interesar Noticias Relacionadas

La Voz Hispana TV

Scroll to Top