En vivo LIVE

Publicidad

Columnistas

Inmigrantes se resisten a deportación y piden regrese “Dream Act y TPS”

Share on print
Print
Share on email
Email
Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on whatsapp
WhatsApp

STAMFORD. Con marchas y manifestaciones a nivel nacional se aviva la lucha porque se apruebe el Dream Act para los jóvenes “Soñadores” y se devuelva el Permiso de Protección Temporal (TPS) para países como El Salvador, Honduras y Guatemala; además que se retire la orden de deportación de Francisco Acosta, miembro del sindicato 32BJ, quien tiene orden de deportación siguiendo las imposiciones de Trump. 

Actuando en solidaridad con la manifestación de Washington D.C., que pedía nuevamente la reforma migratoria, el Sindicato 32BJ que agrupa a los trabajadores de la limpieza, se aglutinaron en el atrio de la Corte Superior y desde ahí exigieron que el Congreso apruebe el Dream Act “ para los Soñadores y proteja a los beneficiarios del Estatus de Protección Temporal que enfrentan ser enviados de regreso a sus países de origen, que en su mayoría, tienen altos niveles de peligrosidad.

“Estamos aquí hoy como parte de un Día Nacional de Acción junto a todas las personas de todo el país”, dijo Lucas Codognolla, director ejecutivo de CT Students for a Dream que creció y asistió a la escuela en Stamford y vino al país cuando tenía 9 años desde el Brasil.

“Estamos pidiendo una Ley de Sueños Clara, que no utilice a las personas indocumentadas para obtener beneficios políticos y no arroje a nuestros padres y otras personas debajo del bus porque no calificarían para el Dream Act. Estamos luchando por la protección de todos los inmigrantes”, dijo Codognolla.

Al son de “¡Si se puede!, los trabajadores del sindicato 32BJ y la organización Take of Road de Bridgeport, apoyados por las autoridades locales pidieron al Congreso que deje de usar como un “botín político a los indocumentados” y devuela el Dream Act camino a la ciudadanía y el TPS.

Acorde con el Sindicato, los jóvenes indocumentados quieren un camino para la ciudadanía estadounidense sin condiciones asociadas, como financiar un muro fronterizo, aumentar el cumplimiento interno o centros de detención, o exigir el uso de E-Verify, una base de datos del gobierno que determina la elegibilidad laboral. Esto se produce después de que la administración Trump anunció a principios de este año que eliminará la Acción Diferida para Llegadas en la Infancia (DACA, por sus siglas en inglés), un programa que permite a los jóvenes indocumentados permanecer y trabajar en los Estados Unidos.

También luchan por una solución permanente al Estatus de Protección Temporal (TPS), que permite a los no ciudadanos de ciertos países afectados por la violencia, la guerra o los desastres naturales protegerse de la deportación y la autorización de trabajo. El mes pasado, el gobierno federal anunció el fin del TPS para haitianos y nicaragüenses.

La protesta realizada en el edificio del Capitolio fue coordinado por el grupo de defensa nacional CASA. En cambio que la protesta fuera de la Corte Superior de Stamford fue organizado por CT Students for a Dream, Make the Road CT y el sindicato 32 BJ SEIU uno de los más grandes del país que representa a los trabajadores inmigrantes.

El sindicato representa a 4.500 limpiadores, conserjes y otros trabajadores de servicios a la propiedad de Connecticut que en su mayoría nacieron en otros países, dijo el supervisor asistente Alberto Bernardez.

“La mayoría de nuestros miembros nacieron fuera de este país y han demostrado la resistencia del sueño americano con su arduo trabajo y determinación para apoyarse unos a otros para ganarse una vida mejor”, repuso Bernardez.

El alcalde David Martin, el senador estatal Carlo Leone, demócrata por D-27, y la representante estatal Caroline Simmons, demócrata por D-144, estaban allí para apoyar a los inmigrantes de Stamford, que representan aproximadamente un tercio de la población de la ciudad.

“Esto no es lo que somos como país y lo que representamos. Hacemos un llamamiento a ICE y a esta administración para que muestren compasión y aprueben un Dream Act limpio que reconozca quiénes somos como estadounidenses. Sepa que en Stamford continuaremos defendiendo a nuestra comunidad de inmigrantes. Stamford es uno de los lugares culturalmente más vibrantes y enriquecedores para vivir debido a la fuerza de nuestra comunidad de inmigrantes “, dijo Simmons.

Miriam Martínez, una madre de Stamford, recibió una orden de deportación a Guatemala el mes pasado después de vivir en el país 25 años y de cuidar a una hija pequeña con diabetes juvenil. Un juez le otorgó una suspensión de la deportación mientras se resuelve su caso.

Rosario Orozco, una madre de familia de Bridgeport, que ha estado en el país durante cinco años dijo frente a todos: “Estoy luchando para que mis hijos tengan un futuro mejor que el mío”.

Te puede interesar Noticias Relacionadas

La Voz Hispana TV

Scroll to Top