En vivo LIVE

Publicidad

Columnistas

El está sentado en la sala de espera revisando su libreta de notas, pero…

Share on print
Print
Share on email
Email
Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on whatsapp
WhatsApp

Soñar no Cuesta Mucho …es gratis


Leonardo Martín Cabral Castro está sentado en la sala de espera revisando su libreta de notas, pero también observa el entorno de esa oficina con adornos navideños, retratos de Santa Claus, jarras con ramas de pino y retratos de Santa posando en su trineo, entrando de un modo subrepticio por una chimenea, cargando un enorme bolso con regalos desde el cual sobresalen cabezas de muñecas, cajas gigantescas de legos, patinetas, barcos en miniatura entre otros objetos e imágenes en blanco y negro. 

  Leonardo, para sus amigos y colegas del periodismo “Leo,” y para su novia “Leito,” toma notas cuidadosas de ese lugar perfumado a pino e incienso de abedules ya que el sitio será la introducción a su historia.

  “Hijos míos, una buena historia debe proveer una descripción minuciosa del contexto vital de él o la entrevistada.  Ustedes están allí, pero sus lectores no y por ese motivo lo que transmitan será como una fotografía en tres dimensiones,” les predicaba Cano Manuca, el profesor de redacción de la escuela de periodismo de la Pontificia Universidad de San Yuta localizada en el corazón del Amazonas.

  Para Leo, aquella era la oportunidad de su vida y probablemente una versión más extensa de la entrevista sería la base de su nuevo libro que se titularía “Santa o Santo, ¿un tema de identidad?” que podría transformarse en un éxito de librerías ya que nadie hasta ese instante, historiador, autor, poeta o periodista había conseguido esa entrevista.

  Un anuncio interrumpió el tema “Santa está en la ciudad” que había aprendido en la escuela elemental.  “Señor Leonardo Martín Cabral, tenga la bondad de empujar la puerta roja que su entrevistado le espera,” dijo una voz femenina.   Leo hizo lo que le pedían, abrió con suavidad la puerta y allí estaba: Santa Claus sentado en un cómodo sillón de cuero, detrás de un escritorio monumental que ocupaba un computador con una pantalla gigante marca Lenovo, y una foto.

  Después de los saludos habituales y un estrechón de manos, Leonardo inició la espectacular entrevista.

Leonardo: Santa, muchas gracias por concederme esta gran oportunidad.  Curiosamente no veo muchos juguetes en la oficina cuando ya se acerca la noche de Navidad.

Santa: Leo estamos en otra época y la tecnología avanza y nos pilla.  Todos los envíos los llevo a cabo  a través del sistema Amazones en coordinación con UPS.  Ya los niños y jóvenes no quieren escribir ni envían cartitas sino que correos electrónicos y textos por lo tanto mis asistentes llevan a cabo el proceso y no tengo que moverme, usar el trineo ni volar.  Hoy día hay muchos peligros y están los temas de los seguros que son muy caros.  La compañía Aetna no asegura trineos y con esto de su fusión con CVS la cosa se complica.

Leonardo: ¿La tecnología no le resta un atractivo a su legendaria visita en persona a los hogares?

Santa: No realmente ya que también mi compañía Claus & Associated Inc. LLC tiene una tremenda página en FaceBook con mis mensajes y saludos.  Sabrán ustedes que el año pasado enviamos millones de mensajes.  Es que la tecnología trabaja Leo.

Leonardo: ¿Me lo dice o me lo pregunta Santa? ¿Qué papel cumple ahora su esposa dentro de este nuevo sistema?

Santa: ¡Oh Santita!  Ella está ahora a cargo de las relaciones públicas y contactos internacionales.  Cuenta con su propia oficina y staff.  También mantiene un archivo y concede entrevistas a historiadores.

Leonardo: ¡Esto es extraordinario!  Una verdadera revolución cibernética.  Usted ya no carga la bolsa con juguetes, no guía el trineo, hummm ¿Y qué pasó con los famosos renos?

Santa: ¡Oh! Los usamos para demostraciones especiales y el resto del año lo pasan muy bien en una granja de animales exóticos pero mansos de la región ártica tales como los arces y las focas.

Leonardo: Santa, ahora una pregunta que nos intriga.  Porque su nombre no es “Santo” Claus sino que “Santa” Claus.  Con todo respeto, ¿Hay un problema de identidad?      

Santa: ¡En absoluto!  Mucha gente cree que mi existencia es fatula e improbable.  Pero debo decirte que nací en el pueblo de Pataro en la costa sureste de lo que ahora es Turquía.  No recuerdo bien el año, pero me contaron que fue entre el 260 y 280 después del nacimiento de Cristo Nuestro Señor.  Mi nombre original es Nicolás y cuando adulto me convertí en el Obispo de Myra.  Al morir mis padres me dejaron una gran herencia y yo deseoso de que los niños de mi región se contentaran para la noche de Navidad, me vestía y les ponía los regalos en las puertas de sus casas.  En ocasiones me subía a los tejados, pero yo estaba más joven y ágil.  La fecha del seis de diciembre se me dedicó en el Santoral, pero con el tiempo esta fecha se hizo coincidir con el 25 de diciembre que como sabes, es la celebración del nacimiento de Jesús.

Leonardo: Pero estamos hablando de hace muchos años atrás. ¿Y lo de Santa y las cartas que le escribían los niños pidiéndole regalos?

Claus: Para los 1800 se me representó con un traje rojo, barrigón y fumando una pipa.  Lo de Santa no sé si es un problema de la traducción nórdica, aunque lo voy a averiguar.  Lo del envió de cartitas comenzó en 1952, es decir no hace mucho.

Leonardo: Santa Claus, no sabe usted lo que me ha agradado compartir con usted.  ¿Entonces usted es el mismo San Nicolás?

Santa: El mismo, el mismo.  Ahora debo asistir a una reunión virtual con mi staff a través del computador.  Te deseo muchas felicidades y no se te olvide de enviarme un e-milio con tu petición.

Leonardo: ¿Lo del bono? Si lo haré.

II

Leo despierta y ese sueño le pareció muy real ya que sobre su mesa de trabajo había una nueva computadora para continuar escribiendo sus historias.

103.5 FM - La Voz Radio

Clasificados

DEJAME ARTE, La Caricatura de Reinaldo

Siguenos

La Educación No Espera

La Educación de nuestros hijos no puede esperar. Ellos necesitan seguir aprendiendo: en la escuela, desde casa o de ambas formas.

El Departamento de Educación de CT está trabajando con cada distrito, para asegurar la salud y seguridad de estudiantes, maestros y personal de cada escuela.

Un mensaje del Departamento de Educación de Connecticut.

Te puede interesar Noticias Relacionadas

La Voz Hispana TV

Scroll to Top