En vivo LIVE

Publicidad

Columnistas

El subibaja emocional, por la Lic. Liliana D. González

Share on print
Print
Share on email
Email
Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on whatsapp
WhatsApp

Si eres una persona que un día amanece sobre la cresta de la ola, irradias optimismo al hablar, das la impresión de tener una vida llena de satisfacciones y al poco tiempo proyectas la imagen contraria, te ves desanimado, triste, tus palabras expresan derrota y aparentas vivir un desierto en su interior, permíteme decirte que eres una persona de doble ánimo, en lugar de controlar tus emociones, ellas te controlan a ti. Santiago 1:8 dice: «El hombre de doble ánimo es inconstante en todos sus caminos».

Durante mucho tiempo fui una persona de doble ánimo; indecisa y temerosa en algunas circunstancias, y extremadamente impetuosa e irreflexiva en otras. Habitualmente obedecía a mis impulsos y éstos eran dirigidos por mis sentimientos. Así que el día en que le abrí mi corazón a Jesús le entregué también mis emociones para que Él las controlara, ahora es Cristo quien me da las fuerzas para hacer lo que a Dios le agrada.

Dios quiere vernos firmes, perseverantes y decididos a hacer su voluntad. Él nos creó a su imagen y semejanza, tenemos sus mismas emociones y es imposible desligarnos de ellas, así que en lugar de pecar cada vez que nos enojamos, por ejemplo, debemos aprender a llevar esa emoción a los pies de Jesús antes de lastimar u ofender a alguien.

En su carta a los romanos, Pablo dice: « El que se deja controlar por su mentalidad humana tendrá muerte, pero el que deja que el Espíritu controle su mente tendrá vida y paz. Cuando alguien se deja controlar por su mentalidad humana, está en contra de Dios y se niega a obedecer la ley de Dios. De hecho, no es capaz de obedecerla; los que tienen la mentalidad humana no pueden agradar a Dios» (Romanos 8:6-8 PDT)

Si te ha pasado como a mí, es muy probable que hayas dicho o hecho algo dominado por tus emociones y luego te hayas sentido profundamente arrepentido. Esa actitud irreflexiva daña nuestras relaciones y nos lleva a cometer muchísimos errores. Hay personas que movidas por un arrebato han dañado su reputación, han ofendido a un ser querido o han perdido su empleo.

Todas las emociones son necesarias, hasta la ira, la tristeza y el miedo Dios nos las dio con un buen propósito, más bien es nuestra falta de autocontrol la que nos causa dificultades. Hay quienes dan rienda suelta a sus emociones de manera negativa sin medir consecuencias, otros se comportan con indiferencia, casi con frialdad, como si nada les importara. La solución está en el medio del balancín, en mantener el equilibrio manifestando actitudes pacíficas y conciliadoras y dominando las negativas y destructivas.

 Cuando reconozcas dentro de ti emociones que intentan dominarte, llévalas a los pies de Cristo. Déjate guiar por su Santo Espíritu y ejercita la mansedumbre para que conserves una actitud sabia y estable en cualquier circunstancia.

_____________________

Si quieres conocer más sobre la Palabra de Dios, sígueme en mis redes: https://lilivivelapalabra.wordpress.com/ https://www.facebook.com/reflexionesvivelapalabra/ https://twitter.com/lili15daymar

103.5 FM - La Voz Radio

DEJAME ARTE, La Caricatura de Reinaldo

Siguenos

La Educación No Espera

La Educación de nuestros hijos no puede esperar. Ellos necesitan seguir aprendiendo: en la escuela, desde casa o de ambas formas.

El Departamento de Educación de CT está trabajando con cada distrito, para asegurar la salud y seguridad de estudiantes, maestros y personal de cada escuela.

Un mensaje del Departamento de Educación de Connecticut.

Te puede interesar Noticias Relacionadas

La Voz Hispana TV

Scroll to Top